Presidente de Colpensiones admitió que la “reforma pensional inició su trámite con mil dificultades”

Jaime Dussán pidió a loas gobernantes locales del país a conocer a fondo los “beneficios” de la reforma a la pensión

Compartir
Compartir articulo
El presidente de Colpensiones, Jaime Dussán | Crédito Colpensiones
El presidente de Colpensiones, Jaime Dussán | Crédito Colpensiones

Jaime Dussán, presidente de Colpensiones, reconoció que el proceso de la reforma pensional ha enfrentado dificultades en su trámite legislativo y extendió una invitación a las alcaldesas y alcaldes del país para colaborar en llevar adelante la reforma en sus respectivos municipios.

Durante su intervención en el Congreso Nacional de Municipios celebrado en Cartagena, Dussán enfatizó: “La reforma pensional inició su trámite con mil dificultades, por supuesto porque hay distintos intereses e interpretaciones sobre ella. La reforma tiene un propósito, primero, de lograr un solo régimen pensional en el país”.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel

Explicó que, según la reforma propuesta, “todos los colombianos y colombianas, si pasa la reforma, serán de Colpensiones. Ninguno será pensionado por los fondos privados existentes en este momento en el país porque ellos sencillamente tendrán los recursos de las personas que quieran ahorrar más de cuatro salarios mínimos”.

En relación con la relación entre los fondos privados y Colpensiones, Dussán subrayó la importancia de evitar confrontaciones innecesarias y señaló que se está buscando un consenso nacional para que sea únicamente el fondo público el encargado de pensionar y recibir los recursos de uno a tres salarios mínimos si la reforma es aprobada.

Estas declaraciones fueron parte de su intervención ante los alcaldes y alcaldesas del país reunidos por la Federación Colombiana de Municipios, a quienes les instó a participar en discusiones para evaluar la implementación de la reforma pensional en sus respectivas localidades.

En el marco del congreso de la Federación Colombiana de Municipios, la consejera para las regiones, Sandra Ortiz, destacó la inversión histórica del Gobierno, que asciende a 1.154 billones de pesos en el cuatrienio del “Gobierno del Cambio”.

Ortiz enfatizó que esta inversión se ha priorizado en las regiones más desatendidas y marginadas del país, en línea con la directriz del presidente. Además, desmintió afirmaciones sobre una baja ejecución presupuestaria, asegurando que el Gobierno del cambio ha alcanzado una ejecución por compromisos del 90%.

La reforma pensional sí aumentaría la edad de jubilación en estos casos

En el marco de la discusión reciente sobre el proyecto de reforma pensional en Colombia, que se fundamenta en cuatro pilares: contributivo, semicontributivo, solidario y de ahorro voluntario, surgieron inquietudes respecto a los cambios propuestos por el Gobierno de Gustavo Petro. Estas propuestas generaron preocupación entre los congresistas y la población en general debido a los posibles aumentos en la edad de pensión para ciertos sectores contribuyentes.

El proyecto está programado para debatirse en el Congreso de la República a finales de febrero, específicamente el 27 de dicho mes. Antes de que el proyecto de ley fuera presentado en el Senado de la República, varios congresistas expresaron su preocupación sobre cómo estas modificaciones podrían afectar, especialmente, a los trabajadores con menores ingresos en el país.

El senador Juan Pablo Gallo, del Partido Liberal, destacó específicamente las alteraciones en la edad mínima requerida para acceder a la pensión en los esquemas del pilar solidario y semicontributivo.

Según él, mientras la reforma busca aumentar la cobertura y las transferencias de subsidios, también propone elevar la edad de jubilación de las mujeres de 57 a 60 años de edad, y de los hombres de 62 a 65 años de edad. “En el pilar solidario se incrementa en tres años la edad para recibir el beneficio”, afirmó el congresista, agregando que estas modificaciones también se aplicarían al pilar semicontributivo.

Además, se mencionó la eliminación de la posibilidad de acceder al fondo de garantía de pensión mínima con 1.150 semanas, en lugar de 1.300, lo que, según el senador, “significa que se nos va a subir en tres años la edad de pensión”.

Esta situación preocupa especialmente porque podría afectar de manera desproporcionada a aquellos en situaciones de vulnerabilidad económica.