Desborde incisivo de Lautaro Blanco y definición de Cristian Medina: el gol de Boca que selló el empate en el Superclásico

El volante selló el 1 a 1 en el Monumental. Pablo Solari había puesto en ventaja a River Plate. Las imágenes

Compartir
Compartir articulo

Después de 45 minutos de intensidad, tensión y protestas, en la reanudación del espectáculo River Plate logró ponerse en ventaja gracias a una gran asistencia de Enzo Díaz y una doble definición de Pablo Solari. Un golpe que hizo reaccionar a Boca Juniors, que después de verse en desventaja se animó a perderle el respeto al dueño de casa en el Monumental.

Con mucha agresividad y combinaciones colectivas, el conjunto de Diego Martínez dejó una imagen positiva cuando logró conectar un desborde incisivo de Lautaro Blanco que desarticuló a la última línea de La Banda y le permitió a Cristian Medina establecer el 1 a 1 para silenciar al mítico estadio que supo albergar la final del Mundial de 1978.

Con este resultado, el conjunto de Martín Demichelis alcanzó a Independiente como puntero de la Zona A con 13 unidades. El elenco de Núñez acumula tres empates consecutivos, mientras que el Xeneize, que venía de caer ante Lanús, sigue afuera de la zona de clasificación para la siguiente fase, porque suma 10 puntos de 21 posibles.

La igualdad fue el resultado justo. Tanto River como Boca dispusieron de ocasiones para quedarse con el Superclásico aunque la sensación final fue que el club de Núñez desperdició la oportunidad en un instante clave del encuentro. La Banda tomó la iniciativa en el primer tiempo con presión en ataque e intentó imprimir un juego vertiginoso ante un rival cauteloso. A los pocos minutos, una jugada del laboratorio de Micho terminó en una gran atajada de Sergio Romero frente al intento de Andrés Herrera.

Además, Facundo Colidio generó la situación más clara a los 22 minutos con un remate al palo. El ex Tigre se fabricó un autopase que desairó a Luis Advíncula y quedó mano a mano con Chiquito, pero no estuvo certero en la definición. A pesar de sus altibajos, el delantero fue de lo mejor en ataque en una tarde de pocas luces para Esequiel Barco y Nacho Fernández.

El Xeneize creció a partir de las proyecciones de Blanco que le generaron una constante preocupación en Sant’Anna. Fue cuando Demichelis decidió el ingreso de Miguel Borja, quien en la semana estuvo en duda por una lesión muscular, y el Colibrí no pudo liquidar el pleito porque su cabezazo fue a las manos de Chiquito.

Los nervios jugaron un partido aparte, especialmente en los jugadores de River ante la impaciencia de su gente, que sintió el impacto de la igualdad de Boca. En los últimos 15 minutos se vivieron con los intérpretes que jugaron a todo o nada. El mediocampo no tuvo dueño y el partido entró en zona de definición por detalles. Cerca del final, Colidio tocó la pelota por arriba del travesaño tras un centro del ex lateral de Defensa y Justicia y unos instantes después, a través de un error, generó la contra de Boca, pero Merentiel no alcanzó a desviar el centro punzante y rasante de Blanco que hubiese significado el 2-1.

En la misma sintonía, la última chance fue para River con el intento del juvenil Mastantuono, en una contra propiciada por el ex delantero de Tigre. El final tuvo cierto desencanto para el Millonario especialmente para sus hinchas, y Boca, que terminó con más jugadores de experiencia, se retiró más tranquilo, con un esbozo de recuperación tras la derrota sufrida ante el Granate la fecha pasada. En la próxima fecha, La Banda visitará a Talleres de Córdoba y el Xeneize recibirá en La Bombonera a Belgrano.