Quién es el primer nativo americano que representa a Estados Unidos en la Bienal de Venecia

En “El espacio en el cual situarme”, el artista choctaw Jeffrey Gibson reflexiona sobre la historia y la equidad en su país. “Espero que la gente piense por qué algo de esto no se hizo realidad”, afirma

Compartir
Compartir articulo
Jeffrey Gibson hace historia como el primer nativo americano en liderar el pabellón de Estados Unidos en la Bienal de Venecia
Jeffrey Gibson hace historia como el primer nativo americano en liderar el pabellón de Estados Unidos en la Bienal de Venecia

Jeffrey Gibson se ha hecho cargo del pabellón de Estados Unidos en la Bienal de Venecia de arte contemporáneo, con una celebración del color, el diseño y la artesanía que se hace evidente nada más acercarse a la fachada de color rojo brillante, decorada por un colorido choque de geometría y un primer plano dominado por un alboroto de gigantescos podios rojos.

Gibson, choctaw de Mississippi con ascendencia cherokee, es el primer nativo americano que representa a Estados Unidos en solitario en la Bienal de Venecia, la muestra de arte contemporáneo más antigua del mundo. Para contextualizar, la última vez que se incluyó a artistas nativos americanos fue en 1932.

Gibson, de 52 años, acepta el peso del honor, pero prefiere centrarse en cómo su participación puede forjar una mayor inclusión en el futuro. “La primera no es la historia más importante”, declaró esta semana. “La primera es, con suerte, el comienzo de muchas, muchas, muchas más historias por venir”.

Las obras de Gibson exploran la promesa incumplida de la equidad en Estados Unidos
Las obras de Gibson exploran la promesa incumplida de la equidad en Estados Unidos

El encargo, su primera gran exposición en Europa, llega en un momento crucial para Gibson. Su libro de 2023 An Indigenous Present (Un presente indígena) cuenta con más de 60 artistas indígenas, y tiene dos nuevos proyectos importantes, un encargo de una fachada para el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York y una exposición en el Museo de Arte Contemporáneo de Massachusetts.

La llamativa exposición de Gibson, titulada The space in which to place me (El espacio en el cual situarme), presenta textos en esculturas de abalorios y pinturas tomados de documentos fundacionales, música, sermones y proverbios de Estados Unidos para recordar al espectador las promesas incumplidas de equidad a lo largo de la historia del país. El vibrante uso del color proyecta optimismo. En ese sentido, el arte de Gibson es una llamada a la acción.

La comisaria Abigail Winograd, el artista Jeffrey Gibson y la comisaria Kathleen Ash-Milby
La comisaria Abigail Winograd, el artista Jeffrey Gibson y la comisaria Kathleen Ash-Milby

“Lo que me parece tan hermoso de la obra de Jeffrey es su capacidad para funcionar como un prisma, para tomar los traumas del pasado y las cuestiones sobre identidad y política y refractarlas de tal manera que cosas que las realidades que se han aplanado ... pueden convertirse en estos hermosos caleidoscopios, que son alegres y celebratorios y críticos, todo al mismo tiempo”, dice Abigail Winograd, una de las comisarias de la exposición. “Cuando veo a la gente recorrer el pabellón y quedarse boquiabierta al pasar de una sala a otra, eso es exactamente lo que queríamos”, afirma Winograd.

Al entrar en el pabellón, los corpiños de pedrería de las esculturas con forma humana están adornados con fechas de leyes estadounidenses que prometían la igualdad. Un cuadro cita a George Washington escribiendo: “La libertad, cuando empieza a echar raíces, es una planta de rápido crecimiento”, en letras geométricas que se funden con un fondo estampado de colores.

Gibson busca forjar un futuro de mayor inclusión a través del arte
Gibson busca forjar un futuro de mayor inclusión a través del arte

Al identificar momentos concretos de la historia de Estados Unidos, Gibson afirma que quiere subrayar que “las personas que hoy luchan por la equidad y la justicia, no somos las primeras”. “Esta ha sido una línea en la historia de la cultura estadounidense. Pero espero que la gente piense por qué... algunas de estas cosas... han sido revocadas o no se han hecho realidad”, afirmó.

La artesanía ocupa un lugar central en el arte de Gibson, como desafío a la denigración de la artesanía en el pasado y como forma de enfrentarse a “las historias traumáticas de los nativos americanos”, afirmó. “Hay algo muy curativo en el ciclo de la fabricación”, explicó Gibson.

Las intrincadas esculturas de cuentas del pabellón tienen una deuda con los artesanos nativos americanos del pasado sin imitarlos, empleando técnicas de alta costura para crear algo completamente nuevo. Siguiendo el ejemplo de sus antepasados, Gibson utiliza abalorios procedentes de todo el mundo, incluidos abalorios antiguos de Japón y China, y abalorios de cristal de la isla veneciana de Murano. Las obras en papel incorporan abalorios vintage adquiridos en sitios web, ventas de patrimonio y de garaje en exposiciones de técnica mixta que rinden homenaje a las generaciones de artesanos nativos americanos que le precedieron.

El artista Jeffrey Gibson posa con el artista Mark Bradford en el pabellón de Estados Unidos
El artista Jeffrey Gibson posa con el artista Mark Bradford en el pabellón de Estados Unidos

Los temas de Gibson encajan bien en el mensaje de inclusión de la exposición principal de la Bienal, titulada Stranieri Ovunque -- Strangers Everywhere (Extraños en todas partes), que se presenta junto con unos 90 pabellones nacionales hasta el 24 de noviembre.

Su historia personal le ha situado firmemente en lo que él llama la “historia diaspórica de los pueblos indígenas”. El trabajo de su padre llevó a su familia al extranjero cuando él era niño, a Alemania y luego a Corea del Sur, y más tarde estudió en Chicago y Londres. Su pareja es la artista noruega Rune Olsen.

A través de todo esto, Gibson ha recogido tradiciones y prácticas que van más allá de su origen indígena. “Me he fijado en el op art, el estampado y la decoración. Me he fijado en la psicodelia, he participado en la cultura rave y en la cultura queer y drag y en todo el espectro”, afirma Gibson.

“Así que no estaría diciendo toda la verdad si sólo hablara de indigenismo. Pero mi cuerpo es un cuerpo indígena: todo se canaliza a través de este cuerpo”, afirmó. “Así que mi esperanza es que, al contar mi experiencia, todos los demás puedan proyectar en el mundo su propio tipo de experiencia entrecruzada y estratificada”.

Fuente: AP

[Fotos: Luca Bruno/AP]