Policía Metropolitana de Bogotá creó el primer ‘Frente de Seguridad Industrial’ con drones: así funcionará

El nuevo proyecto pretende prevenir y contrarrestar fenómenos delictivos y proteger a la comunidad en Puente Aranda

Guardar

Nuevo

Policía creó primer ‘Frente de Seguridad Industrial’ en Puente Aranda - crédito Alcaldía de Bogotá

Por la creciente ola de delincuencia en Bogotá, la Policía Metropolitana de Bogotá y los comerciantes de Puente Aranda pusieron en marcha un frente de seguridad industrial con tecnología de drones para la vigilancia en el sector. Con esta medida, será la primera vez que la localidad cuente con este tipo de herramientas para combatir la inseguridad que afecta a la población.

El nuevo frente forma parte del Modelo del Servicio de Policía y de la estrategia ‘Bogotá Camina Segura’ orientado a las personas y los territorios, cuyo objetivo es prevenir y contrarrestar fenómenos delictivos y proteger a la comunidad, fundamentado en el ‘Trinomio de la Seguridad’, que articula la colaboración entre autoridades, Policía y comunidad.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Facebook

“El trabajo articulado ha permitido dar los primeros pasos en la construcción de una propuesta tecnológica que facilite la labor de los policías, para ello se entregó un dron al comandante de la Estación de Policía de Puente Aranda, permitiendo monitorear en tiempo real, los diferentes puntos estratégicos de estos sectores”, señaló el mayor Nelson Perdomo, comandante de la estación de Policía en Puente Aranda.

Según la Policía, luego de varias mesas de trabajo con los representantes de las empresas, ciudadanía y las instituciones, surgió la iniciativa de integrar todas las capacidades humanas y tecnológicas para fortalecer el servicio de Policía en el territorio.

Además del dron, el frente se complementará con el apoyo de radios, alarmas y botones de pánico para articular los servicios de la Policía de manera inmediata y efectiva. Con estas nuevas herramientas y el apoyo comunitario, se espera contener los delitos y mejorar significativamente la seguridad en el sector.

Policía Nacional y su lucha contra los delitos cometidos con drones

La Policía Metropolitana de Bogotá ya cuenta con dispositivos para desactivar drones - crédito: @PoliciaBogota / X
La Policía Metropolitana de Bogotá ya cuenta con dispositivos para desactivar drones - crédito: @PoliciaBogota / X

Los delincuentes también utilizan los drones y otras herramientas tecnológicas aéreas para cometer varios crímenes o afectar la integridad de los uniformados. Por tal razón, la Policía Metropolitana de Bogotá cuenta con un dispositivo para desactivarlos en vuelo y regresarlos al sitio del que despegaron.

La institución encargada de proteger a todas las personas residentes en Colombia explicó que “la herramienta se trata del sistema Dronebuster III, el cual es un inhibidor de señal para los drones y cuenta con un radio de distancia de 1 kilómetro”.

Igualmente, dio a conocer el funcionamiento del sistema que le quita la señal a los drones y “desconecta del máster control dejándolo en un vuelo estacionario o la otra opción es retornarlo al punto de origen del cual partió”, indicó el patrullero Edwin Pedreros, de la Aviación Policial de Colombia.

El experto también dijo que, con este instrumento, las autoridades competentes podrán enfrentar el vuelo no autorizado de estos dispositivos. El Ejército Nacional de Colombia también adquirió la herramienta para reducir los efectos de las arremetidas de los grupos armados ilegales en varias zonas del país, como los departamentos de Cauca y Valle del Cauca.

El Ejercito Nacional de Colombia adquirió equipo de defensa antidrones - crédito REUTERS/Julien Pretot/Archivo
El Ejercito Nacional de Colombia adquirió equipo de defensa antidrones - crédito REUTERS/Julien Pretot/Archivo

Por otro lado, la Aeronáutica Civil (Aerocivil) y el denominado Grupo Dron ajustaron una regulación para ese tipo de aeronaves dentro del Reglamento Aeronáutico Colombiano (RAC), bajo parámetros internacionales que aplican tanto para personas naturales y jurídicas, así como para entidades públicas o privadas.

En la misma, se establece una diferenciación de acuerdo con el peso de la aeronave, que se divide en categoría abierta, que rige para operaciones no comerciales con un máximo de 25 kilogramos y no exige a un piloto certificado. La otra es la categoría específica que sobrepasa el mencionado peso y sí requiere que quien la use tenga autorización de vuelo y esté certificado para utilizarla, según expertos en un artículo del periódico El Tiempo.

Guardar

Nuevo