James Taylor repasa 50 años de historia: “Es un tiempo en el que miras atrás y lo ves todo”

El cantante y compositor, uno de los más relevantes de su generación, sale de gira a medio siglo de su debut. “Es importante centrarse en el oficio que te permitió tener un lugar en el mundo”, reflexiona

Guardar

Nuevo

James Taylor - "Teach Me Tonight", del álbum "American Standard" (2020)

Poco después de cumplir 76 años, James Taylor junto a su All-Star Band saldrá de gira por Estados Unidos para ofrecer 31 conciertos en 24 ciudades durante cinco meses. En videollamada desde su estudio en el oeste de Massachusetts, uno de los mayores cantautores folk vivos dice: “Era septiembre de 2023 cuando fue la última vez que salí”. Eso, dice, es “mucho tiempo para mí”. La gira comenzará en Los Ángeles, en el Hollywood Bowl, el 29 de mayo, y terminará en el Wolf Trap Filene Center de Viena, Virginia, el 15 de septiembre.

Antes de la gira continental por Estados Unidos, se dirigen a Japón, Filipinas, Australia, Nueva Zelanda y Hawai. ¿Cómo hace para mantener el interés?

— El público, siempre. El evento en sí nunca ha dejado de aportar la motivación y la energía necesarias. Ya sabes, es muy convincente recorrer una gran distancia y encontrarte con una multitud de gente que ha comprado entradas para venir a verme a mí y a la banda tocar de nuevo.

Con el tiempo, es algo que aprendes a hacer, a mantener las fuerzas, la salud... Además, no hago más de un par de conciertos seguidos sin un día libre. Hago más si estoy en una ciudad, pero en general, ahora vamos a nuestro ritmo.

Es un buen consejo.

— Definitivamente me he quemado algunas veces.

James Taylor en vivo: "espero que la gente perciba una sensación de conexión cada vez que toco", dice
James Taylor en vivo: "espero que la gente perciba una sensación de conexión cada vez que toco", dice

Va a presentarse en Tanglewood, en su estado natal de Massachusetts, 50 años después de su primera actuación allí. ¿Qué significado tiene?

— Intentaba averiguar si eran 50 años o 50 conciertos los que llevo tocando en Tanglewood, y resulta que son las dos cosas. En 1974 fue la primera vez que toqué allí. La media es una vez al año, aunque en un momento dado nos saltamos una década entera.

Tuvimos un episodio en el que uno de los miembros de mi equipo, en un arrebato de ira, condujo un camión por el césped de Tanglewood y lo dejó hecho un desastre. Le dijeron que tenía que sacar el camión del césped porque había estado lloviendo y lo estaba arruinando. Cuando terminamos el concierto, se dirigía a descargar la mesa de mezclas y todo lo demás. Pero puso la marcha atrás, pisó el acelerador y abrió un gran surco en el campo. Y nunca me pidieron que volviera. Sólo cuando llegó (mi mujer) Kim y resucitó mi reputación me permitieron volver.

Ha sido un gran privilegio... Tocar en Tanglewood todos los años ha resultado ser algo estupendo para mí.

James Taylor - "Copperline", del álbum "New Moon Shine" (1991)

¿Un aniversario como éste -50 años- le permite reflexionar sobre su carrera?

— Este es el momento de la vida en el que sientes que deberías ponerte en contacto con un abogado y hacer un testamento. La generación anterior, las personas que fueron tus amigos y mentores, se van marchando uno a uno. Es un momento en el que sientes que las cosas se están resumiendo un poco y empiezas a pensar en todo como una totalidad. Sabes, una frase de una de mis canciones, “Copperline”, es “I’m only living ‘til the end of the week” (”Sólo viviré hasta el fin de semana”), y creo que realmente me describe.

Pero, ya sabes, es un periodo de tiempo en el que miras atrás y lo ves todo, es importante no interiorizar esa idea de ser la gran cosa. Es importante centrarse en lo que haces, y en esa cosa como oficio que te ha permitido tener un lugar en el mundo.

¿Qué le ha permitido aprender?

— Con el paso del tiempo, creo que está mal que la gente juzgue a otras personas e incluso que las evalúe, y sin embargo es algo que hacemos constantemente, y no podemos evitarlo. Pero deberíamos mitigarlo sabiendo que cuando juzgamos a alguien, nos equivocamos. Ellos saben quiénes son, y no nosotros. Pero, por supuesto, de un millón de maneras, durante todo el día, nos evaluamos a nosotros mismos y a otras personas, y es complicado. No me corresponde a mí determinar cuál será mi posición definitiva en la cultura popular dentro de 50 años.

"Este es el momento de la vida en el que sientes que deberías ponerte en contacto con un abogado y hacer un testamento"
"Este es el momento de la vida en el que sientes que deberías ponerte en contacto con un abogado y hacer un testamento"

Eso también es un juicio de valor.

— Veo a gente vendiendo los derechos de sus catálogos. Esa expresión musical de la generación del baby boom, que tuvo lugar entre 1962 y 1980, esos 20 años de increíble actividad, yo estaba en el centro de aquello y empecé en Londres con Los Beatles. Por lo tanto, tenía un sentido real de este fenómeno generacional que la música de la cual yo era parte, era una gran característica en el paisaje y nos comunicábamos entre nosotros. Inventamos un tipo de música allí. Fue predicho por el rhythm and blues y la música folk. Y esos dos resurgimientos la alimentaron y la abastecieron. Fue muy grande.

Ves a esa gente ahora, en mi grupo de edad, vendiendo los derechos de sus catálogos y evaluando el valor de la producción de su vida. Ya sabes, lo de David Bowie por unos 250 millones. Creo que (Bob) Dylan... consiguió como 300 millones... (Bruce) Springsteen se dice que consiguió más que eso, como 500 millones o algo así. Es como el dinero del Monopoly.

"No me corresponde a mí determinar cuál será mi posición definitiva en la cultura popular dentro de 50 años"
"No me corresponde a mí determinar cuál será mi posición definitiva en la cultura popular dentro de 50 años"

¿Qué espera que la gente se lleve de show y está trabajando en un nuevo álbum?

— Siento que tengo otro dentro -suena como un huevo-, pero estoy escribiendo un poco.

Y en cuanto a lo que espero que la gente se lleve de mis shows, espero que perciban una sensación de conexión. Ya sabes, la música en directo es algo a lo que le tengo tanto apego, por lo que no puedo dejarlo. Y es que hay algo que ocurre cuando la gente se reúne durante un par de horas, dos o tres, y vive una especie de experiencia colectiva.

Es indescriptible. Te preparas para ello, pero cuando sucede, es espontáneo y, en cierto modo, único. Me encanta cuando ocurre, y ocurre la mayoría de las noches.

Llámenos si se plantea vender su catálogo.

— Si alguien viene a husmear, me pondré en contacto.

Fuente: AP

[Fotos: Charles Sykes/Invision/AP, File; Roger Garfield/Alamy; Grosby]

Últimas Noticias