La Fórmula 1, en estado de alerta antes de correr en Spa-Francorchamps: “Es como manejar en una autopista sin limpiaparabrisas”

En el histórico autódromo belga se mataron dos jóvenes pilotos. Es el circuito más extenso y peligroso de la temporada. Se espera mal clima todo el fin de semana

Compartir
Compartir articulo
Recuerdo de 2021, cuando la carrera tuvo apenas una vuelta por la lluvia (REUTERS/Christian Hartmann)
Recuerdo de 2021, cuando la carrera tuvo apenas una vuelta por la lluvia (REUTERS/Christian Hartmann)

Se viene un fin de semana lleno de tensión en la Fórmula 1. Se disputará el Gran Premio del Bélgica en el mítico Autódromo de Spa-Francorchamps, el más largo del calendario con sus siete kilómetros y ubicado en el bosque de las Ardenas. Por sus características y la lluvia que se anuncia, se espera el evento más peligroso hasta ahora de la temporada. El ambiente está espeso y algunos pilotos encendieron las alarmas.

Spa-Francorchamps fue inaugurado en 1920 y su trazado original tenía 14 kilómetros y atravesaba rutas públicas, como suele pasar con el circuito de La Sarthe en las 24 Horas de Le Mans. El 19 de junio de 1960, con el viejo escenario belga, dos pilotos se mataron en la misma carrera. Chris Bristow tenía 22 años solo participó de cinco competencias, dos de ellas sin puntos. Su accidente fue en la veloz curva Burnenville, donde el sábado en una de las prácticas su compatriota Sir Stirling Moss se fracturó las dos pierna, tres costillas y se rompió la nariz. Su fallecimiento fue el primero en pocos minutos… Dos vueltas después del choque de Bristow, su compatriota Alan Stacey tuvo su accidente en la misma curva. Tenía 26 años y hasta ese momento también había corrido solo cinco carreras. Fue piloto de Lotus. Se las arregló para correr con una prótesis en una de sus piernas por una amputación parcial, por un accidente en su granja familiar a los 17 años. Se cuenta que eludió los controles médicos gracias a la complicidad de algunos colegas. Para manejar, como solo pudo controlar el pedal del freno, puso un manillar de moto sobre la palanca de cambios para regular la velocidad.

En los años setenta el circuito se recortó por un tema de seguridad, pero su riesgo no bajó demasiado. De hecho la Máxima pasó a correr en Zolder, donde en 1982 perdió la vida Gilles Villeneuve en las pruebas de clasificación. Desde 1984 se corre en Spa-Francorchamps (salvo 2003 y 2006 en los que no hubo GP de ese país). El legendario trazado se fue actualizando y mejorando con medidas de seguridad, pero hay un sector que le quita la respiración a todos, a los pilotos y a los espectadores, que son las veloces curvas de Eau Rouge y Raidillon, que son de izquierda y derecha en subida y con punto ciego al encarar la recta siguiente.

En ese sector perdieron la vida Anthoine Hubert (22 años), en 2019, en la carrera de la Fórmula 2, este año el neerlandés Dilano van’t Hoff (18), en la competencia de la Fórmula Regional Europea, en una carrera bajo la lluvia que no debió disputarse. “Es una lástima lo que pasó. No deberían estar pasando estas cosas en 2023. Es una carrera que no se debería haber largado con tanta lluvia y tan poca visibilidad. Es una pena por toda su familia, los amigos, lo siento mucho por todo el equipo y ahora estamos todos afectados y no es lindo de ver”, le dijo Franco Colapinto a Infobae. El argentino conocía a Dilano ya que era compañeros en el equipo MP Motorsport.

Pierre Gasly encabezó los homenajes a Anthoine Hubert y Dilano van’t Hoff (@diegofmejia)
Pierre Gasly encabezó los homenajes a Anthoine Hubert y Dilano van’t Hoff (@diegofmejia)

Este jueves ya hubo precipitaciones y el pronóstico anuncia que seguirán el fin de semana. En 2021 la carrera tuvo apenas una vuelta y luego se canceló por las dificultades en la pista por la lluvia acaecida. Eso no el mayor problema, sino el retraso de varias horas y un puntaje reducido que obligó a cambiar el reglamento en la entrega de puntos para 2022.

En la previa a la carrera belga, Pierre Gasly (Alpine) mandó invitaciones a todos los pilotos de la F1, F2 y F3 para rendirles homenajes a Hubert y van’t Hoff. Fueron caminando hasta la zona de sus fatales accidentes y dejaron flores en el lugar. Ante la congoja de todos y el mal tiempo, el panorama comenzó a enrarecerse y fue George Russell (Mercedes), que preside la Asociación de Pilotos de Grandes Premios (GPDA por su sigla en inglés) quien encendió las alarmas.

“La FIA tiene que ser audaz con sus decisiones en lo que respecta a la seguridad, especialmente la visibilidad. Sabemos cuál era la situación hace dos años, no queremos que esté tan tenso como quizás lo estaba entonces”, dijo el inglés en la rueda de prensa habitual de los jueves.

Russell apeló a la acción de la Federación Internacional del Automóvil (FIA): “Todo el mundo quiere correr, pero cuando vas por esa recta a 320 kilómetros por hora y no puedes ver 50 metros delante de ti, habrá grandes incidentes. Tienen una gran responsabilidad este fin de semana”, sentenció el piloto de 25 años.

George Russell sentó su posición en conferencia de prensa (REUTERS/Bernadett Szabo)
George Russell sentó su posición en conferencia de prensa (REUTERS/Bernadett Szabo)

“Para que un solo auto de F1 gire, las condiciones deben ser lo suficientemente seguras y adecuadas para conducir. Pero es cuando tienes 20 autos en la pista a la vez que cualquiera desde la tercera posición hacia atrás literalmente no puede ver”, destacó.

“Me sentí como el incidente que sucedió en la Fórmula Regional, era solo cuestión de tiempo antes de que sucediera algo así”, confesó. “Los pilotos no van a toda velocidad en la recta porque no pueden ver. Alguien choca por detrás y luego hay un auto en el medio de la pista”, añadió.

Al ser consultado sobre la posibilidad de cancelar la carrera, sostuvo que “obviamente, cancelar una carrera no es perfecto para nadie. Pero no queremos ver un gran incidente como el que acabamos de ver”. Y agregó: “Se trata de una comunicación constante con la FIA luego del trágico fallecimiento de Dilano. Las dos preguntas son si Spa es lo suficientemente seguro y luego están dadas las condiciones”.

Cancelar la carrera antes del evento sería imposible por los compromisos económicos. Pero la FIA deberá ir analizando minuto a minuto cómo se da el fin de semana. No se trata solo de la competencia, cabe recordar que en la clasificación los pilotos van al máximo buscando su mejor tiempo. Es el momento de mayor velocidad en los autos durante los tres días. Si la lluvia persiste, habrá que ver qué harán las autoridades.

Lewis Hamilton no se mostró preocupado (REUTERS/Johanna Geron)
Lewis Hamilton no se mostró preocupado (REUTERS/Johanna Geron)

“Si tuvieras que poner un ranking de riesgo de todos los circuitos, seguro que Spa es uno de los circuitos con más riesgo, junto con Yeda, junto con Mónaco, por ejemplo”, dijo Russell.

El correr bajo la lluvia sobre monopostos eleva el riesgo ya que a diferencia de los autos de turismo no tienen limpiaparabrisas. Más allá de las medidas de seguridad, la clave en una carrera con pista mojada es la visibilidad debido al spray que arrojan los autos que pueden verse en su parte trasera por la luz roja que se enciende en las precipitaciones.

“Cuando tienes una combinación de clima, es muy desafiante. Es la visibilidad, simplemente no tenemos visibilidad en absoluto. La forma en que lo describo para tratar de dar algo de perspectiva es conducir por la autopista bajo una lluvia torrencial y apagar los limpiaparabrisas. El hecho es que probablemente no encontraremos la solución para una mejor visibilidad en los próximos años. Es un desafío, realmente no es fácil”, explicó Russell.

Y mostró su preocupación sobre lo que pueda llegar a ocurrir en la Fórmula 3, en la que corre Colapinto: “Temo un poco por las categorías junior ahora, realmente creo que a la F3 no se le debería permitir 30 autos en la pista al mismo tiempo en ningún momento, incluso en condiciones secas. Creo que es cuestión de tiempo antes de que tengamos un gran accidente allí también”.

Para Charles Leclerc habría que ampliar el espacio hasta los muros en la zona de Eau Rouge (REUTERS/Johanna Geron)
Para Charles Leclerc habría que ampliar el espacio hasta los muros en la zona de Eau Rouge (REUTERS/Johanna Geron)

Sin embargo, su compañero de equipo, Lewis Hamilton, no se mostró preocupado: “No es algo en lo que haya pensado. Creo que, como piloto, no es algo que realmente puedas dejar entrar en tu mente”. El séptuple campeón mundial “confía en lo que está haciendo la FIA” y subrayó que “no creo que estaríamos aquí si no pensaran que estaríamos a salvo”.

Mientras tanto, Charles Leclerc de Ferrari dijo que le gustaría ver cambios en la pista para mejorar la seguridad. “Hay algunos cambios que podrían marcar la diferencia. En primer lugar, las paredes en la recta después de Eau Rouge, deberíamos tener un poco más de espacio a la izquierda y a la derecha”, indicó le monegasco.

“Si pierdes el control del auto, la forma en que lo haces en ese momento estás rebotando en las paredes y tienes muchas posibilidades de encontrarte en el camino. Este es probablemente un cambio que deberíamos considerar en el futuro”, concluyó.

Este viernes arrancará la acción en Spa-Francorchamps y el clima no es bueno. No es solo las condiciones meteorológicas, sino el ambiente que ya está enrarecido y la tensión ya siente en el circuito belga. Todos cruzan los dedos para que no haya ningún incidente. Pero en la pista, en caso de que llueva, los pilotos deberán hacer su parte evitando los roces en un escenario en el que un golpe puede costar una vida.

Seguir leyendo: