Tras 40 años, reaparece una obra perdida de Botticelli valuada en 100 millones de euros

El lienzo se había extraviado de una iglesia a las afueras de Nápoles. Estaba al cuidado de una familia y se encuentra muy deteriorada

Compartir
Compartir articulo
"Virgen con niño", un cuadro de Botticelli que estaba desaparecido desde hace más de cuatro décadas
"Virgen con niño", un cuadro de Botticelli que estaba desaparecido desde hace más de cuatro décadas

La unidad de Protección del Patrimonio Cultural de la policía de Nápoles informó esta semana el hallazgo de la pintura Virgen con Niño en la localidad de Gragnano, una obra original de Sandro Botticelli que estaba desaparecida desde 1980 y cuyo valor se estima en al menos 100 millones de euros.

Se trata de un lienzo que mide 58 por 80 centímetros, pintado al temple sobre madera del mundialmente reconocido pintor Sandro Botticelli, que fue rescatado del olvido por las autoridades italianas.

La obra, que representa a la Virgen María y al niño Jesús, estuvo expuesta en la iglesia Santa Maria delle Grazie, en un municipio situado en las afueras de Nápoles llamado “Santa María la Caritá”, desde principios del siglo XX.

Según las declaraciones que hizo el portavoz del Ministerio de Cultura Italiano a medios internacionales, en el año 1982 un terremoto afectó la región y la iglesia donde estaba alojada la obra, y se cree que tras sufrir las consecuencias del temblor, la obra de Botticelli fue entregada a una familia de apellido Somma para que la cuidara.

Sin embargo, hay polémica y las versiones respecto al camino que hizo la obra son cruzadas, dado que Massimiliano Croce, el representante de la policía para la protección del patrimonio cultural de Nápoles, aseguró que “el cuadro había caído en el olvido de las autoridades”.

Aunque se trata de un lienzo que forma parte de una lista de “obras protegidas” en 1931, en 1941 y en 1968, la pintura sufrió un derrotero que finalizó con la intervención de Nello D’auria, el alcalde de Gargano, quien se puso en contacto con Michele Somma, la última persona que tuvo en sus manos la obra.

La obra, que representa a la Virgen María y al niño Jesús, estuvo expuesta en la iglesia Santa Maria delle Grazie desde principios del siglo XX (Télam)
La obra, que representa a la Virgen María y al niño Jesús, estuvo expuesta en la iglesia Santa Maria delle Grazie desde principios del siglo XX (Télam)

“Me vino a buscar Michele, en llanto, para decirme que tenía un secreto para contarme”, explicó D’auria al diario local Il Messaggero. “Una vez que supimos la noticia, decidimos trabajar con expertos para recuperar la obra y poder compartirla con la comunidad”.

Virgen con niño es un panel al temple que tiene secuelas de corrosión por el paso del tiempo, donde se representa a una Madonna delle Grazie sentada en un trono, mientras sostiene en sus rodillas al Niño Jesús. La mujer está cubierta con una túnica plisada de color bordó y envuelve al niño en un paño lila.

Las autoridades trabajan ahora en una investigación en torno a la casa particular donde fue encontrada la obra, ya que la policía local busca determinar si la familia que conserva la pintura hace más de un siglo se hizo con el cuadro legalmente o no.

“La obra se transmitió de generación en generación entre los miembros de esta familia, pero estamos evaluando si lo adquirieron adecuadamente. Si se comprobase que la familia propietaria no tenía derecho a conservarlo, entonces pasará a manos del Estado y será exhibida en un museo para garantizar su seguridad”, agregó Croce.

Los análisis dirigidos por un equipo de especialistas de Nápoles revelaron que la obra está en una condición “crítica” por haber sufrido procesos como la decoloración y la oxidación, y por ello las autoridades dispusieron que la pintura se ponga a resguardo con el fin de garantizar su seguridad. El Instituto Central de Restauración, perteneciente al Ministerio de Cultura italiano, estima que su recuperación puede demorar más de un año.

Considerado uno de los más destacados pintores del Quattrocento italiano, Sandro Botticelli (1445-1510) creó algunas de las obras más emblemáticas del arte renacentista, como La Primavera o El nacimiento de Venus, en la ciudad de Florencia, donde trabajó para los Médici, aunque también se destacan sus producciones para la capilla Sixtina.

Fuente: Telam