Los dueños de Pilo con la placa que reconoce su marca de un millón de suscriptores. (Foto: Fernando Calzada)
Los dueños de Pilo con la placa que reconoce su marca de un millón de suscriptores. (Foto: Fernando Calzada)

YouTube cambió el universo del entretenimiento. Sesiones musicales, recortes de espectáculos televisivos, highlights deportivos, tutoriales varios y millones de creadores de contenido revolucionaron la industria. Los inicios de la plataforma, allá por los primeros meses de 2005, fueron casi tan rupturistas como el nacimiento de la televisión y la aparición de internet. Hoy, 15 años más tarde, una generación entera no sabe cómo era, y no se imagina, el mundo sin ella.

-Llegaron al millón de suscriptores…

-Nico: Sí, hace unas semanas. Repoquito…

-¿Imaginaron algo así cuando arrancaron con esto?

-Zepet: La verdad es que, cuando se empieza este tipo de cosas, siempre se espera alcanzar la mayor cantidad de audiencia posible, pero es algo que veíamos superlejano. O sea, todavía tenemos la placa de los 100.000 seguidores, lo cual ya había sido todo un logro. Era muy largo el lapso entre eso y el millón, y pensábamos que no íbamos a llegar más. El próximo reconocimiento llega a los 10 millones. A esa, la vemos muy lejana, pero uno nunca sabe (risas).

Nicolás Dalli Bortolot y Zepet (la identidad virtual de Ezequiel Gurovich) son los responsables de Pilo, un canal argentino de YouTube que cuenta con producciones propias y la participación de varios instagrammers, influencers y nuevas celebridades. Quizás, si alguien de más de 30 años leyera este artículo, lo justo sería decir que estos dos jóvenes son el Adrián Suar y el Gustavo Yankelevich de ese espectro de público compuesto por millennials y centennials: sus contenidos más vistos superan los seis millones de reproducciones.

Ambos tuvieron sus primeros trabajos relacionados al mundo de la comunicación: el primero estudió cine y, luego, se dedicó al mundo de la publicidad; el segundo estudió producción de tevé y tuvo algunos trabajos relacionados con eso y el marketing. Ninguno de los dos veía esos trabajos como una pérdida de tiempo, sino que más bien los consideraban como oportunidades para llevar adelante algunas de sus ideas más personales.

-¿Quién fue el que llamó al otro para decirle “armemos un canal de YouTube”?

-N: Él estaba haciendo otro canal, para ese tiempo estaba laburando en publicidad, y yo lo veía a él que hacía jodas y bromas filmadas en la calle, pero con muchas complicaciones a cuestas, porque es un contenido difícil de filmar.

Zepet y Nico son los creadores del canal argentino 'Pilo'. Foto: Fernando Calzada.
Zepet y Nico son los creadores del canal argentino 'Pilo'. Foto: Fernando Calzada.

-Z: Teníamos que ir a lugares donde la gente no supiera que la estábamos filmando, en lugares donde no quisieran que grabáramos y, bueno, la logística era complicada de llevar adelante. Nico, en ese entonces, venía a las grabaciones y, de a poco, se iba a sumando al equipo, y yo le pedía ayuda para grabar algunas cosas.

-N: Yo consumía la plataforma y, en un momento, le dije a Eze: “Tardás cinco días en grabar un video. Podríamos grabarlo en otro formato y con un contenido que sea más amigable para las marcas”. Me acuerdo de que había llegado una empresa y no la habían podido incluir en uno de sus contenidos. Ahí fue que dije “hay plata y marcas interesadas: es posible crear contenido propio”, y así salió todo esto.

El tiempo corre tan rápido que parecieran haber pasado millones de años luz desde aquel video de Jawed Karim (uno de los fundadores de la compañía) filmándose en un zoológico y hablando sobre lo cool que le parecían las trompas de los elefantes. Hoy, 88 millones de visitas después –y tras un sinfín de material subido desde todas partes del mundo a la red social– se puede afirmar con total certeza que fue bastante inocente y poco pretencioso el primer contenido disponible de la empresa que supo tener como leitmotiv aquello de “Broadcast yourself” (“Transmite tú mismo”). Aunque bien podría decirse que funcionó acertadamente para demostrar que no era necesario un estudio, ni luces, ni cámaras de última generación para poner en línea un contenido. Un dato: ese “piloto” fue el único video que subió Jawed a su canal.

Carolo Vázquez: una piba jugando al FIFA

-¿Cuántos años tenés?

-26.

-¿Mirabas mucho YouTube antes?

-No tanto. Ahora, miro mucho más (risas). Hay que agarrarle la mano al contenido que hay primero y encontrar eso que a uno le gusta, porque hay demasiado y es difícil elegir ante tanta oferta. Por ahí, no miro tanto contenido de FIFA, sino que veo más lo que se está haciendo o se va a hacer. Después, veo a un montón de streamers y cosas de gente que por ahí hace un stream contando anécdotas. Nada que ver. Es más, miro a referentes del mundo del streaming como Francaster, Coscu, Joaco o a Lucas Baini, que hace cine.

Carolina Vázquez, Carolo, es una de las nuevas youtubers con más éxito de Argentina. Foto: Fernando Calzada.
Carolina Vázquez, Carolo, es una de las nuevas youtubers con más éxito de Argentina. Foto: Fernando Calzada.

Carolina Vázquez, Carolo en las redes, es un claro ejemplo de que, con una cámara, una idea clara y mucha dedicación, es posible llevar adelante un contenido propio exitoso. Casi como una consecuencia de los tiempos que corren, en los que el feminismo ganó el centro de la escena política y social, la creadora de “Pibas jugando al FIFA” lleva adelante un ciclo de entrevistas a jugadoras de FutFem y, además, sube algunos consejos para divertirse un poco con el videojuego.

La historia de Carolina podría resumirse de la siguiente manera: intentó hacer el CBC de Ciencias Ambientales en la UBA, aunque no tuvo mucho éxito; luego, estudió para recibirse de mecánica dental, pero, a pesar de haber obtenido el título y dado sus primeros pasos en eso, se puso a estudiar para recibirse como redactora creativa en publicidad. Mientras llevaba a cabo sus estudios, presentó un trabajo que funcionó bien y fue reclutada por una agencia. Después de unos años en el universo publicitario, y cansada del ambiente, decidió pegar el salto, convertirse en su propia marca y empezar a desandar su camino como youtuber. Aun así, deja en claro que puede llevar esto adelante gracias al apoyo de sus padres: “Si viviera sola, no podría hacer la locura de dejar mi trabajo...después aparece el titular famoso de ‘Dejó su trabajo y ahora triunfa como youtuber’. A mí, eso me da un poco de vergüenza porque la gente lee lo de ‘Dejó su trabajo…’ y dicen ‘eh, esta cheta de mierda’ (risas) pero, la realidad, es que mi familia me apoyó para que pudiera intentar esto.

Crear y ser el dueño del contenido

A una década y media de la génesis de todo, cada vez son más los jóvenes que se meten a probar suerte en el universo audiovisual. Con una audiencia de más de 2000 millones de personas alrededor del mundo –según un informe de We Are Social– y luego de que Google (empresa que adquirió YouTube en 2006) confirmara que los ingresos de la compañía alcanzaron los 1650 millones de dólares, ya nadie cree que la plataforma es solo una cueva de niños y vagos que no saben en qué, ni de qué modo, malgastar su tiempo.

-Antes de arrancar con esto, ¿pensaban que los youtubers eran chantas?

-N: La verdad es que no, pero creo que es porque siempre lo consumí.

-Z: Para mí, hay de todo, pero no solo entre los youtubers, sino entre cualquiera que trabaje en el mundo del entretenimiento. Hay algunos a los que ves y decís “¿Qué hace actuando tal o cual en esa telenovela?”. Desde un principio, nuestro objetivo con Nico era entrar a YouTube con un poquito más de calidad: entramos con micrófonos, cámaras y luces, a diferencia de mucha gente que era un poco más amateur, pero hay de todo.

Cuando Carolina es consultada por esta última cuestión, responde, entre risas y con honestidad brutal, haberse convertido en todo lo que odiaba. Pensando un poco más la pregunta, se anima a realizar un pequeño análisis: “Me parece que, en realidad, eso es algo que carga con mucho prejuicio. O sea, pensar que el youtuber no labura o lo de ‘buscate un laburo honesto’, ‘agarrá una pala’, ‘vivís de la plata de mis impuestos’ es, en realidad, una percepción equivocada de los demás sobre aquellos que trabajan de algo que les gusta y disfrutan hacer. Durante mucho tiempo, pensé que los que hacían esto eran ladris y era porque, quizás, tenía un poco de envidia de que ellos sí podían hacer lo que les gustaba y yo no”.

Un trabajo poco convencional no deja de ser un trabajo solo por el hecho de ser catalogado de esa manera. Curiosamente, cuando los creadores de contenido son consultados acerca de la “monetización” (uno de los verbos de moda en estos tiempos) de su labor, todos coinciden en algo: es muy difícil obtener buenos dividendos dedicándote a esto en Argentina.

Carolo Vázquez se define como
Carolo Vázquez se define como "creadora de contenidos" y es la responsable de "Pibas jugando al FIFA". Foto: Fernando Calzada.

Carolo dice que, para lograr rentabilidad dentro de la plataforma, se debe cumplir con una serie de requisitos impuestos por ellos mismos. “Para poder realmente hacer plata, necesitás ser Jorge de Te Lo Resumo (otro joven local con más 4.11 millones de suscriptores a su canal), que tiene millones de visitas y está construyendo esto desde hace años. Yo utilizo esto como a una vidriera para lo que puedo llegar a hacer o lo que hago, y para mostrar cuál es mi perfil”, y agrega una definición que rompe las etiquetas que lleva a cuestas: “No sé si me considero una youtuber. Para mí, soy ‘creadora de contenido’ y eso ya me abrió la puerta a un montón de cosas”.

Si 15 años fueron suficientes para transformar la forma de consumir entretenimiento, pocos pueden imaginar cómo continuará esta historia de likes y reproducciones.

-¿Qué objetivo tienen para los próximos cinco años? ¿Llegar a los 10 millones de suscriptores?

-N: Cuando lleguemos los 10 millones, te atendemos en Miami (risas). Nuestro próximo objetivo es un canal nuevo que estamos armando con los chicos de Gran Berta, que es una especie de Pilo, pero todo sobre gaming.

-Z: Tenemos nuestros proyectos independientes y Pilo nos ayuda a impulsarlos. Estamos pensando en otras cosas, relacionadas con los juegos, con las temporadas nuevas de formatos que ya han resultado exitosos en el canal. La idea es subir el volumen de contenido, pasar de dos videos semanales a tres, cuatro y cinco, progresivamente, hasta que podamos subir videos todos los días.

“Si vos me decías, hace un año, que iba a dejar el mundo de la publicidad para estar acá, no lo imaginaba. Es muy difícil proyectar, pero espero que esto crezca. Sé que no me voy a dedicar a esto para toda la vida y que, si alguna vez me aburro, mi futuro probablemente vaya encaminado por el fútbol y los e-sports, pero tampoco creo que vaya a tener un canal de YouTube para toda la vida. Quiero crecer en la medida en que me divierta seguir haciendo esto”, sentencia Carolo sobre su futuro, dejando en claro que esta red social revolucionó todo, pero que sabe con certeza eso de que “nada es para siempre”.

LEA MÁS: