El mensaje de Manu Ginobili tras la muerte de su padre: “Qué suerte tuve en tenerlo”

El ex jugador de la selección argentina escribió algunas palabras después del fallecimiento de Jorge “Yuyo” Ginóbili

Compartir
Compartir articulo
Manu Ginobili en compañía de Jorge y Raquel, sus padres
Manu Ginobili en compañía de Jorge y Raquel, sus padres

Jorge “Yuyo” Ginóbili, padre de Manu, falleció este viernes producto de una enfermedad degenerativa que le había impedido presenciar el ingreso de su hijo al Salón de la Fama de la NBA. La Asociación Bahiense de Básquetbol (ABB) fue la encargada de realizar el anuncio oficial y la ex estrella de San Antonio Spurs escribió unas sentidas palabras en las últimas horas.

“Cómo lo voy a extrañar a este viejito! Qué suerte tuve en tenerlo!”, publicó Emanuel Ginobili en su cuenta personal de Twitter después de haber compartido los últimas días con vida de Yuyo. Debido al delicado momento de salud de su padre, el integrante de la Generación Dorada había viajado desde los Estados Unidos a la Argentina para acompañar a su familia en este duro momento.

En su discurso al ingresar al Salón de la Fama de la NBA, Manu se había quebrado al mencionarlo: Papá, como me hubiese gustado que estuvieras acá, que puedas entender lo que está pasando hoy. Mi primer fiel y más grande seguidor, te extraño mucho viejito, te extraño...”.

Los valores inculcados por Jorge Ginóbili sumado a la competencia con sus hermanos llevaron a que Manu se apasione por el básquet. El documental La Generación Dorada brinda una visión sobre esta situación, ya que Yuyo le auguraba una carrera distinta a la que terminó siendo en sus comienzos. En un viejo video casero, manifestó que su hijo menor no contaba con la misma habilidad de Leandro, el mayor, quien parecía ser el elegido para llegar hasta la Selección.

El mensaje de Manu Ginobili por la muerte de su padre
El mensaje de Manu Ginobili por la muerte de su padre

En diálogo con BasquetPlus en 2018, el padre del ganador de cuatro anillos de campeón con los Spurs declaró: “Uno de los campeonatos más espectaculares que jugó Manu fue el Mundial 2002 de Estados Unidos, en el que lamentablemente no pudo estar en la final. En la semifinal se esguinzó y no pudo estar pleno en la final. En ese momento Manu empezaba a estar en su plenitud. Después, las finales de la Euroliga en Italia fueron espectaculares, ni que hablar la NBA. Lo único que no viví fue el Juego Olímpico de Atenas, que lo vi por televisión, pero realmente fue impresionante, te llevaba a un estado de gran emoción. Cuando cantaron el himno, levantaron la bandera y estaba todo el equipo formado, fue un momento emocionante”.

Le diría que nos hizo vivir 20 años de gloria, de sensaciones espectaculares y de unos resultados deportivos por ahora inigualables. Ojalá pronto llegue gente que reemplace a la Generación Dorada. Como persona, ha demostrado con los chicos, con sus amistades, con toda la gente que lo conoce... es una satisfacción verlo realizado”, le agradeció al campeón olímpico en Atenas 2004.

Seguir leyendo: