De ser compañero de Maradona y ganar el Balón de Oro a reconstruir el histórico complejo donde se entrenaban con el Napoli: “Es un lugar sagrado”

Fabio Cannavaro compartió plantel con el Pelusa en sus primeros pasos dentro del fútbol e intentará mantener el aura de un establecimiento que selló a fuego la estadía del 10 en Nápoles

Compartir
Compartir articulo
Fabio Cannavaro abrió las puertas del complejo Centro Paradiso (Ivan Romano/Getty Images)
Fabio Cannavaro abrió las puertas del complejo Centro Paradiso (Ivan Romano/Getty Images)

El 4 de julio de 1984 comenzó un idilio histórico e imborrable con Diego Maradona en Nápoles. Su arribo desde el Barcelona dio paso a una revolución con tintes religiosos hasta el presente, más allá de su partida en los primeros meses de 1991 por un doping. El centro de entrenamiento Paradiso di Soccavo fue el lugar neurálgico de cada entrenamiento durante esos siete años y un mural de él con su hija, Dalma, continúa intacto en una de las paredes del establecimiento.

La estelaridad de ese lugar icónico en la vida de Pelusa sufrió el paso del tiempo y la dejadez. La quiebra del Napoli en 2004 cedió su propiedad original y, a 19 años de esa situación, la refundación del club en manos de Aurelio De Laurentiis se bifurcó frente al abandono de un lugar con pastizales, barro, cristales rotos y muros vandalizados. A pesar de ese desamparo, un ex hombre de la institución y ganador del Balón de Oro decidió comprar el terreno creado en 1977 para mantener vivo el aura de Diego dentro de una cancha de fútbol.

Fabio Cannavaro, dueño del premio a mejor futbolista del mundo en 2006 tras ser campeón mundial con Italia, conoció de cerca al emblema de la selección argentina porque inició su carrera en los Azzurri y el periódico italiano Corriere del Mezzogiorno dio a conocer unas declaraciones de su autoría después de abrir las puertas del Centro Paradiso: “Es un lugar sagrado. Es una gran emoción, crecí futbolísticamente en este campo”.

“Podría pararme aquí y hablar durante horas de los tiempos en los que estaba el gran Nápoles de Maradona y yo era un Primavera. La idea es intentar devolver la vida a este campo, recuperar la energía, utilizar todos los materiales supermodernos para hacer una estructura sostenible”, añadió sobre sus inicios en las Inferiores del cuadro con el que disputó 68 partidos, con un gol.

El lugar está situado en el noroeste napolitano, en el barrio de Soccavo. Las colinas mantienen esta ubicación alejada del centro de la ciudad. Allí, tuvo lugar una de las fotos más enternecedoras de la historia familiar de Diego y Dalma Maradona. En una jornada de 1989, la niña de dos años permaneció a un costado del complejo de entrenamiento cuando decidió decorar las medias de su papá con margaritas y el 10 salió a trotar en medio de la práctica con las flores enganchadas en la prenda.

La foto de Dalma y Diego Maradona en el centro de entrenamiento de Napoli
La foto de Dalma y Diego Maradona en el centro de entrenamiento de Napoli

Tras iniciar las obras hace 10 días, Cannavaro manifestó cuáles son sus planes en esta locación: “El sueño es ver a los niños jugando aquí, ofrecer una instalación a los jóvenes aunque sé que es difícil sacarlos de casa porque hay videojuegos y otras tecnologías. Mi objetivo es crear aquí una academia donde enseñar los fundamentos del fútbol, construir el futuro”. El plan de reestructuración prevé obras durante dos años.

En este sentido, adelantó: “No sé los plazos, hay mucho que hacer, lleva 20 años cerrado. Llevamos dos meses limpiando, pero siento una gran satisfacción cuando pienso que he tardado 15 años en comprar esta estructura”. “El plan es poner el campo en condiciones, crear una escuela de fútbol y que los niños locales jueguen al fútbol. Eso me hace muy feliz”, insistió.

Tiempo atrás, en una entrevista con el medio español AS había contado una intimidad de esos años compartidos con el ganador de cinco títulos en Napoli (dos Scudettos 1986/87 y 1989/90, Copa Italia 1986/87, una Copa UEFA 1988/89 y una Supercopa de Italia 1990): “Entre la semana siempre se jugaban partidos entre los juveniles y el primer equipo. Una vez, hicimos un partido donde yo... (risas), trabo un poquito duro y el entrenador me dijo: ‘Mirá Fabio, mas despacito’. Y Diego me dijo: ‘No, no te preocupes. Juega normal’. Son cosas que no olvidaré”.

El ex zaguero central de 50 años tuvo una exitosa carrera por Parma, Inter, Juventus y Real Madrid. Los últimos pasos por el Al-Ahli de los Emiratos Árabes Unidos y Bengal Tuskers de India cerraron una destacada trayectoria como campeón mundialista. Aunque su breve etapa con Maradona en Italia es un permanente recuerdo en su memoria y deberá invertir mucho tiempo en trasladar la impronta del ídolo al Centro Paradiso, que necesita arreglos en el terreno de juego, como así también en los edificios que albergan las oficinas, el bar y los vestuarios.

LAS FOTOS DEL COMPLEJO QUE REPARARÁ FABIO CANNAVARO

Fabio Cannavaro fue compañero de Diego Maradona en Napoli (Ivan Romano/Getty Images)
Fabio Cannavaro fue compañero de Diego Maradona en Napoli (Ivan Romano/Getty Images)
Las obras se prolongarán por dos años (Ivan Romano/Getty Images)
Las obras se prolongarán por dos años (Ivan Romano/Getty Images)
El plan de reformas inició hace 10 días (Ivan Romano/Getty Images)
El plan de reformas inició hace 10 días (Ivan Romano/Getty Images)
El recuerdo de Diego Maradona en el Centro Paradiso (Ivan Romano/Getty Images)
El recuerdo de Diego Maradona en el Centro Paradiso (Ivan Romano/Getty Images)
El mural de Diego y Dalma Maradona (Jonathan Moscrop/Getty Images)
El mural de Diego y Dalma Maradona (Jonathan Moscrop/Getty Images)
La vista del complejo (Ivan Romano/Getty Images)
La vista del complejo (Ivan Romano/Getty Images)
Otra de las imágenes del complejo abandonado (Ivan Romano/Getty Images)
Otra de las imágenes del complejo abandonado (Ivan Romano/Getty Images)
Diego Maradona ganó cinco títulos en Napoli (Ivan Romano/Getty Images)
Diego Maradona ganó cinco títulos en Napoli (Ivan Romano/Getty Images)