El ajedrez argentino convulsionado porque cuestionan la reelección de su presidente

La Inspección General de Justicia impugna el nuevo mandato de Mario Petrucci en la Federación Argentina de Ajedrez (FADA); una jugada política con final incierto. Qué dicen las partes

Compartir
Compartir articulo
Mario Petrucci, presidente de la Federación, cuestionado mediante una impugnación parcial de su reelección
Mario Petrucci, presidente de la Federación, cuestionado mediante una impugnación parcial de su reelección

En su última semana al frente de la Inspección General de Justicia -el organismo que inscribe y fiscaliza las sociedades comerciales y entidades civiles- su titular, Ricardo Augusto Nissen resolvió hacer lugar en forma parcial a la denuncia impetrada contra la FADA, respecto de la impugnación de la reelección del presidente Mario Petrucci, al que intimó en un plazo de 10 días a delegar su mandato. Nissen, abogado de 71 años, egresado del Colegio Champagnat y de la Universidad de Buenos Aires, profesor de Derecho Comercial de la UBA y la Universidad de Avellaneda, que actuó como apoderado de Máximo y Florencia Kirchner en la causa Hotesur, y que fue titular de la IGJ entre 2003 y 2005, durante la presidencia de Néstor Kirchner, se expidió parcialmente sobre la denuncia que tres dirigentes del ajedrez argentino: Juan Jaureguiberry, Alejandro Nogués y Jorge Minuto, presentaron el 5 de diciembre de 2022, por irregularidades en la Asamblea de elección de autoridades que se llevó a cabo en el CENARD, el 28 de mayo de ese año.

En esa ocasión, 40 instituciones representativas de la actividad en diferentes provincias y ciudades del país, con poder de 260 votos (la variación depende de la cantidad de jugadores federados que cada una posee) apoyaron por amplia mayoría (217 votos, el 83% del padrón) a la fórmula oficialista: Petrucci-Sass. Una lista única ya que, previo al llamado a votación, la oposición se retiró del recinto no sin antes labrar un acta frente a la escribana Marina Hermansson, en la que se detallaron entre otras irregularidades: el llamado a la Asamblea fuera de término, la inclusión de nuevas afiliadas el mismo día de la elección, y que el presidente Petrucci ya había cumplido con los años de mandato consecutivos que el Estatuto de la FADA prevé en su artículo 32, y que por lo tanto prohíbe una nueva reelección.,

“Tengo muy claro que hoy ocupo un lugar por una cuestión estatutaria que acompaña una resolución y no por una votación democrática. Lo más importante es sentir el apoyo de la gente y la unión de todo el grupo que integra la FADA” contó el flamante presidente Sass, que en su trayectoria directiva sobresalen sus inicios en el Club Obras Sanitarias como referente de ajedrez, su cargo de vocal en la federación argentina entre 2019 y 2021, vicepresidente en 2022, y ahora con mandato presidencial hasta el 31 de julio de 2025.

Desde sus orígenes, el ajedrez federativo argentino a través de su entidad rectora, la Federación Argentina de Ajedrez (creada en 1922), con cada elección de autoridades o durante la gestión de sus mandantes se han disparado enconada luchas de poder y miserias; la metodología de conciliábulos atravesados por celos, egoísmos, ostentación y desconfianza desataron los enfrentamientos que arrastró hasta el lodo a sus protagonistas; entrecruzamientos de dirigentes contra dirigentes, de jugadores ante jugadores y de dirigentes frente a jugadores.

“Me llamaron en 1975 para que me hiciera cargo de la FADA; siempre fui un aficionado del juego, y además amaba la actividad. Acepté el cargo, pero enseguida descubrí que sería imposible cumplir el mandato; las peleas entre dirigentes y jugadores me desgastó. Aquello era una verdadera bolsa de gatos”, recordaba risueñamente en 2005, durante la disputa del Mundial de ajedrez en Potrero de los Funes, en San Luis, el periodista y locutor Antonio Carrizo, presidente de la FADA 1975/76 y amigo personal del ex campeón mundial, Bobby Fischer.

Como una constante, las disputas internas suelen tener su comienzo con el curso de Cartas Documentos entre las partes, cuyas denuncias se trasladan luego a la Justicia y en muchas ocasiones acaba con una intervención. La gestión del Mario Petrucci tuvo su origen en 2012 tras una Asamblea autoconvocada que le puso punto final a una de las peores gestiones del historial de esta actividad y que llevó a cabo el profesor Nicolás Barrera. El que comenzó su labor en 2000, luego que la IGJ nombrara en 1998 como interventor al Dr. Norberto Pontoriero para interrumpir el reinado que durante más de diez años alternaron un triunvirato de dirigentes: Nogués, Minuto y Más. Ellos reemplazaron al anterior presidente, Juan C. Escribano O´ Çonnor, que había precedido la gestión de otro interventor, Alejandro Rogers (1981-1984). El que… y así, la historia podría repetirse hasta el infinito.

Alejandro Sass junto al campeón argentino Fernando Peralta
Alejandro Sass junto al campeón argentino Fernando Peralta

La llegada de Mario Petrucci a la presidencia de la FADA se dio el 28 de noviembre de 2012 cuando fue elegido por una Asamblea autoconvocada (en la que participaron 14 dirigentes de diferentes federaciones del país). Con su nombramiento se convirtió en el 25° presidente de la centenaria entidad; a partir del 30 de enero de 2013 contó con el reconocimiento de la federación internacional (FIDE), y desde el 5 de julio de 2014, por la Inspección General de Justicia (IGJ), que dispuso la creación de una Comisión Normalizadora designando en condición de presidente de esa comisión a Petrucci con mandato provisorio de dos años y duración hasta 2017. Ese año la Asamblea General lo eligió presidente por un período de cuatro años, y el 28 de mayo de 2022 fue reelecto.

“Desde 2017 la FADA tiene un nuevo Estatuto que elevó el mandato del presidente de dos (2) a cuatro (4) años; yo fui presidente de 2015 a 2017 con el viejo estatuto, el de los dos años. Luego me eligieron de 2017-2021 (primer mandato) y ahora en 2022 fui reelecto por los próximos cuatro años, con el que finalizaba mi gestión” argumentó el ahora ex presidente de la FADA.

“Llegamos a esta instancia porque el ingeniero (Petrucci) no ha dado un paso a favor del diálogo. Pensábamos que cumpliría con el compromiso de retirarse de la FADA tras la celebración de los 100 años de su fundación, que abriría el espacio para gente nueva pero no fue así, y lo sucedido en la Asamblea fue un fraude y nos hemos cansado de esperar, que recapacite y abandone su rol de Emperador” señaló el profesor santafesino Juan Jaureguiberry, uno de los denunciantes ante la IGJ y que durante la primera gestión de Petrucci ocupó el cargo de vicepresidente 2° de la FADA.

“Lo más importante de todo lo sucedido es que el presidente haya aceptado delegar el mando, y que comprenda que no puede estar al frente de una entidad por un período mayor de ocho años. ¿sobre su nuevo cargo de Director Ejecutivo?, si está fuera de la Junta Directiva no debería haber problemas, aunque habría que conocer cuáles serían sus funciones”, respondió a la consulta de Infobae, Alejandro Nogués.

Por eso frente al nuevo escenario político, y el reemplazo del presidente (Petrucci) por su vicepresidente 1° (Sass) la Junta Directiva de la FADA lanzó un comunicado que publicó en la web de la institución.

Allí se hace mención de la creación del cargo de Director Ejecutivo Ad Honorem (una figura que en 1999 ocupó el dirigente Adrián Roldán durante la intervención de Pontoriero), y que ahora recaerá en Petrucci, el que deberá reportar periódicamente a la Junta Directiva las acciones realizadas para su aprobación.

De esta manera, el ex presidente de la FADA actuaría como un CEO de la FADA, ya que tendrá a su cargo todas las Comisiones, el Cuerpo Técnico Nacional, el desarrollo deportivo de la Actividad, la relación con todas las afiliadas y la Secretaría de Deporte de la Nación. Continuará con sus cargos ante la FIDE y el Comité Olímpico Argentino, y será el vínculo de las relaciones con auspiciantes privados e institucionales. Es decir, seguirá con el manejo de la entidad igual que hasta ayer. Un cambio para que nada cambie.

El próximo paso será conocer si la nueva gestión de la IGJ seguirá a fondo con el expediente y dictará alguna nueva resolución ya que el Dr. Nissen observó que se trató de un fallo parcial por lo que aún resta resolver si se impugnará la Asamblea realizada en el Cenard, y se dejará sin efectos los nombramientos que posteriormente asignó la Junta Directiva de la FADA.

Si bien, en las últimas horas hubo un rumor sobre un encuentro entre las partes, el mismo no fue confirmado. Aseguran que el representante legal de los querellantes sugirió un acuerdo político: el armado de una nueva Junta Directiva, con cinco miembros de la actual gestión y otros cinco representantes de la lista opositora. Y un agregado, que el maestro Miguel Quinteros fuera designado vicepresidente de la FADA.

“Conmigo nadie se comunicó” dijo escuetamente el nuevo presidente Alejandro Sass.

“Si quieren un cargo que armen una lista y ganen una elección”, contestó el Director Ejecutivo cuyo tono trajo el recuerdo del pensamiento de una presidenta.

En tanto el ajedrez argentino continúa embebido en su propio brebaje; un cóctel de celos, egoísmos, ostentación y desconfianza. Una celada convertida en jaque perpetuo. Una acción que perturba desde hace casi cien años. Una vieja película; alguien tiene que ceder.