“Los últimos”, el rescate de la memoria y la nostalgia de la máquina

Se estrenó un documental de Pablo Pivetta y Nicolás Rodríguez Fuchs que muestra la vitalidad que aún conserva la imprenta gráfica por tipos en la era de la pura virtualidad

En una época en la que el digital reemplaza al libro impreso, los diarios y publicaciones editoriales migran a la web y cuando los afiches que acompañan los paisajes de las rutas se realizan en fulgurante offset, la imprenta de tipos móviles parecería haber encontrado su lugar entre la paz de los camposantos. Sin embargo, como dice el poeta, “los muertos que vos matáis gozan de buena salud”. O al menos así lo demuestra el film Los últimos, que hace plano sobre máquinas, tipos móviles de acero, de madera, catálogos, libros, afiches y sus hacedores, ya los de hace tiempo, ya los de las imprentas sobrevivientes a la tecnología, ya a quienes realizan con el oficio nuevos emprendimientos estéticos. La nostalgia de la máquina –y sus ventajas atemporales, quizás– dan pie a un trabajo documental de rescate de una memoria.

Trailer de "Los únicos"

La película de Pablo Pivetta y Nicolás Rodríguez Fuchs muestra, como centro del relato documental, el proyecto de una pareja de editores que se pone como objetivo instalar una imprenta en el living de su casa y los recorridos que realizan por distintos talleres gráficos, imprentas y depósitos, donde subsisten los métodos de producción manual (que requieren que cada línea de la hoja impresa sea ubicada en la máquina de manera inversa a la lectura: trabajo de una precisión intensa). Así se encuentran con ex dueños de pequeñas imprentas que llegaron a montar una empresa gráfica y que conservan como forma de la añoranza las máquinas, los tipos, y los muebles en los que se guardan. También visitan talleres que aún hoy usan tipos móviles en una muestra de su perdurabilidad, pero también su ocaso (uno de los obreros dice: “Yo preferiría trabajar con la última tecnología, ¿quién no?”. Sin embargo, otro joven gráfico explica la mitología del oficio. Federico Cimatti, de Prensa La Libertad, cuenta cómo los anarquistas podían con una máquina imprimir un periódico con el esfuerzo de sólo uno de los suyos. “Una parte de la historia de la clase obrera está escrita e impresa por estas máquinas”. Luego, para corroborar lo dicho, un gráfico de Corral de Bustos, Córdoba, exhibe a cámara un ejemplar de La Idea, “impreso con esta tecnología desde 1923”. La memoria histórica no se concreta solamente mediante imágenes, sino también a través de objetos.

“Nuestra investigación dio cuenta de la escasez de un registro audiovisual de este trabajo –dicen los directores–. Consideramos necesario documentar estas imprentas ya que forman parte de la historia gráfica de la Argentina. Trabajos que han sido marginados debido a su origen popular, conservan el método con el que se obtuvo el primer libro impreso de la historia. Hoy en día compiten con la vorágine tecnológica e intentan resistir al paso del tiempo.

Si bien el futurismo italiano evolucionó hacia el apoyo al fascismo y a la guerra, en sus orígenes primaba un canto a la modernidad. Decían: “Cantaremos a las grandes multitudes que el trabajo agita, por el placer o por la revuelta: cantaremos a las mareas multicolores y polifónicas de las revoluciones en las capitales modernas; cantaremos al febril fervor nocturno de los arsenales y de los astilleros incendiados por violentas lunas eléctricas; a las estaciones ávidas devoradoras de serpientes que humean, en las fábricas colgadas en las nubes por los hilos de sus humaredas; en los puentes parecidos a gimnastas gigantes que salvan los ríos brillando al sol como cuchillos centelleantes; en los barcos de vapor aventureros que olfatean el horizonte, las locomotoras de ancho pecho que piafan en los raíles como enormes caballos de acero embridados con tubos, y el vuelo deslizante de los aeroplanos, cuya hélice ondea al viento como una bandera y parece aplaudir como una muchedumbre entusiasta”.

No es el caso. En Los últimos centellea la nostalgia, pero una nostalgia que no se deja vencer y sigue mirando hacia el futuro.


SEGUIR LEYENDO:


Últimas Noticias

De guiar a los Heat a la final de la NBA en su año como rookie a preocupar a todo Miami por el cambio en su estilo de vida: la historia del provocador Tyler Herro

El joven basquetbolista de 21 años brilló en la temporada pasada, pero su nivel se derrumbó en la actual y muchos se lo adjudican a su alta exposición. El tirador que ya generaba controversia en su etapa universitaria: “Me encanta que la gente esté en mi contra”

Esclerosis Lateral Amiotrófica: de qué se trata esta temida enfermedad y cuáles son los últimos avances para combatirla

El promedio de sobrevida de estos pacientes es de 3 a 5 años. En algunos casos excepcionales la enfermedad puede llegar a detenerse como en el del astrofísico Stephen Hawking, quien sobrevivió con ELA durante varias décadas

A pesar del aumento del gasto por la pandemia, en 2020 las provincias tuvieron superávit fiscal

Las provincias terminaron el 2020 con un déficit fiscal de $77.590 millones pero, al quitar de la consideración los intereses de deuda, completaron un superávit primario de $62.843 millones. El ránking de las gobernaciones más y menos equilibradas

Kathleen Turner: la sex symbol a la que una enfermedad le destruyó el cuerpo pero no su vida

En los 80 su nombre era sinónimo de belleza y talento. A los 40 años, una artritis reumatoide deformó su cuerpo y prefirió ser considerada alcohólica a revelar su enfermedad. Hoy con 67 años deslumbra y conmueve en "El método Kominsky"

De Villa Devoto a Texas, el argentino que ayudó en la creación de un software que permite hacer el seguimiento de obras de la construcción con drones

JP Giometti, cómo le gusta que lo llamen, nació hace 47 años, y desde hace 17 reside en EEUU. Con su aporte, la plataforma permite optimizar costos y mejorar edificaciones de todo tipo. El sistema también se puede emplear en nuestro país a un costo de 2.000 dólares
MAS NOTICIAS