Último día violento en la Feria del Libro: un editor denuncia ataque del personal de seguridad

Francisco Garamona, poeta y director del sello Mansalva, contó: “Me ahorcaron, casi me matan”. La Fundación El Libro habla de una “contravención” que motivó el accionar para poner “fin al disturbio”

Guardar

Nuevo

Violencia en la Feria del Libro: el editor Francisco Garamona denuncia que fue atacado por el personal de seguridad
Violencia en la Feria del Libro: el editor Francisco Garamona denuncia que fue atacado por el personal de seguridad

La Feria del Libro de Buenos Aires es un lugar pacífico. La gente va y viene, pasean, compran, escuchan, leen y se van. Las batallas suelen darse en forma de debate argumentativo. Pero ayer, en el último día del megaevento que se realiza todos los años en La Rural se produjo un episodio violento. Un video publicado en Reddit muestra un altercado entre el personal de seguridad de la Feria y un grupo de personas, entre ellos el poeta, músico y editor Francisco Garamona. “¡Me agarraron como si fuera un asesino!”, grita desde el piso, con la respiración agitada y el rostro enrojecido.

Quien publicó el video puso un título despectivo: “Zurdo prende porro en la Feria del Libro termina mal”. La Fundación El Libro acaba de publicar un comunicado adhiriendo a esa versión: “Ante una contravención (personas que estaban fumando en un stand), que incumplía el reglamento y ponía en riesgo la seguridad de todo el predio, una agente de vigilancia se acercó a pedir que se pusiera fin a la transgresión de las normas, tras lo cual fue agredida verbal y físicamente. A partir de este hecho, se sumó personal de seguridad para proteger a su compañera, poniendo fin al disturbio”.

“Yo no estaba fumando. Y si quieren que me hagan estudios toxicológicos”, le dice Garamona sin medias tintas a Infobae Cultura. Su versión es completamente diferente: todo empezó con cánticos contra Milei, empujones, un tackle a una escritora y ahí la violencia. “Me arrastran, me llevan a diez metros del stand, a un espacio abierto y me empiezan a pegar entre doce personas. Me ahorcaron, casi me matan, me pegaron un estrangulamiento tremendo, me doblaron todos los brazos, me pegaron patadas en la cabeza, en las piernas, en la columna”, cuenta el editor del sello Mansalva.

Violencia en la Feria del Libro de Buenos Aires 2024

El último día de la Feria, a las diez de la noche, todos los que forman parte de los distintos stands, luego de tres intensas semanas en el predio de La Rural, hacen el clásico aplauso de cierre. Esta edición tuvo algo singular: la coyuntura política. Además de los aplausos, emergieron cánticos contra Javier Milei. La tensión entre el gobierno y la Fiera del Libro fue evidente: prueba de eso es la ausencia de autoridades nacionales en el acto de apertura, la quita del stand de la Secretaría de Cultura y la presentación cancelada del libro de Milei, así como también las fuertes críticas a la gestión de parte de la Fundación El Libro, editores y escritores.

“Se termina la Feria y con el clásico aplauso que se hace empezaron a cantar en contra de Milei, a los cuales algunas de las personas del stand, entre las que me incluyo, nos sumamos. Y viene una patota de seguridad”, dice Garamona. En ese momento, una escritora chilena —”se llama Leonora, no recuerdo el apellido”— va a hablar con el personal de seguridad, “y le hacen como un tackle, una toma y la tiran al piso”. “Frente a eso yo no me pude quedar impertérrito. Estaba filmando con mi celular. Me piden que deje de filmar. Eso desató como la ira y la violencia extrema de esta gente”, recuerda.

“Entonces me sacan el celular, me arrastran, me llevan a diez metros del stand, a un espacio abierto y me empiezan a pegar entre doce personas. Me ahorcaron, casi me matan, me pegaron un estrangulamiento tremendo, me doblaron todos los brazos, me pegaron patadas en la cabeza, en las piernas, en la columna. Era todo tan absurdo que hasta me daba gracia porque no lo podía creer. Y después vuelvo a mi stand y los tipos estaban todos ahí esperando para agarrarme porque se querían meter en el stand, cosa que no pueden hacer. Además no tienen ningún tipo de potestad para manejarse de esa forma. Ellos tienen que estar ahí cuidando”, agrega.

Francisco Garamona es poeta, músico y editor del sello Mansalva
Francisco Garamona es poeta, músico y editor del sello Mansalva

“Se manejaban como si fueran un grupo de tareas. Estaban todos ahí esperando que yo saliera para volver a agarrarme, porque estaban ensañados conmigo, que no les había hecho nada”, dice el editor. “En el momento que me estaban pegando a mí en el piso también le pegan a Washington Cucurto, a Nicolás Moguilevsky, mi socio en Mansalva: una cosa muy gratuita y muy violenta y extrema”.

En ese momento, luego de la golpiza, Francisco Garamona cuenta que pensó “lo único que me puede ayudar en esta situación es la policía, poner un poco de orden”. Entonces llama a los oficiales que estaban afuera. “Viene la policía y ahí la cosa paró un poco. Ello se juntan todos los de seguridad porque yo estaba con la policía fuera de la Feria, pero dentro del predio de La Rural. Les digo ‘gracias que vinieron porque estos son tremendos, me podían haber matado’”. Sobre lo motivos, reflexiona: “Supongo que es gente que se siente amparada por todos los discursos de odio y porque piensan que la violencia no tiene represalias”.

Garamona no hizo la denuncia, “porque cuando viene el SAME, los de seguridad se juntan con el jefe e inventan eso de que yo le había pegado una mujer de seguridad, lo cual es una falacia absoluta. Hay videos que demuestran todo lo contrario. La mujer no tenía nada en la cara. Yo me acerqué a ella y le dije: ‘¿Yo te pegué?’. Me dijo: ‘No, no me hiciste nada’. Inventan eso como para tener algo con qué justificarse. Estuve ahí como cuatro horas parado al lado de un patrullero con ropa bastante liviana y hacía mucho frío, era de noche”.

Anoche fue el último día de la Feria del Libro de Buenos, a la que asistieron más de un millón de personas durante las tres semanas que duró el megaevento (Foto: Fundación El Libro)
Anoche fue el último día de la Feria del Libro de Buenos, a la que asistieron más de un millón de personas durante las tres semanas que duró el megaevento (Foto: Fundación El Libro)

Cuando Garamona les cuenta a los trabajadores del SAME lo sucedido y les consulta qué hacer, ellos le dicen que lo mejor es ir a la comisaría a hacer la denuncia y después ir a un hospital a que te atienda un médico legista. “Vas a estar hasta mañana al mediodía”, cuenta que le dicen. “Me estaba esperando mi hija adolescente en mi casa. Estaba ella solita, que volvía de una escuela de artes que va a la noche. Y no podía, no quería. La verdad que estaba tan en shock y traumatizado y tan dolorido que quería volver a mi casa, darme una ducha, acostarme y olvidarme de esa pesadilla. Y fue lo que hice”.

No presenté ninguna denuncia, lo cual no quita que la pueda hacer. Pero no quise pasar por toda esta cuestión de los médicos legistas y demás”, dice el editor y concluye del otro lado del teléfono: “La seguridad la contrata la Feria y lo mínimo que podrían hacer es un pedido de disculpas. Yo no tengo intención de accionar contra ellos porque me re aburren las instancias judiciales, pero lo que pasó fue muy grave, humana e institucionalmente. Repito, a mí me atacaron por filmar como le pegaban a una chica. Que no quieran correr el eje de eso”.

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias