La criminal patada de un futbolista de Escocia a Gündogan en el inicio de la Eurocopa: VAR, penal y roja

En el final del primer tiempo, Ryan Porteous impactó con sus dos pies en la tibia del mediocampista de Alemania, que se retorció de dolor, pero siguió en el partido

Guardar

Nuevo

Alemania fue una topadora ante Escocia en el inicio de la Eurocopa y en el transcurso del segundo tiempo goleó 5-1 a un rival que no le encontró nunca la vuelta el partido que se disputó en el Allianz Arena de Múnich y que fue válido por el Grupo A.

Una de las jugadas que el árbitro francés Clément Turpin debió ir a observar al monitor del VAR ocurrió en el cierre de la primera mitad, cuando el defensor escocés Ryan Porteous se lanzó dentro del área con sus dos piernas hacia adelante e impactó en la tibia derecha del alemán Ilkay Gündogan, quien quedó tendido en el césped.

El juez había marcado córner en primera instancia, pero luego corroboró la clara y grotesca infracción que no sólo significó el penal para Alemania que convirtió posteriormente Kai Havertz, sino que además le valió la expulsión a Porteous por juego brusco grave. Gündogan, en tanto, recibió la atención médica pero pudo continuar jugando pese a mostrar signos de dolor en su pierna.

El futbolista del Barcelona, que se convirtió en el primer capitán de la selección alemana con antecedentes migratorios, ya que tiene ascendencia turca, había tenido segundos antes la chance de convertir su gol con un cabezazo que tapó Angus Gunn. En el rebote, que no pudo capturar Havertz, la pelota le quedó al ex Manchester City y llegó el brutal planchazo de Porteous que casi lo lesiona.

Así quedó Ilkay Gündogan tras la brutal patada del escocés Porteous  (REUTERS/Kai Pfaffenbach)
Así quedó Ilkay Gündogan tras la brutal patada del escocés Porteous (REUTERS/Kai Pfaffenbach)

Gündogan completó los 90 minutos sin mayores inconvenientes en un encuentro dominado totalmente por los anfitriones, que golearon a Escocia gracias a los goles de Florian Wirtz (10′), Jamal Musiala (19′), Kai Havertz (45′), Niclas Füllkrug (68´) y Emre Can (93′). Descontó Antonio Rüdiger, en contra, para los escoceses.

Alemania comenzó con el pie derecho en la Eurocopa y confirmó su candidatura al título. En la segunda fecha del Grupo A, los dirigidos por Julian Nagelsmann jugarán ante Hungría el miércoles 19 de junio mientras que Escocia lo hará ante Suiza.

A pocas horas del partido inaugural entre Alemania y Escocia, que se disputará en Múnich, Gündogan publicó su carta a través de sus redes sociales en referencia al hecho histórico de convertirse en el capitán del equipo para la Eurocopa. “Es más que un sueño hecho realidad: llevar a mi selección nacional al campo como capitán en un torneo. Así como nuestro camino como equipo ha sido difícil en los últimos años, también puedo recordar una carrera complicada con la camiseta de Alemania. Me siento orgulloso de ser el primer capitán con antecedentes migratorios en un torneo importante”, escribió el futbolista de 33 años.

El jugador de ascendencia turca ha enfrentado críticas de parte de algunos sectores de la sociedad alemana, debido a sus orígenes. Sin embargo, en su carta enfatizó que la diversidad cultural es una fortaleza para la selección alemana. “Puedo liderar un equipo que es especial porque está formado por tantas culturas y países diferentes. Estos factores nos harán fuertes en 2024. El fútbol tiene el poder de unir a la gente”, escribió.

Ilkay Gündogan saluda a la afición alemana antes del partido inaugural de la Eurocopa ante Escocia (REUTERS/Lee Smith)
Ilkay Gündogan saluda a la afición alemana antes del partido inaugural de la Eurocopa ante Escocia (REUTERS/Lee Smith)

El mediocampista aprovechó la ocasión para resaltar que Alemania vive en una época donde las divisiones sociales son cada vez más pronunciadas. “Vivimos en tiempos en los que se construyen más frentes. La gente ya no se escucha. Hay una división en nuestra sociedad”, añadió. En este contexto, llamó a la cohesión y a fomentar la unidad nacional durante las próximas semanas de competición. “Queremos contribuir a que en Alemania haya más cohesión para que la gente pueda estar orgullosa del combinado germano”, subrayó.

Refiriéndose a su objetivo en el torneo, Gündogan fue claro: “Queremos ser campeones de Europa. Pero incluso si al final no ganamos el título, aún así puede ser un buen torneo”. Comparó la situación actual con el Mundial de 2006, evento que calificó como un “cuento de hadas”, pese a que Alemania terminó en el tercer lugar. “En 2006, con 15 años, asistí a zonas de fans. Celebramos un cuento de hadas aquel verano, aunque solo terminamos terceros. Tenemos que decir claro que algunos equipos son más estables y están más ensamblados que nosotros”, reconoció.

ALEMANIA 5 - ESCOCIA 1

Guardar

Nuevo

Ver más

Últimas Noticias