Fuegos artificiales en el hotel y un extraño ritual en el estadio: la previa de Palmeiras-Boca Juniors por la Libertadores

Durante la madrugada se detonaron varias bombas de estruendo en el búnker xeneize en la antesala de la revancha en Brasil

Compartir
Compartir articulo
Fuegos artificiales en el hotel de Boca en Brasil

Con Fluminense en la final de la Copa Libertadores que se jugará en el estadio Maracaná el próximo sábado 4 de noviembre, en Brasil se definirá al segundo protagonista que tendrá el duelo por el máximo trofeo de clubes de fútbol en Sudamérica. Tras el empate sin goles en la Bombonera, Palmeiras y Boca Juniors buscarán clasificar al duelo decisivo por el título.

En la antesala del encuentro, el equipo de Jorge Almirón se entrenó en el predio que tiene el Corinthians en la ciudad de San Pablo y el entrenador del Xeneize practicó con los 11 que jugaron desde el arranque en la ida en Buenos Aires. Luego de los ejercicios en campo y la cena, llegó la hora del descanso y fue ahí donde se produjo una situación que retumbó en el hotel donde concentra el plantel.

En las redes sociales se hicieron virales varios videos en los que se pueden ver los videos de los fuegos artificiales que explotaron en las afueras del Hotel Airport Marriott, el espacio donde se aloja la delegación xeneize. Según varios periodistas que están en Brasil, entre ellos el cronista Tato Aguilera de TyC Sports, las detonaciones se produjeron en dos momentos durante la madrugada: en primera instancia fueron a las 2 de la mañana, y la siguiente tanda fue a las 4 AM, dos horas más tarde.

El mismo periodista fue el encargado de contar que los vidrios del búnker de concentración tienen una doble capa para evitar los ruidos de la zona, que está a unos 100 metros de la salida de una autopista central en la ciudad con múltiples accesos y cerca del aeropuerto de San Pablo.

* Tiraron sal en las afueras del estadio del Palmeiras

Más allá de ese ritual tradicional que ocurre en territorio brasileños hace décadas en la previa de duelos por la Libertadores, una extraña aparición también llamó la atención. En las afueras del estadio Allianz Parque, el remozado recinto que el Verdao reconstruyó en 2014 en las vísperas del Mundial de Brasil, aparecieron granos de sal en las puertas de las entradas del lugar. Hay que recordar que según las costumbres, tirar sal sería una forma de proteger el espacio, es por eso que los fanáticos del Palmeiras habrían realizado este rito en la previa al duelo contra Boca.

En lo que respecta a lo futbolístico, las dudas para el equipo argentino están planteadas en la condición física de sus dos marcadores centrales. Tanto el capitán Marcos Rojos como su compañero de zaga Nicolás Figal llegaron tocados al partido definitorio. El ex defensor del Manchester United tiene una molestia en uno de sus gemelos, mientras que el zaguero que supo jugar en Inter Miami sufrió un golpe en una de sus rodillas el pasado sábado.

A pesar de eso, ambos fueron testeados en la última práctica y todo indicaría que serían de la partida. De esta forma, a la espera de la confirmación oficial, Almirón saldría a la cancha con los mismos once que jugaron en la Bombonera: Sergio Romero; Luis Advíncula, Nicolás Figal, Marcos Rojo, Frank Fabra; Cristian Medina, Pol Fernández, Equi Fernández, Valentín Barco; Edinson Cavani y Miguel Merentiel. El que podría sumarse a la formación titular sería Nicolás Valentini para formar una línea de cinco defensores y, en ese caso, el que podría dejarle su lugar sería el delantero uruguayo con pasado en el conjunto de Brasil.