Las increíbles atajadas de Chiquito Romero que clasificaron a Boca a la final de la Copa Libertadores: el vaticinio en los penales que se volvió a cumplir

El ex arquero de la selección argentina fue la gran figura del Xeneize, que derrotó 4-2 a Palmeiras desde los 12 pasos gracias a los dos disparos que contuvo. Pero en los 90 minutos también fue decisivo para sostener el 1-1

Compartir
Compartir articulo

Como ante Nacional de Montevideo en octavos de final. Igual que ante Racing en cuartos. Sergio Romero es la gran figura de Boca Juniors, finalista de la Copa Libertadores 2023. El arquero, de 36 años, volvió a ser vital en la revancha ante Palmeiras: sostuvo el 1-1 con sus voladas y luego contuvo dos penales en la definición desde los 12 pasos, que terminó 4-2 para la visita. El nivel del ex portero de la selección argentina creció ante el acoso del Verdao, que se exacerbó tras la expulsión de Marcos Rojo: regaló tres intervenciones impactantes. Y luego, ya en el mano a mano con Weverton, rechazó los intentos de Raphael Veiga y Gustavo Gómez.

Las tres grandes participaciones del ex Racing y Manchester United se dieron en el complemento. Primero, a los 58 minutos de acción, con una doble tapada a Mayke y Zé Rafael, con el duelo aún 1-0 para los de Almirón. Luego, se impuso en un cabezazo a quemarropa de Rony. Sufrió a los 71′ con el empate de Joaquín Piquerez: algo tapado, el balón se desvió levemente en Equi Fernández y le vivoreó. Se reivindicó en el epílogo, sacando una chilena de Rony y el posterior rebote de Endrick, quien intentó anotar de taco. No pudieron con Chiquito.

Y, en los penales, a su juego lo llamaron. Ni se inmutó cuando Weverton le tapó el disparo a Edinson Cavani y el público en San Pablo comenzó a soñar con una victoria. Ante Raphael Veiga, se arrojó a su izquierda, con mano cambiada, para dejar el tanteador 0-0. Y se llevó el índice a los labios, pidiendo respeto. Con ese gesto, se metió la llave en el bolso. Es que luego de que Bruno Valdez abriera el score en los penales, le tocó el turno a Gustavo Gómez. Y otra vez se agigantó la figura del portero, esta vez lanzándose a la derecha. La curiosidad: como pasó ante Racing, les prometió tapar dos tiros a sus compañeros. Y cumplió.

* El disparo de Gustavo Gómez que fue rechazado por Chiquito

Apenas Pol Fernández selló el 4-2 con su ejecución, después de que el volante abriera sus brazos para abrazar a todos los hinchas que viajaron a Brasil y el césped se convirtiera en una locura generalizada, todos acudieron a saludar y felicitar al héroe, a Chiquito. Cavani, incluso, se trepó a su espalda y lo señaló repetidamente como el responsable de la alegría y de que Boca tenga la chance de sumar la séptima el próximo 4 de noviembre en el Maracaná ante Fluminense.

“Fue el partido más emocionante de mi carrera. Estoy contento, cuando uno disfruta, todo es más simple. Con Gayoso -entrenador de arqueros-, con Javi (García), con Lea Brey... cuando el grupo es maravilloso y tiene buena leche es espectacular”, repartió los laureles cuando enfrentó los micrófonos. “Al hincha de Boca le digo que confíe. La gente vino a apoyar. Vamos a ir por todo y vamos a entregar la vida para conseguir el objetivo”, añadió.

* La doble tapada ante Mayke y Zé Rafael

“Sabíamos que iba a ser más duro el segundo tiempo que el primero, después lo expulsan a Marquitos (Rojo) y nos inclinaron más la cancha. Y el árbitro no nos dejó hacer el último cambio. Pero estamos en la final, que es volver a Río, espero que esta vez se nos dé”, analizó y dejó una señal-recuerdo. ¿Cuándo fue su última excursión en territorio carioca? En la final del Mundial 2014 ante Alemania. Allí, Romero también brilló en los penales ante Países Bajos, pero en la definición, cuando el destino del trofeo se acercaba a sus guantes, Mario Gotze rompió la paridad en tiempo extra.

¿Acaso es una revancha para él y para Rojo, que tendrá que vivirlo como espectador por la roja que sufrió? “Volver a ese estadio es siempre lindo”, se limitó a responder Chiquito, que llegó a La Ribera con el peso de tener que reemplazar a Agustín Rossi, un especialista desde los 12 pasos... Y convirtió su valla en terreno inexpugnable.

* La intervención contra Rony

* La atajada ante la chilena de Rony y el rebote de Endrick, quien intentó anotar de taco