De perder la final con el equipo de Hamilton a ser responsables del éxito de Rosberg: los mecánicos argentinos que brillaron en el Extreme E

César Argañaraz y Juan Montes nacieron en Córdoba y trabajan juntos en los talleres del equipo del ex piloto de Fórmula 1. La historia de los campeones en el desierto de Atacama, que pudieron cumplir un nuevo objetivo en el automovilismo

Compartir
Compartir articulo
Juan Montes (arriba) y César Argañaraz (abajo) celebran en lo más alto del podio el título conseguido en el Extreme E 2023 con el equipo Rosberg X Racing (Prensa Extreme E)
Juan Montes (arriba) y César Argañaraz (abajo) celebran en lo más alto del podio el título conseguido en el Extreme E 2023 con el equipo Rosberg X Racing (Prensa Extreme E)

La tercera edición del Extreme E, el campeonato de autos eléctricos que cerró una temporada fantástica y llena de adrenalina en el desierto de Atacama, al norte de Chile, tuvo como campeón al equipo de Nico Rosberg. Tras una final para el infarto y detrás del éxito de la escudería del campeón de Fórmula 1 en 2016, se encuentran dos mecánicos argentinos, que fueron claves para celebrar el título en Calama.

César Gabriel Argañaraz y Juan Montes, nacidos en Córdoba, son los protagonistas de esta historia. Ambos trabajaron incansablemente en boxes para dejar el Odyssey 21 que pilotearon los suecos Mikaela Ahlin-Kottulinsky y Johan Kristofferson en condiciones para salir a un circuito veloz y extremadamente duro, en el cual se vieron múltiples vuelcos que definieron el campeonato. En el paddock del Rosberg X Racing, entre medio del sonido de las herramientas y las indicaciones del jefe de mecánicos, se filtraba el acento argentino.

“Fue una cosa de locos, muy duro. Pero siempre he aprendido de los más viejos, que me decían que las carreras se terminan cuando se baja la bandera y fue exactamente así. Por suerte el resultado fue favorable para nosotros”, le relató Argañaraz a Infobae en la carpa del campeón, minutos después de la definición y segundos antes que llegara al taller el auto que acababa de cruzar la meta con el eje de la rueda delantera derecha roto. “Acá se sufre desde el comienzo del día, cuando se empieza con el trabajo previo bien temprano. Uno se tiene que ir mentalizando con que su trabajo tiene que ser el mejor. Después, puede llover, haber viento, o lo que sea, pero el trabajo de uno tiene que ser el mejor. Hay mucha presión y muchos nervios”, ahondó bajo el sol abrasador el mecánico de 45 años, especialista en la parte delantera del coche, y que trabaja en el equipo de Rosberg en Extreme E desde la temporada 2022 con su debut en Cerdeña.

César Argañaraz observa atentamente la carrera del equipo de Nico Rosberg. En el medio está Nahuel Viano, el ingeniero cordobés que fue el nexo para introducirlo en la escudería del alemán (Instagram)
César Argañaraz observa atentamente la carrera del equipo de Nico Rosberg. En el medio está Nahuel Viano, el ingeniero cordobés que fue el nexo para introducirlo en la escudería del alemán (Instagram)

Los comienzos de César están ligados a los talleres de chapa, pintura y mecánica. Desde chico se interesó en el mundo motor y después comenzó a especializarse en rectificadoras de motores. Hasta que en 1999, en Villa Carlos Paz, conoció a Ulises Armellini y a Víctor Rosso, quienes lo insertaron en la competición, puntualmente en el equipo oficial Honda de TC2000, que tenía como pilotos estrellas al Pato Silva y al Gurí Martínez. “Fue una gran experiencia que me lanzó más al campo, me empezó a gustar más. Después, te vas conectando y haciendo conocido. Luego se me dio por viajar a Europa y comencé a hacer otras categorías”, agrega Argañaraz, radicado desde hace dos años en Valencia, España, junto a su familia.

Su periplo en el Viejo Continente tuvo sus momentos amargos, como la pandemia en 2020, que lo dejó sin ahorros y lo obligó a rearmarse. Pero su pasión por los coches de carrera lo animó a desafiarse y tuvo su revancha en el rally mundial y europeo, categorías que le permitieron conocer países como Austria, República Checa, Italia, Letonia, Polonia, Hungría, Grecia y Alemania, entre otros. Además, se dio el lujo de integrar un equipo en la categoría LPM2 que ganó la tradicional 24 horas de LeMans en 2022 y pisar famosos circuitos como los de Monza e Imola.

Y llegó el momento de “tocar el cielo con las manos” cuando recibió la noticia para integrar el equipo del RosbergxRacing para Extreme E. El puente conector fue el ingeniero cordobés Nahuel Viano, quien fue el primero en sumarse al team del alemán y no dudó en recomendar a su amigo César. “Lo conozco desde muy pequeño y trabajamos juntos de 2005 a 2008 haciendo motores de TC2000″, recuerda Argañaraz, agradeciendo la oportunidad.

César Argañaraz y Juan Montes, mecánicos argentinos campeones en el equipo de Extreme E de Nico Rosberg
César Argañaraz y Juan Montes, mecánicos argentinos campeones en el equipo de Extreme E de Nico Rosberg

El otro cordobés que levantó el trofeo de campeón es Juanito Montes, quien aprovechaba sus ratos libres en el colegio para aprender en los talleres mecánicos y comenzó a trabajar con un amigo de su padre. A los 22 años ya estaba en el deporte motor en un equipo de rally en Carlos Paz bajo el ala de Sebastián Martino y llegaron los campeonatos con Federico Villagra como piloto. “Aprendí mucho, hice varios contactos y después de la aventura del rally pasé al Súper TC2000 en el equipo de Javier Ciabattari (Citröen), que fue una hermosa experiencia en pista que me sirvió para crecer”, comentó ya más relajado desde su Córdoba natal.

La expansión en las fronteras se dio en 2021 cuando participó del Rally Dakar en Arabia Saudita trabajando con una empresa de logística que presta servicio de carga de combustible a todos los vehículos de la competencia. En 2022, tras una visita a su hermano en España, se le abrió la posibilidad de trabajar con Rosberg a través de un amigo (Nahuel Viano) que ya formaba parte del equipo del alemán: “Estaban buscando una persona con experiencia en rally y en mecánica para el taller de Alemania. Me gustó la idea y en diez días cerré el contrato. Dije: ‘Que sea lo que Dios quiera’ y le metí”.

Lo que siguió fue el Extreme E y su labor en boxes, ocupándose de la parte trasera del auto y siendo clave en la última etapa de la carrera para cambiar el neumático del auto de Kristoffersson en la accidentada final. “Cada competencia es un desafío y con el equipo teníamos el objetivo claro de ganarlo como sea. En esa final teníamos todo a favor, con 5 puntos de diferencia, en la primera vuelta nos encontramos con problemas y teníamos prácticamente todo perdido. No bajamos nunca los brazos, y estuve con el corazón en la garganta hasta cruzar la meta. Fue la última vuelta más larga de la historia. Trabajamos toda la semana para que el auto no se quede y dejamos todo hasta la última opción”, comentó sobre la acción determinante en el desierto.

Juan Montes y César Gabriel Argañaraz, los mecánicos cordobeses que se consagraron campeones del Extreme E con el equipo de Nico Rosberg (RosbergxRacing)
Juan Montes y César Gabriel Argañaraz, los mecánicos cordobeses que se consagraron campeones del Extreme E con el equipo de Nico Rosberg (RosbergxRacing)

Tanto Argañaraz como Montes coinciden en que los objetivos logrados en la tercera temporada del Extreme E -fue la revancha de la final perdida en 2022 ante el equipo de Lewis Hamilton- no pudieron haberse conseguido sin un equipo unido que trabaja casi de memoria, a pesar de que en la estructura hay mayoría de europeos. “Hablar el mismo idioma es muy ameno y trabajar con un amigo es mucho más fácil. A César lo conozco hace años y el diálogo es otro. Al mirarnos sabemos qué hacer y además la química con la gente del equipo es muy buena. Los pilotos se han adaptado muy bien y la relación es excelente”, agregan.

El futuro de estos mecánicos cordobeses de cara a la temporada 2024 aún no está escrito, ya que es momento de analizar propuestas. Hasta incluso decisiones de vida. “Está todo concluido y ahora es buscar el equipo con el que quiera estar y cerca de mi familia”, sostiene Argañaraz, que pide menos exigencias porque considera que “está grande” y las nuevas camadas acechan.

“Estoy en charlas para hacer Extreme E el año que viene con el equipo de Rosberg, pero al mismo tiempo hablando para el Mundial de Rally. Esto es barajar y dar de nuevo. Pero ahora quiero vivir el momento. Lo soñé tanto, que quiero disfrutar cada segundo, conocer gente nueva y hacer amigos en el ambiente. Esto es como jugar en primera”, cierra Montes. Mientras tanto, los dos disfrutan del presente, con sus familias. Uno en Carlos Paz, el otro en Valencia. El tiempo quizá los vuelva a reunir en un taller mecánico compartiendo los buenos recuerdos vividos en el desierto de Atacama.

César Argañaraz y Juan Montes son parte del equipo de Nico Rosberg que se consagró en el desierto de Atacama