“Esto pasa cuando los árbitros no cobran falta”: la feroz pelea en la NBA que terminó con cuatro expulsados

El duelo entre New Orleans Pelicans y Miami Heat tuvo un momento de alta tensión con empujones y agresiones entre varios jugadores

Compartir
Compartir articulo

La jornada del viernes en la NBA tuvo varios duelos calientes y en el estadio de los New Orleans Pelicans se vivió un momento de tensión en la cancha durante el juego con Miami Heat, que terminó en victoria 106-95 para la franquicia de la Florida.

Transcurría el último cuarto cuando Zion Williamson, pivote de los Pelicans, reclamó una infracción que no sancionaron los árbitros. En la siguiente acción el mismo jugador recuperó una pelota, fue directo hacia el aro y en su camino se encontró con Kevin Love, quien lo sujetó de los brazos y le cometió una dura falta.

Tras el correspondiente cobro de los jueces, se generaron algunos empujones menores que fueron creciendo cuando Naji Marshall (Pelicans) le puso la mano en el cuello a Jimmy Butler (Heat). La estrella de Miami salió corriendo a buscar al agresor mientras era sujetado por sus compañeros. La escena no pasó a mayores, más allá de algunos insultos y los árbitros tomaron la decisión de expulsar a cuatro jugadores.

Tras la revisión en los monitores, los oficiales comunicaron la sanción a dos jugadores por lado. Jimmy Butler y Thomas Bryant se marcharon directamente al vestuario visitante, mientras que por el local Naji Marshall y José Alvarado debieron retirarse por fomentar la pelea.

Luego de una infracción debajo del aro, varios jugadores protagonizaron una trifulca que dejó cinco expulsados en Nueva Orléans.

Durante la transmisión local, los periodistas remarcaron que la labor de la terna arbitral no estuvo a la altura y contribuyó a que el partido comenzara a elevar temperatura, ya que fue un trámite parejo y muy físico. “Esto pasa cuando los árbitros no cobran falta”, opinó la comentarista al momento que se desarrollaba la pelea entre jugadores.

Tampoco contribuyó Jimmy Butler, estrella de los Heat, quien al retirarse de la cancha fue abucheado por el público de los Pelicans y realizó algunos gestos con sus manos. Una vez finalizado el encuentro, dijo ante la prensa: “Volveremos a imponernos en el próximo partido en casa porque somos mejores. El recibimiento estará a la altura, los queremos a todos sanos”.

Miami Heat y New Orleans Pelicans volverán a verse las caras el próximo 22 de marzo en la Florida, por lo que habrá que seguir de cerca las acciones entre los protagonistas. En el duelo del viernes, los dirigidos por Erik Spoelstra tuvieron un gran último cuarto para imponerse como visitantes gracias a una actuación sobresaliente de Bam Adebayo (24 puntos) y Butler (23). Duncan Robinson aportó otros 17 tantos.

Por el lado de los Pelicans, no alcanzaron los 23 puntos de Zion Williamson, ni los 19 de Herbert Jones. Ambos equipos están por el momento en zona de Playoffs en sus respectivas conferencias.