Brian Fonseca: “China está expandiendo peligrosamente su infraestructura digital a lo largo de la región”

El director del Instituto Jack Gordon de la Florida International University (FIU) expresó su preocupación por el avance de la tecnología china en América Latina y alertó sobre su creciente cooperación con los países de la región en materia de seguridad pública

Compartir
Compartir articulo
"La tecnología no es política ni ideológica", detalla Fonseca. Sin embargo reconoce que la IA ofrece oportunidades a los regimenes autocráticos para avanzar en su agenda autoritaria (Giovanni Sacchetto)
"La tecnología no es política ni ideológica", detalla Fonseca. Sin embargo reconoce que la IA ofrece oportunidades a los regimenes autocráticos para avanzar en su agenda autoritaria (Giovanni Sacchetto)

El uso de la inteligencia artificial (IA) agita fantasmas en todo el mundo. Las campañas de desinformación y los deep fakes son amenazas que se ciernen sobre las instituciones democráticas. En diálogo con DEF, el director del Instituto Jack Gordon de Políticas Públicas de la Florida International University (FIU), Brian Fonseca, dio su opinión sobre el avance de las nuevas tecnologías y la necesidad de regularlas.

“La tecnología no es política ni ideológica”, precisó. Sin embargo, reconoció que la IA ofrece “oportunidades a los regímenes autocráticos para avanzar en su agenda autoritaria”. Ese será uno de los temas centrales de la futura Conferencia de Seguridad Hemisférica (HSC 2024), organizada por la FIU y que tendrá lugar en Miami el próximo 9 y 10 de mayo.

Al respecto, este experto manifestó su preocupación sobre China. Señaló que el régimen de Pekín aprovecha el “vacío” dejado por EE. UU. para penetrar con su infraestructura digital en América Latina y el Caribe, particularmente en el ámbito de la seguridad pública. “China está exportando las mismas prácticas de vigilancia intrusiva y represión que emplea dentro de sus fronteras”, advertía este experto, en un artículo publicado en 2023, en coautoría con su colega Leland Lazarus, en la prestigiosa revista Foreign Policy.

“Debemos preguntarnos cómo afecta esta infraestructura digital china la soberanía de los Estados y el control de los datos de los ciudadanos dentro de sus fronteras”, alertó Brian Fonseca. Se refirió, en ese sentido, a la llamada “Ruta de la Seda digital”, lanzada por el presidente Xi Jinping en 2017, y a la competencia entre China y Occidente en ámbitos tecnológicos como la red 5G y la futura red 6G de telefonía móvil. “La presencia china en el sector de las telecomunicaciones es preocupante”, señaló.

Según Fonseca, se espera que para 2035 o 2040 la Inteligencia Artificial alcance su “pico” de injerencia sobre nuestra vida cotidiana. Por eso, resalta la importancia de dominar estas herramientas (Fernando Calzada)
Según Fonseca, se espera que para 2035 o 2040 la Inteligencia Artificial alcance su “pico” de injerencia sobre nuestra vida cotidiana. Por eso, resalta la importancia de dominar estas herramientas (Fernando Calzada)

Inteligencia Artificial: una revolución en marcha

-¿Cuáles son los principales beneficios de la IA en términos de políticas públicas y qué precauciones deben tomar los gobiernos?

-La IA está basada en el uso de datos. En cuanto a la governance, permitiría optimizar la eficiencia de los servicios públicos, acelerando trámites como licencias y cédulas de identidad, ya que optimizaría el procesamiento de datos. También, por ejemplo, sería de gran utilidad en la gestión de la seguridad pública. La gran cuestión que deben considerar los gobiernos es su uso de manera adecuada. Se debe garantizar la ética en el manejo de la IA, el correcto uso de la información y la rendición de cuentas de parte de los responsables.

-¿Cuál cree que puede ser el impacto en la fuerza de trabajo y de qué manera vamos a interactuar con las máquinas?

-Un segundo tema por considerar es la velocidad de la adopción de la IA y la transición, que va a obligar a capacitar, mejorar y adaptar la formación de la fuerza de trabajo. Se espera para 2035 o 2040 el “pico” de la IA en nuestra vida cotidiana. No va a haber ningún sector de actividad que no vaya a sufrir el impacto. Algunas de las industrias van a desaparecer, otras se van a fusionar y otras van a evolucionar. Debemos formar a nuestros ciudadanos en las habilidades necesarias para un siglo XXI que va a estar dominado por la IA. Los investigadores sugieren que va a haber, al menos, tres formas dominantes en la interacción entre los humanos y las máquinas. En la primera de ellas, las máquinas funcionarán como agentes. Es decir, las vamos a instruir para que hagan algo por nosotros, ya sea enviar un mail, agenda una reunión, editar un paper académico, etc. El segundo tipo de interacción es el de las máquinas como copilotos, lo que permitirá optimizar el desempeño de los trabajadores. Y un tercer tipo de interacción en el que las máquinas funcionarán como managers, brindando información que impactará en las decisiones que las personas posteriormente adoptarán

"La ventaja competitiva está en la infrastructura digital barata, con tecnologías que utilizan IA para seguridad interna, como por ejemplo los sistemas de reconocimiento facial", señala Fonseca ( Archivo DEF)
"La ventaja competitiva está en la infrastructura digital barata, con tecnologías que utilizan IA para seguridad interna, como por ejemplo los sistemas de reconocimiento facial", señala Fonseca ( Archivo DEF)

-¿Cómo hace frente EE. UU. al faltante de mano de obra calificada en el sector digital y, particularmente, en ciberseguridad? ¿Podría contarnos el trabajo que hacen en la Florida International University?

-Hoy EE. UU. cuenta con unas 572.000 posiciones vacantes en el sector ciber. El total de mano de obra estadounidense en ese campo es de 1,1 millones. Debemos reducir esa brecha, que fue incluso mayor en el pasado, cuando llegó a 700.000 puestos vacantes. En el caso de la FIU, nosotros nos focalizamos en capacitar a veteranos del sector militar en ciberseguridad a través del programa “Expand and Enhance America’s Cyber Workforce”. También brindamos un mínimo de conocimientos a todos nuestros estudiantes, tanto en carreras de grado como ya graduados. Contamos también con cursos cortos, diseñados para capacitar en pocos meses a los estudiantes. También intentamos crear conciencia sobre los riesgos y las amenazas que existen. Tengamos en cuenta que la primera Estrategia Nacional de Ciberseguridad de EE. UU. data de 2017, con sucesivas actualizaciones en 2021 y 2023. Es todo muy reciente.

La infraestructura digital china en la región

-¿Cuáles son sus mayores preocupaciones respecto del avance de China en la región?

-El nivel de cooperación entre EE. UU. y los países de la región en el ámbito de la seguridad está muy lejos del que mantiene en el ámbito militar. Hoy en día, la ausencia de conflictos interestatales, el regreso de los militares a los cuarteles y el hecho de que la seguridad interna sea la mayor amenaza para los países del continente ha hecho que las instituciones de seguridad hayan adquirido mayor relevancia que las militares. Esa circunstancia ha sido aprovechada por China para la proliferación de su tecnología y su infraestructura digital. Involucrarse en la esfera de la seguridad pública, donde EE. UU. no es un actor dominante, les permite a los chinos sacar ventajas.

Para Fonseca la presencia de China en el sector de las telecomunicaciones es preocupante: "Los paquetes ofrecidos por Huawei y ZTE son una opción mucho más accesible que los de AT&T, Ericson u otras compañías occidentales" (Archivo DEF)
Para Fonseca la presencia de China en el sector de las telecomunicaciones es preocupante: "Los paquetes ofrecidos por Huawei y ZTE son una opción mucho más accesible que los de AT&T, Ericson u otras compañías occidentales" (Archivo DEF)

-¿Se trata de una cuestión meramente económica o hay otros factores en juego?

-Está claro que China no puede competir directamente con EE.UU. vendiendo tecnología militar, aviones o naves. Su industria militar doméstica no es tan fuerte. Tal vez nadie compre un avión o una embarcación militar china, pero sí drones y sistemas aéreos no tripulados. Su ventaja competitiva está en la infraestructura digital barata, con tecnologías que utilizan IA para seguridad interna, como, por ejemplo, los sistemas de reconocimiento facial. Además del beneficio en términos de costos para los países de la región, China no se preocupa por cuestiones como las violaciones a los derechos humanos o la corrupción de instituciones policiales locales.

-Hay otros sectores en los que se observa la preocupación de EE. UU., como por ejemplo la red 5G de telefonía móvil.

-La presencia de China en el sector de las telecomunicaciones es preocupante. Los paquetes ofrecidos por Huawei y ZTE son una opción mucho más accesible para muchos países que las de AT&T, Ericson u otras compañías occidentales. La Ruta de la Seda Digital fue concebida como una manera de construir una infraestructura global, que va desde la “diplomacia digital” hasta sectores con un potencial para el futuro, como la computación cuántica o la industria espacial. La red 5G y la futura red 6G son campos de competencia entre China y Occidente. Hoy China también está moviéndose del financiamiento de grandes proyectos de infraestructura a iniciativas más focalizadas y estratégicas. Por ejemplo, el litio en Sudamérica y el sector energético, como ya ha ocurrido con el sistema eléctrico en Perú (China Southern Power Grid adquirió en 2023 los activos del grupo italiano Enel).

"La realidad es que el costo de reducir sus vínculos comerciales con China sería muy alto para la Argentina" (Giovanni Sacchetto)
"La realidad es que el costo de reducir sus vínculos comerciales con China sería muy alto para la Argentina" (Giovanni Sacchetto)

-El presidente argentino Javier Milei manifestó su compromiso con las democracias liberales y dijo que su gobierno no mantendría relaciones con dictaduras ni regímenes comunistas. ¿Es mera retórica o puede tener alguna traducción en cuestiones concretas?

-Yo creo que es solo una cuestión discursiva. Es posible que Milei no reciba tan asiduamente a autoridades chinas, como hacían Cristina Fernández de Kirchner o Alberto Fernández. Sin embargo, la realidad es que el costo de reducir sus vínculos comerciales con China sería muy alto para la Argentina. Existen áreas en las que Milei tal vez pueda cambiar en algo el enfoque, como en cuestiones de seguridad, y tener un mayor vínculo con EE. UU. Pero difícilmente cambie algo en la economía.