Dónde guarda Messi sus siete Balones de Oro y cómo es el protocolo de la entrega del premio

El astro argentino, de 36 años, es uno de los máximos candidatos a quedarse con el octavo trofeo en la gala que se desarrollará este lunes en París

Compartir
Compartir articulo
Messi, Antonela Roccuzzo, Thiago, Mateo, Ciro, y los siete Balones de Oro, que este lunes pueden sumar un integrante más (Crédito: Revista France Football)
Messi, Antonela Roccuzzo, Thiago, Mateo, Ciro, y los siete Balones de Oro, que este lunes pueden sumar un integrante más (Crédito: Revista France Football)

A los 36 años, Lionel Messi está ante la chance de seguir haciendo historia: este lunes, en el Teatro del Chatelet de París (al que ya conoce como una extensión de su hogar), se realizará la gala del Balón de Oro y el delantero argentino es uno de los 30 nominados a ganar el premio a mejor futbolista de la temporada pasada. Pero todos los análisis reducen la puja a tres nombres: el de la Pulga, el de Erling Haaland y el de Kylian Mbappé.

Más allá de que en la temporada en evaluación ganó dos títulos con el PSG, su club de entonces (la Ligue 1 y la Supercopa de Francia), el hoy capitán del Inter Miami resultó candidateado por su enorme actuación en el Mundial de Qatar, donde la selección argentina se quedó con el título y el punta anotó siete conquistas y se erigió como la gran figura de la competencia. Se trataba de la única estrella que le faltaba al astro rosarino y la cosechó en su quinta participación.

Mbappé, por su parte, obtuvo los mismos lauros que su ex compañero a nivel clubes y llegó a la final de la Copa del Mundo, donde además fue el máximo anotador (ocho conquistas), aunque tropezó por penales ante Messi, Dibu Martínez y compañía, y no pudo repetir lo que logró en Rusia 2018. Y el noruego Haaland resultó el artillero del Manchester City que ganó todo, incluida la primera Champions League (con 12 gritos del top scorer) de su historia. Una batalla ardua entre tres futbolistas de alto impacto.

No obstante, no son pocos los que arriesgan que el vencedor será la Pulga por el peso del Mundial. De confirmarse, se alzaría con su octavo Balón de Oro. Si ya era el máximo acreedor de este trofeo (Cristiano Ronaldo, su inmediato seguidor, posee cinco), de ser el elegido su leyenda continuará agigantándose. Ahora bien, ¿dónde guarda el fantasista sus souvenires y galardones, que colecciona en cantidades industriales?

“La medalla del Mundial y todos los trofeos y Balones de Oro los tengo en mi museo, en Barcelona”, le confesó a Migue Granados en la entrevista que le brindó en OLGA hace poco más de un mes. En su hogar en Casteldefels posee una habitación con sus cetros y también las camisetas que fue cambiando. Es allí donde, por caso, encontró la casaca de Newell’s que Maradona había usado en su paso por el conjunto rosarino para homenajearlo tras su muerte en 2020.

“Estaba con Antonela a la noche y pensaba ‘tengo que hacer algo para Diego’. Fui a mi museo a buscar una de la Selección y ahí hay una puerta que siempre está cerrada pero esta vez estaba abierta, entré y vi la 10 de Newell’s en una silla. Ni me acordaba que la tenía, la verdad fue increíble”, supo narrar en una nota con TyC Sports.

En ese cuarto lleno de gloria cohabitan los mantos sagrados propios y de los rivales con los premios. Y destacan los Balones de Oro. Ahora bien, ¿cómo es el protocolo de entrega? La pregunta surge de que, por ejemplo, antes de la gala en la que fue premiado anteriormente, tras ganar la Copa América 2021, posó con siete Balones de Oro para una producción. Según pudo averiguar Infobae, el trofeo original, el que queda en manos del vencedor, es el que recibe en la fiesta, sobre el escenario.

Siempre existen indicios en la organización que ayudan a vaticinar quién puede ser el galardonado, como los gestos y actitudes para garantizarse que el que más votos cosechó se haga presente en el Teatro del Chatelet. De todos modos, si la agenda se lo permite, incluso si no gana, la Pulga hace lo posible para vivir una jornada siempre especial. Que puede serlo aún más si el octavo pasajero de su vitrina reclama su lugar en la historia.