Nivel de los embalses del Sistema Chingaza aumentó, aún estamos lejos de la meta: recomiendan aprovechar agualluvia

El sábado 20 de abril ciudadanos reportaron granizadas e inundaciones en la ciudad luego de una temporada de sequía de casi cinco meses. Sin embargo, la restricción se mantiene

Guardar

Nuevo

El fin de semana del 20 de abril, después de más de 15 días con el nivel de los embalses a la baja, se revirtió esa tendencia - crédito Colprensa
El fin de semana del 20 de abril, después de más de 15 días con el nivel de los embalses a la baja, se revirtió esa tendencia - crédito Colprensa

Aunque las lluvias del sábado 20 de abril brindaron un alivio momentáneo, el alcalde de Bogotá, Carlos Fernando Galán, advirtió que la comunidad debe continuar con su compromiso de reducir el consumo de agua. La situación sigue siendo crítica y es imperativo mantener esfuerzos para conservar este recurso vital.

El consumo de agua del ese día se mantuvo en 15,73 metros cúbicos por segundo. Aunque se ha acercado a la meta establecida de 15 metros cúbicos por segundo, se reportó un ligero aumento de 0,30 puntos con respecto al viernes 19 de abril.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Facebook.

Consumo de agua y nivel de los embalses del Sistema Chingaza el 20 de abril - crédito Alcaldía de Bogotá
Consumo de agua y nivel de los embalses del Sistema Chingaza el 20 de abril - crédito Alcaldía de Bogotá

En cuanto al nivel de los embalses del Sistema Chingaza, este llegó al 15,18% de su capacidad total, revirtiendo la tendencia a la baja. El punto más crítico de las represas fue el 18 de abril, con 14,9%. Ahora, el nivel del agua ha aumentado en 0,28 puntos porcentuales con respecto a ese día. Sin embargo, la meta al terminar abril está fijada en 20% de la capacidad, lo que indica que aún queda un largo camino por recorrer.

Las autoridades hacen un llamado urgente a la población para que continúe adoptando medidas de conservación del agua y para que sigan siendo conscientes de la importancia de este recurso para nuestras vidas. Si bien las lluvias son un alivio, se necesita un esfuerzo colectivo constante para superar esta crisis hídrica, como duchas de tres minutos, evitar el lavado de vehículos, así como limitar la acumulación de agua a lo estrictamente necesario.

Así están los embalses en todo el país: el racionamiento energético es una posibilidad

Así está el nivel de la hidroeléctrica El Peñol en Guatapé, Antioquia - crédito Fredy Amariles/AP
Así está el nivel de la hidroeléctrica El Peñol en Guatapé, Antioquia - crédito Fredy Amariles/AP

El nivel de los embalses utilizados para la generación de energía en Colombia ha experimentado un ligero incremento durante los últimos dos días. Según el informe más reciente de XM, que es el sistema que se encarga de la interconexión energética del país, el nivel ha aumentado en un 0.23%, alcanzando así el 28.88%.

A pesar de la buena noticia, el país se encuentra a solo 1,88 puntos porcentuales de una posible situación de racionamiento energético, que se activaría si el nivel desciende hasta el 27%. Sin embargo, el Ideam (Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales) ha pronosticado que las lluvias continuarán desde este fin de semana hasta junio, lo que contribuirá a la recuperación del agua utilizada durante la sequía causada por el fenómeno de El Niño en Colombia.

Cabe recordar que la mayoría de energía que se produce en el país se hace a partir de fuentes hídricas, que corresponde al 66% del consumo total; mientras que aproximadamente el 30% se obtiene a partir de recursos térmicos como el gas, carbón y petróleo. El restante 4% proviene de otras fuentes, incluyendo algunas renovables.

¿Cuánto tiempo tiene que llover en Bogotá para estar fuera una crisis por el recurso hídrica?

Bogotá tiene el sistema de páramos más grande del mundo donde se encuentra el páramo de Chingaza y Sumapaz - crédito Páramos de Colombia
Bogotá tiene el sistema de páramos más grande del mundo donde se encuentra el páramo de Chingaza y Sumapaz - crédito Páramos de Colombia

“Los embalses no se llenan con uno o dos aguaceros, sino con precipitaciones continuas a lo largo de un período prolongado”, explicó a Infobae Colombia el meteorólogo Max Henríquez. Además, pronosticó que serían necesarios entre cuatro o cinco meses de precipitaciones para observar incrementos significativos en el nivel de los embalses.

Bogotá ha enfrentado problemas de abastecimiento de agua en estas épocas del año. Hace cuatro décadas, una situación similar ocurrió y fue atribuida a la falta de suministro, cuando el Sistema de Chingaza aún no existía. Sin embargo, el panorama actual se ve afectado por la disminución de las lluvias en la Sabana de Bogotá, vinculada a la deforestación en el Amazonas, donde la evaporación del agua es crucial para la precipitación en la región Andina.

Ríos voladores en el Amazonas, en el que "vías" de humedad que emanan de la humedad en las plantas del amazonas son llevadas por corrientes a otros lugares en los que se convierten en lluvias - crédito Getty Images
Ríos voladores en el Amazonas, en el que "vías" de humedad que emanan de la humedad en las plantas del amazonas son llevadas por corrientes a otros lugares en los que se convierten en lluvias - crédito Getty Images

Para prevenir situaciones similares o más graves en el futuro, se plantean varias propuestas. Entre ellas, seguir las medidas del Plan Maestro de Acueducto y Alcantarillado, que incluye el saneamiento del río Bogotá y el desarrollo de plantas de tratamiento de aguas residuales, según dijo a este medio el ingeniero civil de la Universidad Nacional Leonardo Donado.

Además, el experto sugirió realizar estudios de agua subterránea para comprender mejor esta fuente subdiagnosticada y desarrollar estrategias de uso conjunto con aguas superficiales. Paralelamente, se destaca la necesidad de construir embalses adicionales en la parte alta de los alrededores de la ciudad para diversificar las fuentes de suministro y no depender únicamente de Chingaza.