“Yo capitán” le pone rostro humano a la crisis mundial de los refugiados

La película italiana nominada al Oscar cuenta la odisea de la emigración africana a la idealizada Europa del primer mundo, con una mezcla de drama, cruda verosimilitud y alucinante realismo mágico

Compartir
Compartir articulo
Trailer de la película italiana "Io Capitano", de Matteo Garrone, nominada al Oscar como "mejor película extranjera"

El currículum del cineasta italiano Matteo Garrone oscila entre el drama criminal descarnado y a menudo violento inspirado en hechos reales (Gomorra, Dogman) y vuelos de fantasía inquietante y gótica (Cuento de cuentos, Pinocho), con alguna sátira social (Reality) por el camino. En Yo capitán, nominada al Oscar y dedicada al tema de los inmigrantes, aúna todos estos impulsos y crea un viaje del héroe que parece totalmente actual: inspirado en historias reales de inmigrantes africanos, pero narrado con episodios de desgarradora verosimilitud y alucinante realismo mágico.

Es una película a veces magnífica, pero también difícil de ver. La saga épica sigue a Seydou (Seydou Sarr) y Moussa (Moustapha Fall), primos de 16 años que se embarcan en Senegal rumbo a Italia, primero viajando en autobús hacia el oeste a través de Malí y Níger y luego, con pasaportes falsos en la mano, atravesando el Sáhara hacia el norte en dirección a Trípoli y el Mediterráneo, a pie. Su aventura no se desarrollará como ellos esperan; los que hemos visto una o dos películas de Garrone sabemos que es así.

Los protagonistas de "Yo, capitán", atravesando el desierto en su particular odisea
Los protagonistas de "Yo, capitán", atravesando el desierto en su particular odisea

Sarr, que debuta aquí con una sorprendente seguridad interpretativa, interpreta al más dulce y menos astuto de los dos chicos, y es en torno a Seydou que gira la historia. Pero el tipo de inteligencia que ha ayudado a su cómplice a planear el viaje no le será muy útil en el desierto: Ahorran dinero faltando a clase y aceptando trabajos en la construcción a espaldas de sus padres, soñando con convertirse en estrellas del pop en una Europa que sólo han visto en televisión y en películas.

Los chicos se topan casi de inmediato con desalmados traficantes de personas, que ni siquiera pisan el freno para reducir la velocidad cuando un inmigrante es arrojado accidentalmente desde la parte trasera de una camioneta sobrecargada y a gran velocidad. Luego están los bandidos armados. Garrone y los coguionistas Massimo Ceccherini, Massimo Gaudioso y Andrea Tagliaferri han cosido la película a partir de las historias de emigrantes reales, y por brutales que sean algunas de sus escenas, se dice que Yo capitán se ha suavizado a partir de parte del material más inquietante recopilado por los cineastas, incluidas las denuncias de violación.

Toques de poesía y surrealismo alimentan el imaginario de "Yo capitán", de Matteo Garrone
Toques de poesía y surrealismo alimentan el imaginario de "Yo capitán", de Matteo Garrone

La fotografía desértica de Paolo Carnera, en la que la pequeñez de los emigrantes se hace no sólo palpable sino dolorosa, es impresionante, en el sentido de que inspira tanto asombro como miedo. También hay un par de secuencias oníricas encantadoras: En una, Seydou se imagina volviendo para salvar a una mujer moribunda abandonada en la arena; más tarde, después de que él y Moussa se separen y Seydou haya sido encarcelado por la llamada mafia libia, nuestro héroe se imagina volando a casa para ver a su madre acompañado por una figura chamánica emplumada que cree enviada por el vidente charlatán (Doodou Sagna) que Seydou y Moussa consultaron antes de salir de Dakar.

Aunque está rodada por un europeo, la sensibilidad de Yo capitán parece más africana que italiana, ya que varios inmigrantes figuran como guionistas colaboradores y también aparecen entre el numeroso reparto de extras.

El director italiano Matteo Garrone junto a los protagonistas de "Yo capitán" en el Festival de Cine de Marrakech, en Marruecos (Foto: EFE/EPA/Jalal Morchidi)
El director italiano Matteo Garrone junto a los protagonistas de "Yo capitán" en el Festival de Cine de Marrakech, en Marruecos (Foto: EFE/EPA/Jalal Morchidi)

La historia culmina sobre el agua, ya que la última etapa de la odisea de Seydou y Moussa presenta a un reticente Seydou al timón de un barco. El clímax de Io Capitano, que se traduce vagamente como Yo capitán, se tomó de una historia que Garrone escuchó en un refugio de refugiados siciliano sobre un africano de 15 años sin conocimientos de navegación que fue obligado a pilotear un barco lleno de 250 refugiados. (La lógica es que las autoridades italianas no detendrán a un menor por tráfico de personas).

Como todo lo anterior, esta secuencia es angustiosa, pero también reveladora. Con todo lo que se ha dicho sobre la crisis mundial de los refugiados, hay una voz que ha quedado visiblemente al margen de todo el griterío. Yo capitán toma una noticia que trata sobre todo de cifras y le pone rostro humano.

Fuente: The Washington Post