La Feria del Libro le responde a Milei y el secretario de Cultura no estará en la apertura

Desde la organización, Alejandro Vaccaro dijo que es “el gobierno más hostil a la cultura” y se sorprendió de que el Presidente quiera “usar nuestro escenario” para presentar su obra. Y aunque había confirmado, Leonardo Cifelli finalmente no irá.

Compartir
Compartir articulo
La Feria del Libro, Javier Milei y Leonardo Cifelli.
La Feria del Libro, Javier Milei y Leonardo Cifelli.

“La verdad es que veo con sorpresa que el presidente Milei venga a presentar un libro en la Feria”, dice Alejandro Vaccaro, presidente de la Fundación El Libro, la entidad que organiza la Feria del Libro. ¿Por qué? “Un gobierno que está denostando todas las expresiones culturales, que intentó cerrar el Fondo Nacional de las Artes y el Instituto de Teatro, que está desguazando el INCAA, que atacó la Ley de Defensa de la Actividad Llibrera, que anunció su negativa a comprar millones de libros que estaban programados...”, agrega Vaccaro, que también dice que el de Milei es “el gobierno más hostil a la cultura que yo recuerde”.

Vaccaro habla de lo que será uno de los actos más convocantes de esta edicion de la Feria del Libro de Buenos Aires: la anunciada presentación de Capitalismo, socialismo y la trampa neoclásica, el último libro del actual presidente, sobre el que el mandatario conversó hace unos días con Infobae. El libro -que el presidente contó haber terminado en largos viajes de avión- será presentado el domingo 12 a las 16.30 en la Pista Central de la Rural, allí donde suele haber recitales y espectáculos de doma, por ejemplo, pero que no está entre los espacios que alquila la Feria del Libro. ¿Qué gana Milei con esto? Un marco imponente y capacidad para más más participantes: hay 3.000 lugares en lugar de 1.000.

Desde la Fundación -una organización formada por editores, libreros y escritores- Vaccaro contrapone este acto con la cuestionada actuación del gobierno en el área de la cultura. “Llama la atención que quien denosta la cultura use nuestro escenario para presentar un libro”, dice el autor de Borges, vida y literatura.

Javier Milei en la Feria del Libro 2023. (AP Foto/Natacha Pisarenko)
Javier Milei en la Feria del Libro 2023. (AP Foto/Natacha Pisarenko)

-¿A qué lo atribuye?

-Me parece que es una forma contradictoria de, por un lado, ningunearnos y por otro lado ponernos en valor desde el momento que usa La Feria como una vidriera para presentar su libro. Lo va a hacer en el marco de la Feria, pero en un espacio que no nos pertenece.

La organización del acto y la seguridad del Presidente, de todos modos, no estaráa a cargo de la Feria del Libro sino de Presidencia. “Mañana tenemos un Zoom con la gente de la Presidencia por este tema -cuenta Vaccaro- y lo que más nos preocupa es que ellos se hagan cargo de la seguridad. Porque la seguridad del Presidente es un tema que nos excede totalmente”.

-¿Ustedes temen que pase algo? Es un lugar abierto, expuesto, pero el presidente dijo que no tiene miedo.

-Bueno, muchas veces los presidentes hablan en lugares abiertos y se pueden tomar medidas de seguridad. El problema no es el espacio de la Feria, es si aparece un loco. Así como un loco quiso matar a Cristina en la puerta de la casa también un loco puede intentar hacer algo, pero cuidar la seguridad del presidente no está en el plano de nuestra responsabilidad, es cosa de Presidencia. Ellos ya fueron a ver el lugar. Ya están trabajando. Así que nosotros lo recibimos como a una persona más. Un escritor que quiere presentar un libro y va a tener todas las prerrogativas que tiene una persona que viene bajo esa circunstancia.

Alejandro Vaccaro, presidente de la Fundación El Libro
Alejandro Vaccaro, presidente de la Fundación El Libro

-¿No lo van a recibir antes en algún espacio privado?

-Sí, por supuesto, hay un protocolo. Nosotros vamos a cumplir con todas las reglas protocolares que que corresponden, más allá de que es el el gobierno más hostil a la cultura que yo recuerde. Nosotros cumpliremos con las reglas protocolares y lo recibiremos si él decide venir a la sala, a las salas VIP, como hacemos con todos. Y como hemos hecho con Vargas Llosa, con Pepe Mujica...

-¿Han recibido objeciones a partir del anuncio de esta presentación?

-No, no, pero si alguien lo objeta, nosotros vamos a rechazar esas objeciones porque, en tanto y en cuanto se cumplan las normas, adelante. Al contrario, nos gusta que pasen estas cosas en la Feria del Libro. Como cuando vino Cristina en 2019. Nosotros somos plurales. Aceptamos que todo el mundo que quiera presentar un libro venga y lo haga. Nosotros no preguntamos por la ideología.

Jóvenes en la Feria del LIbro de Buenos Aires. (Cortesía FEL Buenos Aires/Oscar A. Verdecchia)
Jóvenes en la Feria del LIbro de Buenos Aires. (Cortesía FEL Buenos Aires/Oscar A. Verdecchia)

-Con ciertos límites...

-Sí, el único límite es si hay una reivindicación del terrorismo de Estado, de las torturas, eso sí, porque reivindicar el terrorismo de Estado es apología del delito y la apología del delito es un delito. O sea que nosotros no podríamos poner un escenario para que alguien venga y cometa un delito. Es como si alguien dijera “mire, quiero hacer un acto y en el acto voy a matar a una persona”. No, eso no lo permitimos. Entonces esa es la única limitación. Pero después nosotros aceptamos todas las ideologías.

Se bajó el Secretario

Este lunes terminó otra incógnita en la que participaron la Fundación El Libro y el gobierno: el secretario de Cultura, Leonardo Cifelli, les anunció -e Infobae confirmó- que el funcionario no participará de la apertura, este jueves. Según dijo el motivo es que: “no le parece que haya que gastar plata en redoblar seguridad, como se dijo, y los inconvenientes que esto pueda generar a las autoridades de la Feria”, comentaron desde su entorno. En cambio, sí estaría el Jefe de Gobierno porteño Jorge Macri -que hablaría en el acto- y su ministra de Cultura, Gabriela Ricardes.

El secretario de Cultura Leonardo Cifelli. (Adrián Escandar)
El secretario de Cultura Leonardo Cifelli. (Adrián Escandar)

La inauguración suele ser el gran momento político de la Feria. Es entonces cuando se encuentran funcionarios y editores y se hacen sentir los reclamos de un sector con gran peso simbólico en la Argentina. Así lo vivieron funcionarios como Carlos Menem, que llegaba en helicóptero cuando vio una manifestación en la entrada y siguió de largo; también Darío Lopérfido, quien en 2001 -cuando era secretario de Cultura y Comunicación- tuvo que enfrentarse a una sala llena de carteles blancos con letras rojas y volantes que decían “Ley del libro: una deuda pendiente”. También lo supo el exministro y luego secretario de Cultura de Mauricio Macri, Pablo Avelluto, a quien muchos de los asistentes le dieron la espalda mientras un grupo lo abucheaba: no pudo hablar.

¿Qué escenario le hubiera esperado a un representante del gobierno nacional ante el malestar de un sector que ve sus ventas en caída libre y cuyas tiradas bajaron un 25 por ciento? Sin duda uno difícil. Vaccaro ya había contado, cuando se anunció la programación de esta Feria 2024, que le había sugerido a Cifelli que evaluara “con prudencia” su participación “dados los antecedentes con otros funcionarios cuestionados en ediciones anteriores”. Ahora, Vaccaro apoya la decisión de Cifelli: “Creo que hace bien en no estar porque eso podía enrarecer un poco el acto inaugural... por por la bronca que hay”.

Leonardo Cifelli había confirmado su presencia pero la semana pasada fuentes cercanas a él ya la ponían en duda. “El Secretario irá a visitar la Feria como siempre lo ha hecho, durante el transcurso de la misma, como cualquier persona puede hacerlo”, dijeron a Infobae este lunes.

El gran momento de la cultura argentina está por comenzar. Ya empezaron a sonar las voces.