Gerente de banco en Magangué ofrecía dinero a menores de edad para luego abusarlos

La confesión de un niño de 12 años, presunta víctima de alias August, llevó a la captura del ejecutivo

Guardar

Nuevo

Policía de Bolívar capturó a gerente de reconocido banco por presunto caso de abuso sexual contra menores de edad - crédito Policía Nacional
Policía de Bolívar capturó a gerente de reconocido banco por presunto caso de abuso sexual contra menores de edad - crédito Policía Nacional

Lo que comenzó como una investigación dirigida a esclarecer el robo de un teléfono móvil en Magangué, Bolívar, llevó a las autoridades a destapar un caso grave de explotación y abuso sexual de menores de edad. El implicado, un gerente de una entidad financiera reconocida en la localidad, fue detenido y enfrenta acusaciones por estos repudiables actos, en los que presuntamente abusaba de su cargo y posición económica para manipular a sus víctimas.

Con base en los detalles entregados por las autoridades, la indagación, que se extendió por dos meses, reveló cómo el Augusto Araújo Álvarez, de 43 años, utilizaba las redes sociales para contactar a jóvenes en situaciones de vulnerabilidad, ofreciéndoles sumas de dinero entre $15.000 y $30.000 a cambio de favores sexuales. Tras establecer un primer contacto virtual, procedía a recoger a las víctimas en su vehículo para llevarlas a lugares apartados, donde presuntamente cometía los abusos.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Facebook.

Este aberrante hecho salió a la luz gracias al testimonio de uno de los menores (de 12 años) involucrados, que, buscando probar su inocencia frente a acusaciones de hurto, reveló su encuentro con el gerente para participar en actos sexuales. El coronel Javier Lemus, comandante (e) de la Policía de Bolívar, destacó la importancia de esta confesión para desenmascarar las actividades ilícitas del acusado.

La detención de un ejecutivo de banco de 43 años por explotar sexualmente a menores, fue desencadenada por el rastreo de un teléfono robado, sacando a la luz una trama de corrupción y manipulación  - crédito iStock
La detención de un ejecutivo de banco de 43 años por explotar sexualmente a menores, fue desencadenada por el rastreo de un teléfono robado, sacando a la luz una trama de corrupción y manipulación - crédito iStock

“Los investigadores lograron descubrir este repudiable hecho, cuando fueron atender un presunto caso de hurto, al que señalaban a uno de los menores de haber sustraído un teléfono celular de una vivienda vecina (…) el menor para demostrar su inocencia y defenderse de los señalamientos que lo acusaban, decidió contarle a un familiar que él estuvo todo el día por fuera, porque había ido a cumplir una cita con otro menor a alias August, para realizar actos sexuales”, expuso el oficial.

La captura del gerente se produjo tras un riguroso proceso investigativo que permitió recabar suficientes evidencias para su detención. En las audiencias preliminares, el implicado se declaró inocente de los cargos de actos sexuales con menor de 14 años y demanda de explotación sexual, pero un juez de control de garantías determinó su envío a prisión preventiva, a la espera de que avance el proceso judicial.

Otro hecho de abuso contra menores de edad

Yonathan Gustavo Jaimes Orellanos fue detenido en El Zulia, en el departamento de Norte de Santander, bajo los cargos de trata de personas y producción de pornografía infantil. De acuerdo con lo revelado por la Fiscalía General de la Nación, el presunto delincuente operaba una red que coaccionaba a adolescentes a participar en actividades sexualmente explícitas.

Capturan en Norte de Santander a un hombre por coaccionar a adolescentes a trabajar como modelos Webcam - crédito iStock
Capturan en Norte de Santander a un hombre por coaccionar a adolescentes a trabajar como modelos Webcam - crédito iStock

La captura se dio durante un allanamiento en una vivienda del barrio Nueva Colombia, donde se rescataron a dos adolescentes que eran presuntamente obligadas a participar en la producción de estos videos. Gracias a una denuncia ciudadana, las autoridades pudieron desmantelar esta red de explotación que operaba desde una casa que llamaba la atención por el frecuente movimiento de menores de entre 15 y 17 años.

De igual manera, el ente investigador informó que Jaimes Orellanos atraía a las jóvenes para que se involucraran en actividades de webcam con fines lucrativos, abusando de su vulnerabilidad. El sospechoso no aceptó los cargos imputados durante su judicialización. Además del rescate de las menores se logró la incautación de equipo electrónico como cuatro computadoras y seis celulares, crucial para la investigación.

Por último, las víctimas fueron puestas bajo el cuidado del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf), y posteriormente comenzaron el proceso de restitución de sus derechos. La acción judicial se fundamentó en evidencia robusta que convenció a un juez de dictar medida de aseguramiento en centro carcelario contra el señalado delincuente.