A la cárcel conductor de Didi que abusó de una menor en Bogotá

El conductor había sido denunciado el pasado 6 de febrero por haberle hecho tocamientos indebidos a una menor de edad que utilizó su vehículo adscrito a Didi para dirigirse a su colegio

Compartir
Compartir articulo
El sujeto fue capturado al frente de su casa, cuando se disponía a empezar a trabajar con la aplicación - crédito iStock.
El sujeto fue capturado al frente de su casa, cuando se disponía a empezar a trabajar con la aplicación - crédito iStock.

La Policía Metropolitana de Bogotá informó que en un trabajo articulado con la Fiscalía General de la Nación logró la captura del conductor de la aplicación Didi que fue señalado el pasado 6 de febrero de haber abusado de una menor de 15 años que usó su vehículo para tomar un servicio.

“Luego de activada la ruta de atención para el restablecimiento de los derechos de la menor y de realizar la respectiva denuncia, la Seccional de Investigación Criminal de la Policía Metropolitana de Bogotá, inicio las labores investigativas para dar con el responsable de este lamentable hecho”, explicó la institución.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel.

La Policía revisó los registros de seis cámaras de seguridad, entrevistó a cinco testigos y obtuvo el reconocimiento fotográfico del agresor por parte de la víctima. Todo le sirvió para lograr que se expidiera una orden de captura en contra del conductor, de 43 años de edad.

Los investigadores le seguían los pasos en el barrio Bosa Islandia, logrando ubicar su lugar de residencia y el vehículo con que laboraba, el cual tenía las mismas características del automotor involucrado en el delito; una vez obtenida la orden de captura los policías procedieron a capturarlo cuando se disponía a conducir”, agregó la Policía.

El capturado fue presentado ante el Juzgado 71 Penal Municipal con Función de Control de Garantías, en donde se le dictaminó medida de aseguramiento intramural.

Es de resaltar que esta persona fue capturada en frente de su casa, cuando se disponía a iniciar sus labores en la aplicación de transporte”, explicó el coronel Juan Carlos Arévalo Rodríguez, comandante operativo Policía Metropolitana de Bogotá.

Momento en el que el conductor de la aplicación Didi fue capturado - crédito Policía Metropolitana de Bogotá.
Momento en el que el conductor de la aplicación Didi fue capturado - crédito Policía Metropolitana de Bogotá.

Fue el padre de la menor el que denunció lo que le había pasado a su hija al momento de abordar el vehículo del presunto abusador. Según contó, solicitó el servicio de transporte para que su hija se dirigiera a su colegio, en un viaje que no tomaría más de diez minutos. El servicio fue pedido en el sector de Chicalá, en la localidad de Bosa, sur de Bogotá.

“Eso solo lo hacemos cuando ella no puede ir en su bicicleta por el clima o por cualquier otra razón”, le contó al diario El Tiempo. Pero una vez su hija abordó, notó que el conductor no había iniciado el viaje en la aplicación a pesar de que el vehículo ya estaba en marcha. Eso hizo que, preocupado, llamara a su hija, que le contó que el hombre la estaba tocando.

“Eso se me hizo extraño. Llamé a mi hija y ella ya me estaba marcando. Cuando le contesté me dijo: Papi, esto ha sido horrible. Este señor, desde que me subí al carro, me empezó a tocar”, contó el padre de la menor.

La menor denunció que fue abusada cuando se dirigía a su colegio, que quedaba a solo diez minutos de su casa - crédito AFP.
La menor denunció que fue abusada cuando se dirigía a su colegio, que quedaba a solo diez minutos de su casa - crédito AFP.

Afirmó que el sujeto “le decía que actuaran como si fueran novios y le preguntaba qué con quiénes vivía, nombres y que cuánto ganaban sus padres”. Posteriormente, el conductor se detuvo en una estación de gasolina para comenzar a besarla y tocarla.

“Fue terrible, la besaba, la tocaba en sus partes íntimas. Ella no se dejaba, pero también estaba petrificada”, relató el padre de la joven menor de edad. Aseguró que su hija le pidió al conductor que la dejara bajar del vehículo, pero este se negó y le dijo que se iban a ir a otro lugar.

“Le decía que le diera su número, que ella ya era una adulta, pero cuando tuvieron que parar en el semáforo, mi hija abrió la puerta y salió corriendo para su colegio”, contó el padre.

Al bajar del vehículo, ella se fue corriendo hacia el colegio, en donde ya estaban enterados de la situación porque el padre les avisó. “(En la institución) Activaron todas las alarmas. Llamaron a la Secretaría de Salud. De allí mandaron a una psicóloga que habló con ella y nos hicieron un traslado a la clínica Santa María del Lago”, contó el hombre.