Nuevo escándalo con Ronaldinho: los detalles de la causa por estafas que podría devolverlo a prisión

Dinho es investigado por una comisión parlamentaria de Brasil y ordenan que la Policía lo lleve a declarar

Compartir
Compartir articulo
El brasileño Ronaldinho Gaúcho. EFE/ Nathalia Aguilar/archivo
El brasileño Ronaldinho Gaúcho. EFE/ Nathalia Aguilar/archivo

La presidencia de una comisión parlamentaria que investiga operaciones sospechosas con criptomonedas en Brasil ordenó este jueves que la Policía lleve al ex jugador Ronaldinho Gaúcho a declarar, tras no comparecer en dos ocasiones. La comisión, que apura indicios de gestión fraudulenta en operaciones con monedas digitales, había citado dos veces al ex futbolista del PSG, Barcelona y AC Milan para dar explicaciones, la última este jueves. Sin embargo, Dinho justificó su ausencia por problemas con los vuelos para viajar hasta la capital brasileña, motivo no aceptado por los congresistas.

“El martes no compareció, retrasamos la fecha bajo la advertencia de que una nueva ausencia provocaría una petición de conducción coercitiva y es lo que la presidencia de esta CPI (Comisión Parlamentaria de Investigación) está determinando en la mañana de este jueves”, afirmó el diputado Ricardo Silva, integrante de dicho órgano. La “conducción coercitiva” es una figura jurídica a la que recurren las autoridades para obligar a un testigo o investigado a declarar sobre un determinado caso.

No obstante, los abogados de Ronaldinho podrían recurrir tal decisión en la Justicia brasileña una vez que la Corte Suprema declaró inconstitucional esa herramienta en 2018. Silva defendió que desde el martes ha habido “varios vuelos” con destino a Brasilia y que, aunque no hubiera, ese no sería “un argumento amparado por la ley” para justificar su plantón. “La ley dice que la convocatoria tiene que ser cumplida, ¿por qué no se anticipó?”, se preguntó el diputado.

El ex internacional brasileño Ronaldinho Gáucho (d) y su hermano Roberto a su llegada al Palacio de Justicia, para una nueva audiencia de imposición de medidas, tras ser detenidos en causa de los pasaportes falsificados con los que ingresaron en Paraguay el 7 de marzo de 2020
El ex internacional brasileño Ronaldinho Gáucho (d) y su hermano Roberto a su llegada al Palacio de Justicia, para una nueva audiencia de imposición de medidas, tras ser detenidos en causa de los pasaportes falsificados con los que ingresaron en Paraguay el 7 de marzo de 2020

Ronaldinho es sospechoso de haber participado en una estafa que se le atribuye a la empresa “18kRonaldinho”, que ofrecía falsas ganancias superiores del 2 % diario a quienes invirtieran un mínimo de 30 dólares en monedas virtuales. En su lugar sí compareció este jueves su hermano y agente, Roberto de Assis Moreira, quien desvinculó el nombre de Ronaldinho de esa compañía y dijo que en realidad el astro brasileño fue una “víctima”.

“Nunca fue autorizada que se usase la imagen y nombre de mi hermano”, expresó ante la comisión. Aseguró que “nunca” fueron socios de “18kRonaldinho” y que desconoce cómo fue creada, pero al mismo tiempo acusó, con nombre y apellidos, a otras dos personas de estar detrás de la empresa. “Jamás participamos”, insistió.

El caso fue destapado por los clientes de la empresa en investigación, que en una acción civil colectiva han demandado una indemnización de 300 millones de reales (hoy unos 62 millones de dólares o 57 millones de euros) por daños morales y materiales. De Assis Moreira sí reconoció su vinculación con otra empresa, ‘18K Watches Corporation’, con sede en Estados Unidos y que comercializaba relojes, aunque matizó que se apartaron de la misma al poco tiempo.

A mediados de 2020, Ronaldinho estuvo cinco meses detenido en Paraguay acusado junto a su hermano de parte de la fiscalía que indicaba que el crack brasileño estaba en posesión de un pasaporte y una cédula con datos que señalaban que era paraguayo. A raíz de eso fue imputado por uso de documentos públicos de contenido falso. Ronaldinho Gaúcho y su hermano Roberto de Assis cumplieron prisión preventiva en la Agrupación Especializada de la Policía Nacional desde el 4 de marzo y desde el 7 de abril estuvieron recluidos en un hotel de Asunción. Tras cinco meses y 20 días de ser detenidos recuperaron la libertad.

Seguir leyendo:

Con información de EFE.