La Bienal de Venecia bajo el lema “Extranjeros por todas partes” reúne a artistas LGBTQ+, outsiders e indígenas

Las obras inspiradas en la rica herencia aborigen y maorí ganan los prestigiosos Leones de Oro, resaltando la importancia de las culturas originarias en el escenario global del arte

Compartir
Compartir articulo
La artista brasileña Manauara Clandestina posa frente a la entrada principal del pabellón principal de la 60ª Bienal de Arte de Venecia
La artista brasileña Manauara Clandestina posa frente a la entrada principal del pabellón principal de la 60ª Bienal de Arte de Venecia

En la 60ª Bienal de Venecia de arte contemporáneo, inaugurada el sábado y comisariada por primera vez por un latinoamericano, los artistas “outsiders”, “queer” e indígenas obtienen una merecida tribuna. La muestra principal del comisario brasileño Adriano Pedrosa, que acompaña a los 88 pabellones nacionales durante los siete meses de duración, se centra en la pintura figurativa, con menos instalaciones que en ediciones recientes. La mayoría de los artistas proceden del Sur Global, que durante mucho tiempo ha sido ignorado por los circuitos principales del mundo del arte. Muchos han muerto. Frida Kahlo, por ejemplo, hace su primera aparición en la Bienal de Venecia. Su cuadro de 1949 “Diego y yo” cuelga junto a otro de su marido y compañero de profesión, Diego Rivera.

A pesar de su menor número, los artistas vivos tienen “una presencia física mucho más fuerte en la exposición”, dijo Pedrosa, y cada uno de ellos expone una obra a gran escala o una colección de obras más pequeñas. La gran mayoría debuta en la Bienal de Venecia.

Los visitantes de las dos sedes principales, los Giardini y el Arsenale, serán recibidos por un cartel de neón de la cooperativa de arte conceptual Claire Fontaine con el título de la exposición: “Stranieri Ovunque - Extranjeros por todas partes”. Un total de 60 en distintos idiomas cuelgan por todas las sedes.

El pabellón de los Países del Norte de Europa de la 60ª Bienal de Arte de Venecia
El pabellón de los Países del Norte de Europa de la 60ª Bienal de Arte de Venecia

En el contexto de los conflictos mundiales y el endurecimiento de las fronteras, el título parece una provocación contra los gobiernos intransigentes; como mínimo, un acicate para considerar nuestra humanidad compartida. A través de artistas con perspectivas infrarrepresentadas, la exposición aborda temas como la migración y la naturaleza de la diáspora, así como el indigenismo y el papel de la artesanía.

“Extranjeros en todas partes, la expresión tiene muchos significados”, dijo Pedrosa. “Se podría decir que vayas donde vayas, estés donde estés, siempre estás rodeado de extranjeros. ... Y luego, en una dimensión subjetiva más personal, quizá psicoanalítica, vayas donde vayas, también eres extranjero, en el fondo” y afirmó: “El refugiado, el extranjero, el queer, el outsider y el indígena, estos son los ... temas de interés de la exposición”.

La instalación "Pret A Patria" de la artista Bárbara Sánchez Kane
La instalación "Pret A Patria" de la artista Bárbara Sánchez Kane

Algunos momentos destacados de la Bienal de Venecia, que se celebra hasta el 26 de noviembre:

Geopolítica en la Bienal

Ante la amenaza de protestas, el Pabellón de Israel permaneció cerrado después de que el artista y los comisarios se negaran a abrirlo hasta que se produjera un alto el fuego en Gaza y se liberara a los rehenes israelíes secuestrados por militantes dirigidos por Hamás.

Ucrania se presenta por segunda vez en la Bienal como país invadido; una diplomacia blanda destinada a mantener al mundo centrado en la guerra. Rusia no ha aparecido en la Bienal desde que comenzó la invasión ucraniana, pero esta vez su histórico edificio de 110 años de antigüedad en los Giardini está cedido a Bolivia.

Durante los preestrenos de esta semana, un cartel impreso colgaba del puente de la Accademia etiquetando a Irán de “régimen terrorista asesino” y declarando que “el pueblo iraní quiere libertad y paz”. La sede del pabellón iraní estaba cerca, pero no había señales de actividad. La Bienal anunció que abriría sus puertas el domingo, dos días después de la salida de Italia de los ministros de Asuntos Exteriores del Grupo de los Siete, que advirtieron a Irán de sanciones por su escalada de violencia contra Israel.

La instalación "Topak Ev", del artista Nil Yalter
La instalación "Topak Ev", del artista Nil Yalter

Leones de Oro

El León de Oro al mejor pabellón nacional fue para Australia por la instalación de Archie Moore “kith and kin”, que traza sus propias relaciones aborígenes a lo largo de 65.000 años. Está escrita con tiza en las oscuras paredes y el techo del pabellón, y tardó meses en completarse. El Colectivo Mataaho de Nueva Zelanda ganó el León de Oro al mejor participante en la exposición principal de Pedrosa, por su instalación inspirada en el tejido maorí que atraviesa el espacio de la galería, proyectando un patrón de sombras y cuestionando la interconexión.

Artistas LGTBQ

Como artista queer nacido en Corea del Sur y que trabaja en Los Ángeles, Kang Seung Lee dijo que se identificaba con la “invitación de Pedrosa a mirar nuestras vidas como extranjeros, pero también como visitantes de este mundo”.

Su instalación “Sin título (Constelaciones)”, que reflexiona sobre los artistas fallecidos en la epidemia de sida a través de una colección de objetos, dialoga con las obras de papel sobre lienzo del artista británico Romany Eveleigh, fallecido en 2020. “Las obras hablan entre sí, una conversación intergeneracional, por supuesto”, dijo Lee, de 45 años, cuyas obras se han mostrado en exposiciones internacionales, incluida la Documenta 15. Esta es su primera Bienal de Venecia.

Cerca de allí, la artista transexual brasileña Manauara Clandestina presentó su vídeo “Migranta”, que habla de la historia de migración de su familia. Es muy fuerte, porque puedo oír la voz de mi padre”, dijo. Clandestina, oriunda de la ciudad amazónica de Manaos, abrazó a Pedrosa durante el preestreno para la prensa de su debut en Venecia. Dijo que sigue trabajando en Brasil a pesar de la discriminación y la violencia contra los transexuales.

"Keepers of the Krown", de la artista Lauren Halsey
"Keepers of the Krown", de la artista Lauren Halsey

Nuevos participantes nacionales

Los Giardini acogen 29 pabellones nacionales que representan a algunas de las naciones participantes más antiguas, como Estados Unidos, Alemania, Francia y Gran Bretaña. Las incorporaciones más recientes se exponen en el cercano Arsenale o en lugares más alejados, como Nigeria este año en el barrio veneciano de Dorsoduro.

El pabellón nigeriano, en un edificio en desuso con paredes de ladrillo en bruto que destilan potencial, alberga una exposición que abarca diversos medios -incluidos el arte figurativo, la instalación, la escultura, el arte sonoro, el cine y la realidad aumentada- de artistas que viven en la diáspora y en su país de origen.

Aindrea Emelife, comisaria de la exposición, afirma: “Estas diferentes relaciones con el país permiten obtener una perspectiva única y diferente de Nigeria. “Creo que es muy interesante considerar cómo el abandono de un espacio crea una nostalgia por lo que no ha sido y permite a un artista imaginar una continuación alternativa a aquello”. La exposición trata de la nostalgia, pero también de la criticidad”.

La exposición “Nigeria Imaginary” de la Bienal, compuesta por ocho artistas, viajará al Museo de Arte de África Occidental de Benin City (Nigeria), del que Emelife es comisaria, lo que le dará “un nuevo contexto y un nuevo sentido de relevancia”, afirmó.

El director de cine Majid Al-Remaihi aparece delante de su película "And Then They Burn the Sea"
El director de cine Majid Al-Remaihi aparece delante de su película "And Then They Burn the Sea"

Roturas

El artista británico de origen ghanés John Akomfrah creó ocho obras multimedia basadas en el cine y el sonido para el Pabellón Británico, que analizan lo que significa “vivir como una figura diferente” en el Reino Unido.

En general, intento desentrañar algo sobre la memoria colectiva, las cosas que han informado a una cultura, la británica por ejemplo, en los últimos 50 años”, explicó Akomfrah a The Associated Press. “A medida que te adentras, te das cuenta de que nos remontamos más atrás. Acabamos yendo al siglo XVI. Así que es una interrogación a 500 años de vida británica”.

En cuanto a la cuestión de la equidad en el mundo del arte, Akomfrah señaló el contiguo Pabellón de Francia -donde el artista franco-caribeño Julien Creuzet creó una exposición inmersiva- y el Pabellón de Canadá, al otro lado, con una muestra que examina la importancia histórica de las cuentas de semillas, de Kapwani Kiwanga, que se encuentra en París.

“Quiero decir, esto se siente como un momento muy significativo para los artistas de color”, dijo Akomfrah, quien participó en el Pabellón de Ghana en 2019. “Porque yo estoy en el Pabellón Británico. A mi lado está el francés, con un artista, Julien, al que quiero mucho, de origen africano. Y luego a mi lado está el pabellón canadiense que tiene un artista birracial, de nuevo, con ascendencia africana. “Esto no había ocurrido antes, que tres grandes pabellones estuvieran habitados por artistas de color, que los ocuparan, que trabajaran en ellos. Es un gran avance”, afirmó.

Una instalación del artista Julien Creuzet en el pabellón de Francia
Una instalación del artista Julien Creuzet en el pabellón de Francia

Ucrania

El pabellón ucraniano invitó a ucranianos de a pie a colaborar con artistas en obras que documentan cómo están viviendo la invasión rusa y, en cierto modo, cómo se están adaptando a ella.

Los proyectos artísticos incluyen retratos en vídeo mudo de actores europeos peinados por ucranianos desplazados por la guerra para representar a un refugiado “ideal”. En otro, jóvenes adultos neurodiversos muestran su flexibilidad lingüística para incorporar una nueva realidad en la que sutilezas como “noche tranquila” tienen un significado totalmente nuevo. Y una instalación cinematográfica se ha convertido en una especie de archivo, extraído de los canales de las redes sociales que en su día relataban los pasatiempos previos a la invasión, pero que ahora se dedican a documentar la guerra.

El co-comisario Max Gorbatskyi dijo que era importante para Ucrania estar presente en la Bienal para afirmar su distinción de la cultura rusa, pero también para utilizar el lugar para mantener la atención del resto del mundo.

Queríamos ver historias de gente real”, dijo. “De ninguna manera íbamos a mostrar unos cuadros abstractos, quizá bellos e interesantes, pero que sólo plantean preguntas en el discurso artístico. En lugar de eso, queríamos reunir a personas reales con artistas de una forma no jerárquica para contar sus historias”.

El cuadro "Black is Beautiful", de la artista palestina Samia Halaby
El cuadro "Black is Beautiful", de la artista palestina Samia Halaby

Actos colaterales

La instalación “Cabezas helénicas” del grecoamericano George Petrides en el exterior de la Iglesia de San Jorge de los Griegos y el Museo de Iconos de Venecia es uno de los muchos actos colaterales que se extienden por la ciudad.

Petrides creó seis bustos de gran tamaño, cada uno inspirado en un periodo significativo de la historia griega, utilizando como modelos a miembros de su familia. Su madre, en azul turquesa, es de estilo clásico y su hija representa el futuro en un tono dorado. Para resistir las inclemencias del tiempo, Petrides recreó una serie anterior, pero esta vez con plástico reciclado, utilizando un programa de escultura digital y una impresora 3D, retocando los detalles a mano.

“Este espacio es único. Aquí tenemos el Museo de Iconos, una de las colecciones de iconos más espectaculares del mundo. Tenemos una iglesia iniciada en vida de Miguel Ángel, que a cualquier escultor le parece interesante. Pero además, este barrio en concreto es el barrio griego”, dijo, señalando la afluencia tras la caída de Constantinopla en manos de los otomanos en 1453.

El curador brasileño Adriano Pedrosa
El curador brasileño Adriano Pedrosa

Al otro lado de la ciudad, al pie del Puente de la Academia, la instalación del Museo de Qatar “Tus fantasmas son míos” presenta fragmentos de largometrajes y videoarte de Oriente Próximo, África y el Sudeste Asiático organizados temáticamente y que exploran cuestiones como la migración, los conflictos y el exilio. Las películas se proyectarán íntegramente cuatro días a la semana.

Estas diferentes temáticas cuentan una historia sobre todas las congruencias y paralelismos que existen entre cineastas que quizá nunca se hayan conocido o que proceden de diferentes partes del Sur Global”, declaró el comisario adjunto y cineasta Majid Al-Remaihi. “Algunas películas fueron las primeras de sus países en estrenarse en Cannes o en llegar a los Oscar, así que son hitos y también parte de nuestro viaje”.

Fuente AP

[Foto: Luca Bruno]