La IA permite interactuar con sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial

El Museo Nacional de Nueva Orleans filmó los recuerdos de esa generación y emplea inteligencia artificial y software de reconocimiento de voz para que los visitantes puedan “conversar” con ellos

Compartir
Compartir articulo
La ex bailarina de la USO Margaret Kerry-Boeke junto a su imagen de video en la exposición "Voices From the Front" (Voces del frente)
La ex bailarina de la USO Margaret Kerry-Boeke junto a su imagen de video en la exposición "Voices From the Front" (Voces del frente)

Margaret Kerry-Boeke, de 94 años, entró en una galería del Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial de Nueva Orleans. Entonces se detuvo en seco. Se quedó boquiabierta. Era como si se estuviera mirando en un espejo, en un video cristalino de sí misma, casi a tamaño natural.

En el video, Kerry-Boeke estaba sentada en un sillón, con las piernas cruzadas por los tobillos, justo por encima de sus bailarinas de ballet rosas, mientras explicaba su trabajo como bailarina de la USO (United Service Organizations, a cargo de los servicios recreacionales y morales en las Fuerzas Armadas) durante la Segunda Guerra Mundial. “Normalmente hacía dos números de zapateo americano y a menudo me llamaban para un tercero”, explica.

Kerry-Boeke forma parte de lo que una vez se llamó “la mejor generación”. Pero esa generación está desapareciendo.

El museo calcula que cada día mueren 131 veteranos de la Segunda Guerra Mundial. Para una nueva exposición, llamada Voces del frente, la institución ha filmado los recuerdos de esa generación antes de que desaparezcan, y está utilizando inteligencia artificial y software de reconocimiento de voz para indexar los recuerdos de forma que los visitantes puedan “conversar” con los estadounidenses de la época de la Segunda Guerra Mundial durante décadas.

Margaret Kerry-Boeke (Youtube)
Margaret Kerry-Boeke (Youtube)

De los 16,1 millones de estadounidenses que sirvieron en la guerra, sólo 119.550 –menos del 1%– siguen vivos, según datos del año pasado del Departamento de Asuntos de Veteranos de Estados Unidos. Según las previsiones del Departamento, en 2036 sólo quedarán con vida unos pocos cientos de estadounidenses que sirvieron en la Segunda Guerra Mundial.

“Vamos a contrarreloj”, afirma Peter Crean, vicepresidente del museo y coronel retirado del ejército de EE.UU., que dirigió la exposición Voces del frente, inaugurada este mes.

De las 18 personas entrevistadas y presentadas en la exposición, tres murieron antes de poder verse en la pantalla, entre ellas Hershel Woodrow “Woody” Williams, el último superviviente de la Segunda Guerra Mundial que recibió la Medalla de Honor en la famosa batalla de Iwo Jima. “Woody fue el último”, dice Crean. “Así que este es ahora el único lugar al que se puede ir para mantener una conversación con un receptor de la Medalla de Honor de la Segunda Guerra Mundial”.

Gracias a la donación de 1,5 millones de dólares de un colaborador, el museo se las arregló para hacer videos volumétricos de los sujetos de la exposición utilizando 13 cámaras, filmando desde todos los ángulos.

Devin Dumas habla con una imagen de video del fallecido veterano de la Segunda Guerra Mundial Hershel "Woody" Williams, en el Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial de Nueva Orleans
Devin Dumas habla con una imagen de video del fallecido veterano de la Segunda Guerra Mundial Hershel "Woody" Williams, en el Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial de Nueva Orleans

Cuando Kerry-Boeke voló al estudio de filmación de Los Ángeles desde su casa de Leland, Carolina del Norte, los cineastas, de una empresa llamada StoryFile, le pidieron que llegara con dos conjuntos de ropa idénticos para una entrevista de dos días.

Un gran broche con la forma de Tinker Bell –para quien trabajó como modelo de Disney después de la guerra– se prendió en el mismo sitio de su jersey cada día. Cuando se sentó en el sillón azul, el equipo de producción de la película marcó dónde estaban sus pies y sus manos y los siguió durante todo el rodaje, para hacerle casi mil preguntas. Así, cada vez que la Kerry-Boeke virtual termina de responder en video, su imagen inicial vuelve a la misma posición. Entre pregunta y pregunta, su rostro en video mira atentamente hacia delante, como si escuchara la siguiente pregunta del visitante, y luego asiente con la cabeza.

Con futuros avances tecnológicos, es posible que las entrevistas se conviertan en hologramas, de modo que los visitantes que entren en el museo encuentren a una Kerry-Boeke tridimensional sentada en una silla, esperando para hablar con ellos.

Margaret Kerry-Boeke (Youtube)
Margaret Kerry-Boeke (Youtube)

La exposición utiliza el reconocimiento de voz para procesar las preguntas de los visitantes y la IA para buscar respuestas pertinentes en las entrevistas de los sujetos. La IA no genera las respuestas en video, sino que busca el mejor fragmento de las entrevistas.

Actualmente, la IA puede tardar hasta 20 segundos en encontrar una respuesta adecuada y reproducir el video correspondiente. Pero a medida que más visitantes hagan preguntas, la IA seguirá haciéndose “más inteligente”, mejorando su indexación y reduciendo el tiempo de respuesta a unos pocos segundos.

Poco después de la emisión del video Voces del frente, Kerry-Boeke observó atentamente, de pie y a un lado, cómo su “yo en video” respondía a la pregunta de un visitante sobre su trabajo en uno de los primeros programas de variedades de televisión. Cuando terminó de responder, a Kerry-Boeke se le iluminó la cara. “Estuve magnífica”, dijo, estrechando los brazos de Robert Boeke, de 98 años, su marido desde hace cuatro. Ella permaneció en suelo estadounidense durante la guerra, mientras él formaba parte de la 86ª División de Infantería, sirviendo tanto en el teatro de operaciones europeo como en el del Pacífico.

Hershel W. Williams en 1945
Hershel W. Williams en 1945

Dos de las personas entrevistadas eran trabajadores del frente interno: Kerry-Boeke y Grace Janota Brown, que fabricaban piezas para los bombarderos pesados Boeing B-17. Los otros 16 eran militares desplegados en la Segunda Guerra Mundial. Entre ellos estaban Theodore Britton, que formó parte de la primera promoción de reclutas negros del Cuerpo de Marines de EE.UU. en 1942 y que llegaría a ser embajador de EE.UU. en Barbados y Granada; la enfermera del ejército de EE.UU. Virginia Leeman Wilterdink; el traductor alemán del ejército estadounidense, Robert Wolf; Ben Lesser, superviviente del Holocausto; el conductor del jeep Romay Johnson Davis; y Lawson Iichiro Sakal, del 442.º Equipo de Combate del Regimiento, una unidad segregada de estadounidenses de origen japonés de segunda generación que se convirtió en la unidad más condecorada en la historia del ejército estadounidense.

Kerry-Boeke y su marido salieron por primera vez en Los Ángeles hace tres cuartos de siglo, varios años después de la guerra. Después, él se graduó en la universidad y se trasladó a San Francisco para trabajar en Mobil Oil; ella se quedó en Hollywood y pasó nueve meses en un escenario de Disney en traje de baño como modelo de referencia para Tinker Bell en la versión animada de Peter Pan de 1953.

Eso también ha quedado grabado para la posteridad.

El Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial fue fundado en 2000
El Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial fue fundado en 2000

El día de la inauguración de la exposición, Crean, vicepresidente del museo, se acercó a una consola de Voces del frente y buscó el nombre de Margaret Kerry-Boeke en un panel de control. Pulsó un botón de “pregunta” y dijo: “¿Cómo te convertiste en Tinker Bell?”. Mientras la IA del ordenador buscaba términos relacionados con su entrevista, la imagen en pantalla de Kerry-Boeke parecía escuchar y asentir. Entonces empezó a contar la historia del fatídico día en que Disney llamó, buscando a una bailarina y actriz que sirviera de modelo para un hada animada de tres pulgadas y media.

En cuanto los responsables del museo colocaron las consolas Voces del frente, el funcionario vio cómo las familias se reunían a su alrededor y todo el mundo hacía preguntas, a veces durante 30 o 45 minutos seguidos. Cuando se marchaban, decía, la gente decía “¡Adiós!” y saludaba con la mano, como si hablaran con una persona real.

“Están hablando con una entrevista pregrabada, escuchando respuestas que se grabaron hace dos años. Pero la forma en que se presenta el video permite que parezca real y sorprendente sin que parezca falso”, dijo Crean. Los visitantes más jóvenes, acostumbrados ya a mantener largas conversaciones en pantalla, interactuaron fácilmente con la nueva exposición, lo que dio a los conservadores un anticipo de la mejor manera de involucrar a las generaciones futuras en el campo de la historia.

De los 16,1 millones de estadounidenses que sirvieron en la segunda guerra mundial, sólo 119.550 –menos del 1%– siguen vivos
De los 16,1 millones de estadounidenses que sirvieron en la segunda guerra mundial, sólo 119.550 –menos del 1%– siguen vivos

Para demostrar la variedad de preguntas que pueden responder los avatares de video, Crean se dirigió a Williams, el galardonado con la Medalla de Honor, y le hizo preguntas triviales sobre su color y comida favoritos. Williams respondió de inmediato. Entonces Crean le lanzó una bola curva. “¿Puede hablarme del existencialismo?”, le preguntó. “No tengo respuesta para esa pregunta”, respondió Williams. “Pregúnteme otra cosa”.

Aunque algunos visitantes hagan preguntas tontas, Kerry-Boeke considera que Voces del Frente tiene un propósito serio. “Puede ayudar a aclarar dudas sobre familiares”, afirma. “La gente puede hacer preguntas a alguien y decir: ‘Eso es lo que hizo mi abuelo o mi abuela en la guerra’”. Era común que los familiares no oyeran nada sobre la Segunda Guerra Mundial de los soldados que regresaban del combate, dijo Kerry-Boeke. “Mucha gente volvía a casa y no hablaba de la guerra”, explica. “El trauma era frecuente”.

Un visitante de Nueva Orleans, Devin Dumas, de 24 años, acercó un taburete metálico a la consola y leyó una lista de preguntas sugeridas para Williams. “¿Cómo era ser operador de un lanzallamas?”, preguntó.

Williams, que llevaba una antigua gorra de guarnición del Cuerpo de Marines y su estrella plateada de la Medalla de Honor en una cadena alrededor del cuello, explicó cómo, durante los combates en Iwo Jima, había utilizado su lanzallamas para eliminar a los ametralladores japoneses que disparaban desde fortines. Aunque Williams nació 77 años antes que Dumas y murió en 2022, los dos hombres parecían mantener una conversación natural, ya que Dumas preguntó por la infancia de Williams en Virginia Occidental y Williams explicó cómo había pesado un kilo y medio al nacer y no se esperaba que viviera.

El museo calcula que cada día mueren 131 veteranos de la Segunda Guerra Mundial
El museo calcula que cada día mueren 131 veteranos de la Segunda Guerra Mundial

Para Dumas, la experiencia fue como “sentarse en casa del Sr. Woody”.

Cuando Dumas, siguiendo las indicaciones sugeridas, preguntó a Williams por su mejor amigo, Vernon, la voz de Williams se quebró en el video al relatar lo inseparables que eran los dos hombres, hasta que Vernon murió en Iwo Jima. Siguiendo una promesa que ambos habían hecho, Williams, que entonces tenía 22 años, deslizó un preciado anillo del dedo de su amigo muerto y luchó el tiempo que le quedaba en la isla con el anillo de Vernon en el bolsillo. Cuando regresó a casa en 1945, Williams pidió prestado un coche y llevó el anillo al padre de Vernon.

Dumas escuchó, sin palabras. La historia le recordó el vínculo que le unía a su mejor amigo, alguien a quien no podía imaginar perder, dijo después.

Es un recordatorio de que la gente suele conectar mejor con la historia a través de las historias de otras personas, y de que lo que ahora corre el riesgo de perderse va más allá de las experiencias personales de los veteranos, hasta los recuerdos de muchos camaradas caídos y seres queridos, que sólo perviven dentro de esta generación que desaparece rápidamente.

Fuente: The Washington Post

[Fotos: La’Shance Perry / The Washington Post; WWII Museum New Orleans]