(AP)
(AP)

El alivio o el desconsuelo. El desahogo o el papelón deportivo. No existirán las medias tintas mañana a las 17 de la Argentina, las 23 de aquí en San Petersburgo, cuando haya finalizado el partido ante Nigeria.

Habrá clasificación para los octavos de final o se consumará uno de los fracasos más estrepitosos de la historia del fútbol argentino. Aparecerá una vida más en el Mundial, con Francia o Dinamarca en el horizonte del primer cruce mano a mano, o llegará el doloroso final de un ciclo para Jorge Sampaoli y para los futbolistas históricos de la Selección, como Javier Mascherano, Lucas Biglia, Angel Di María, Sergio Aguero, Gonzalo Higuaín, Ever Banega, Marcos Rojo y luego se verá qué postura adopta Lionel Messi, a quien le quedaría margen para jugar otro Mundial.

(Reuters)
(Reuters)

Aquí se respiran sensaciones ambivalentes, al punto de que el optimismo y el pesimismo se viven cruzando -crueles- en la cabeza y en el corazón de los más de 25 mil argentinos que mañana volverán a alentar al equipo. Se impone un análisis del escenario en el que Argentina llega a la última fecha de la fase de grupos, entonces.

Por qué Argentina puede pasar de ronda

1• Porque tiene a Messi. Pese a que su comienzo en el Mundial sorprende por lo flojo de su nivel y por cierta apatía que lo acompañó en los dos partidos iniciales, su presencia siempre representa la mayor esperanza de que algo bueno puede pasar. Necesita mejorar él, necesita que sus compañeros lo busquen de un modo más adecuado y también precisa de una versión mejorada de Argentina como estructura colectiva. Un Messi contenido y ayudado por el equipo sería el mejor marco para que el as de espadas de la Selección recupere su versión extraterrestre, esa que Argentina tanto extrañó en el empate ante Islandia y en la caída frente a Croacia.

2• Porque cuenta con mayor jerarquía. Argentina no está afianzada ni mucho menos como equipo, pero a nivel individual cuenta con mayores recursos que Nigeria, un equipo inestable capaz de jugar muy mal un primer tiempo y de reaccionar y cambiar por completo su imagen en la etapa final de un partido. Le pasó en el amistoso que le ganó a Argentina en noviembre, en Krasnodar, por 4 a 2 después de haberse ido al descanso dos goles abajo, y también la semana pasada frente a Islandia, cuando con su victoria le dio vida a las chances de Argentina.

3• Porque de mitad de cancha hacia adelante tiene individualidades capaces de desequilibrar por sí solas, obviamente comenzando por Messi. Si se iluminan, Gonzalo Higuaín y Angel Di María son dos atacantes de elite. El Pipita es el goleador de la Juventus y Di María cuenta con un potencial que sufrieron las defensas de varios de los mejores equipos europeos. Banega y Enzo Pérez son jugadores con recorrido y calidad. Las dudas surgen de mitad de cancha hacia atrás, con un equipo que se mostró permeable para defender y para realizar las transiciones defensivas.

4• Porque Sampaoli se inclinó por el arquero que llegó al Mundial con mejor actualidad de los tres convocados. Después de su grosero error en el primer gol ante Croacia, Wilfredo Caballero le dejará su lugar a Franco Armani. El guardián de los tres palos de River hará su debut en la Selección nada menos que en un partido decisivo de un Mundial, pero lo avalan su personalidad y el rendimiento mostrado no solo en los seis primeros meses en River, sino tambén lo que hizo previamente en Atlético Nacional de Medellín, donde -con trece títulos, incluida la Copa Libertadores 2016- se transformó en el futbolista más ganador de la historia del equipo colombiano.

5• Porque el carácter del jugador argentino suele aflorar en situaciones límite. Argentina estuvo cerca de quedarse sin Mundial y el equipo sacó adelante una situación muy compleja al ganarle 3 a 1 a Ecuador en la altura de Quito. Es cierto que los ecuatorianos jugaron con muchos suplentes, pero el equipo se sobrepuso a una desventaja tempranera y aquella noche jugó con autoridad. La misma autoridad que posiblemente necesite ante Nigeria para quedarse con los tres puntos.

Por qué Argentina puede quedar eliminada

1• Porque el nivel de juego del equipo hasta ahora dejó muchas dudas. Sin elaboración de juego, con un ritmo al que de a ratos le faltan sorpresa y aceleración, y más bien frágil en el fondo, Argentina se mostró como un conjunto poco confiable en los partidos ante Islandia y Croacia. Si no levanta su rendimiento, será difícil que pueda conseguir la victoria que necesita para avanzar de fase.

2• Porque la salud interna del equipo está deteriorada. La relación entre Sampaoli y los históricos del plantel quedó desgastada luego de los dos partidos iniciales. Por lo bajo, los jugadores le cuestionan que cambió muchas ideas tanto en la preparación como en el comienzo del Mundial (por caso, línea de cuatro atrás ante Islandia y de tres frente a Croacia) y, lejos de una autocrítica más profunda, le endilgan al técnico las mayores responsabilidades por el presente del equipo.

3• Porque la presión le puede jugar en contra. Después de las finales perdidas en el Mundial de Brasil 2014 y en las últimas dos Copa América, el equipo carga con una pesada carga sobre su espalda, un factor capaz de inhibir a cualquier futbolista. Necesita superar esa barrera psicológica para ganar.

4• Porque el equipo no se muestra firme cuando lo atacan. La solidez no es un rasgo que distinga a la Selección, aun cuando Sampaoli dijo ser consciente en la previa del Mundial de que para ganar la Copa hay que tener mucha seguridad defensiva y un arco que reciba pocos goles.

5• Porque hasta ahora le faltó frescura ofensiva. Argentina suele manejar la pelota durante mayor tiempo que sus rivales, pero luego no se observan movimientos de ataque aceitados. Mucho menos se ven los famosos automatismos de los que hablaba Guardiola cuando dirigía al Barcelona. El juego no fluye con claridad y cuando eso pasa los equipos se vuelven poco agresivos en ataque.

6• Porque si Messi sigue sin aparecer, todo se le volverá doblemente complejo. Argentina es un equipo absolutamente terrenal cuando su capitán no juega a tono con su enorme riqueza técnica. En una instancia decisiva, necesita del mejor Messi para acercarse a la victoria.

Lionel Messi (Reuters)
Lionel Messi (Reuters)

7• Porque le faltaron cambio de ritmo y aceleración. El juego de a ratos se vuelve monótono, con problemas para saltear las líneas defensivas del rival. Necesita sorprender, pisar el acelerador y desplegar las alas para atacar.
Como puede verse, son más los aspectos a corregir que los que están bien. El escenario presenta complejidades antes que facilidades para la Selección. Pero es fútbol y está claro que todo puede ocurrir, en un partido con carácter de final anticipada pese a que los choques de eliminación directa comenzarán justamente en la instancia a la que Argentina espera acceder mañana.

SEGUÍ LEYENDO EN INFOBAE DEPORTES