El detrás de escena de la condena por abuso sexual a Jorge Martínez: por qué investigarán al Consejo de Fútbol de Boca

Al ex entrenador del fútbol femenino le dieron un año de prisión en suspenso y el fiscal acusó a Jorge Bermúdez y a Marcelo Delgado por falso testimonio

Guardar

Nuevo

Jorge Martínez condenado por abuso sexual simple (Gustavo Gavotti)
Jorge Martínez condenado por abuso sexual simple (Gustavo Gavotti)

Florencia Marco miró al fiscal, miró a su abogada y miró al cielo. Y estalló en un llanto de emoción contenida. Su calvario que había comenzado 24 meses atrás llegaba a su fin: la Justicia resolvió condenar por abuso sexual simple a Jorge Martínez, aquel ex lateral que jugó en Boca, River, Independiente y hasta la Selección de Alfio Basile y que como director técnico del fútbol femenino de del plantel Xeneize terminó abusando sexualmente de la jefa de prensa de la disciplina. Por este hecho, el Tribunal Oral 22 le dictó la pena de un año de prisión en suspenso, le dictó una orden de restricción de acercamiento, tres años de tareas comunitarias e inscripción en el banco genético de abusadores. Y además, siguiendo el pedido del fiscal Marcelo Martínez Burgo, aceptó que se abra una causa paralela por falso testimonio a Jorge el Patrón Bermúdez y a Marcelo Chelo Delgado, los integrantes del Consejo de Fútbol que en el juicio perdieron súbitamente la memoria y con sus afirmaciones intentaron desacreditar la conducta de Marco, al decir que jamás tuvieron noticia de la situación que estaba viviendo, algo que parece insólito dado que se había abierto un expediente en el departamento de género del club y que además la periodista entregó al fiscal chats con Bermúdez en los que le hacía saber el infierno que estaba viviendo. Y si bien esas comunicaciones telefónicas no fueron incorporadas al juicio, ahora sí pueden ser utilizadas en contra de ambos ex jugadores que pasan a tener una posición por demás complicada, ya que la pena por el delito por el cual serán investigados contempla hasta cuatro años de prisión.

“Hoy se hizo justicia por mí, pero también por todas las personas que han sido abusadas. Yo levanté mi voz, pero también tantas otras que pasaron por situaciones similares con esta misma persona, que ya no va a poder abusar de otro plantel femenino como lo que hizo en Boca”, afirmó Marco, visiblemente conmocionada. El caso de abuso sexual simple de Martínez (esto es, sin acceso carnal), comenzó en 2022 según relatóla denunciante en el juicio. La víctima se explayó sobre una situación que empezó con comentarios subidos de tono, pasó a miradas lascivas y a conductas absolutamente impropias, como ingresar al vestuario de chicas cuando éstas se estaban cambiando o abrazarla y hacer contacto físico en cualquier circunstancia. Lo que terminó por convencer a la jefa de prensa de hacer la denuncia fue un manoseo de los glúteos que sufrió por parte del director técnico, que fue separado de su cargo cuando la causa llegó a Tribunales. Antes de ello, Marco hizo saber de la situación al departamento de inclusión e igualdad de la institución, dirigido por la vicepresidenta Adriana Bravo, que durante dos meses lo único que hizo fue darle licencia a la trabajadora.

Para acelerar una resolución interna e institucional, la víctima puso en conocimiento de la situación al Consejo de Fútbol, según lo que manifestó en el juicio y con la carga probatoria de haber aportado chats con el mismísimo Patrón Bermúdez. Pero tanto éste como el Chelo Delgado dijeron que se enteraron del caso cuando salió publicado en la prensa, en marzo de 2023, momento en que la ex jefa de prensa decidió ir a la Justicia ante la inacción del club. La contradicción entre ambas posturas fue evidente y es lo que llevó al fiscal a pedir el falso testimonio.

Florencia Marco estalló en un llanto de emoción (Gustavo Gavotti)
Florencia Marco estalló en un llanto de emoción (Gustavo Gavotti)

Durante el juicio se presentaron 12 testigos, siete de parte de la defensa, todos empleados de la institución, y cinco de la querella, entre ellos una futbolista que era parte del plantel en aquel momento y hoy está jugando en Brasil. Y su testimonio fue contundente y clave para que el juez Sergio Paduczak condene al entrenador. “Yo estuve presente cuando manoseo a Florencia. Pero además, hay varias chicas que sufrieron todo tipo de acoso”, aseguró. Y ese último punto es clave: a partir de esta condena es probable que aparezcan otras presuntas víctimas.

“Este no es un triunfo mío, sino de todas las chicas. Son muchas las que pasaron por esto y no se animaban a hablar. Ahora que saben que hay una Justicia que nos protege, lo más probable es que no callen y empiecen a contar todo lo que se vivió en esos años. Es la punta del ovillo”, dijo Florencia tras conocer el veredicto. De hecho su abogada, Andrea Lucanglione, aseguró que hay varias víctimas que querían aportar su versión, pero estaban atemorizadas porque muchas siguen perteneciendo a la institución. “Esto cambia todo”, aseguró.

No es lo mismo que piensa Jorge Martínez, quien en todo caso clamó por su inocencia y que al momento de las últimas palabras, tras los alegatos del fiscal y de su abogado, Ángel Romero, aseguró que jamás hizo algo como lo que se narró en el juicio. “Tengo dos nenas, una sobrina, una hermana, una madre. Y ellas están muy seguras de quién soy como persona. Yo amo a las mujeres, y jamás les faltaría el respeto”. El juez no le creyó y lo condenó.

¿Cómo continúa ahora la historia? Martínez fue cesanteado de su cargo cuando se inició la causa judicial, por lo que seguirá estando fuera del club, que ahora tiene un fundamento claro para rescindirle el contrato bajo justa causa. De cualquier manera su abogado Romero avisó que apelará el fallo a la Cámara, lo que podría poner en suspenso la acción, aunque seguirá estando separado hasta que se confirme o revierta el fallo.

Reacción de Jorge Martínez durante el veredicto del juez

Marco, que está de licencia sin goce de sueldo, podría reincorporarse a sus funciones en caso de que ella quisiera, aunque la situación quedó tensa tras acusar al club y hasta a su actual presidente, Juan Román Riquelme, de no haber hecho nada para protegerla ni a ella ni al resto del departamento de fútbol femenino, incluyendo el plantel cuando contó lo que estaba sucediendo. Por lo que daría la sensación de que su historia como empleada de Boca entra en una fase terminal, a menos que haya disculpas y explicaciones desde el lado del club.

Y en el caso de Bermúdez y el Chelo Delgado su cielo empieza a poblarse de nubarrones: la causa por falso testimonio debería recalar en la fiscalía del distrito de La Boca, donde uno de sus funcionarios es nada más ni nada menos que el propio Martínez Burgo, quien pidió la formación del expediente. Por lo que van a tener que explicar demasiadas cosas y ser muy convincentes para no terminar condenados en una causa que es un parte aguas dentro del fútbol argentino.

Ver más

Últimas Noticias