A propósito de Dani Alves: estas son las figuras del fútbol colombiano involucradas en casos de violencia de género

La condena del futbolista brasileño por los hechos ocurridos en diciembre de 2022 trajo al recuerdo situaciones similares ocurridas con jugadores y hasta entrenadores del rentado local

Compartir
Compartir articulo
El episodio de violencia de género de Dani Alves trae al recuerdo otros casos protagonizados por futbolistas y entrenadores colombianos en el pasado - crédito Infobae Colombia
El episodio de violencia de género de Dani Alves trae al recuerdo otros casos protagonizados por futbolistas y entrenadores colombianos en el pasado - crédito Infobae Colombia

En la mañana del 22 de febrero se dio a conocer la sentencia que recibió el exfutbolista brasileño Dani Alves, luego de que se demostrara su culpabilidad en un caso por violación que tuvo lugar en una discoteca de Barcelona (España) el 30 de diciembre de 2022. Ante la contundencia de las pruebas en su contra y la disposición del acusado para compensar a la víctima económicamente “por encima de los parámetros habituales en este tipo de delitos”, el juez de la causa sentenció al que fuera jugador de Barcelona, Juventus y la selección de Brasil a 4 años y 6 meses de prisión.

Esta situación trae al recuerdo otros episodios de violencia de género, cometidos por futbolistas y hasta entrenadores en Colombia. La visibilidad que les da su profesión ha derivado en que estos casos tuvieran un fuerte impacto entre la sociedad, llevando al debate público el nivel de permisividad (y en ocasiones hasta de impunidad) de la que gozaban a menudo estas figuras del balompié.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel.

A continuación, Infobae Colombia hace un repaso por algunos de los casos que mayor revuelo causaron a nivel nacional.

Hernán Darío Gómez

Bolillo Gómez estuvo en la mira del país luego de que golpeara a una mujer en un bar de Bogotá. El hecho fue un escándalo nacional y propició su salida de la selección Colombia - crédito Colprensa
Bolillo Gómez estuvo en la mira del país luego de que golpeara a una mujer en un bar de Bogotá. El hecho fue un escándalo nacional y propició su salida de la selección Colombia - crédito Colprensa

Agosto de 2011 marcó un punto de quiebre en la forma en que la sociedad colombiana responde ante la violencia de género. Fue entonces cuando Bolillo Gómez, entonces entrenador de la selección Colombia, se vio envuelto en un escándalo luego de golpear a una mujer en un bar de Bogotá.

Aunque emitió un comunicado horas después de los hechos pidiendo perdón por lo ocurrido, diversos grupos de la sociedad exigieron su renuncia como seleccionador nacional, a la par que exigieron a la Federación Colombiana de Fútbol sacarlo de su cargo. La situación se prolongó durante semanas, mientras se produjeron situaciones de revictimización contra la mujer golpeada, puesto que al no darse a conocer su identidad, se especuló que se trataba de una trabajadora sexual.

Solo hasta 2014 se dio a conocer la identidad de la mujer. Isabel Fernanda del Río Maya, habló con El Espectador sobre lo que hubo detrás de dicho episodio con Bolillo, revelando que incluso tuvieron un hijo.

Pablo Armero

Pablo Armero, lateral de la selección Colombia, fue detenido por las autoridades en Estados Unidos tras un caso de maltrato contra su esposa - crédito Mauricio Alvarado/Colprensa
Pablo Armero, lateral de la selección Colombia, fue detenido por las autoridades en Estados Unidos tras un caso de maltrato contra su esposa - crédito Mauricio Alvarado/Colprensa

El lateral del América de Cali y hombre de confianza de José Pekerman durante el proceso mundialista de Brasil 2014, fue arrestado en 2016 por el Departamento de Policía de Miami Dade en un hotel de la ciudad, alertados por las quejas de otros huéspedes sobre una discusión de pareja en la habitación contigua.

Cuando las autoridades ingresaron al lugar, María Elena Bazán, esposa del futbolista, les informó que ambos habían estado bebiendo. Cuando regresaron al hotel, Armero quería mantener relaciones sexuales con ella. Esta se negó y en respuesta, el futbolista la golpeó y le cortó el pelo. Tras ser procesado por los uniformados y pagar la fianza, el jugador salió de prisión.

El hecho provocó un escándalo nacional, especialmente porque Pekerman convocó al jugador para una fecha de eliminatorias. A la par, ONU Mujeres exigió a la Federación Colombiana de Fútbol tomar medidas drásticas contra el jugador, algo que no sucedió. No obstante, a un año de los hechos, la pareja apareció en un video negando la agresión.

Sebastián Villa

Villa fue condenado en 2023 a dos años de prisión condicional. Tras su desvinculación de Boca Juniors, emigró al fútbol de Bulgaria - crédito Cristina Sille/REUTERS
Villa fue condenado en 2023 a dos años de prisión condicional. Tras su desvinculación de Boca Juniors, emigró al fútbol de Bulgaria - crédito Cristina Sille/REUTERS

Este fue uno de los escándalos no solo más controvertidos, sino de los que más se prolongó, hasta la fecha. Todo inició en abril de 2020 cuando su entonces novia, Daniela Cortés, lo acusó formalmente de maltrato físico y psicológico, presentando ante un tribunal fotos que evidenciaban los hechos, asegurando que el entonces extremo de Boca Juniors estaba bajo los efectos del alcohol. Días después de que se diera a conocer la denuncia, se filtraron unos chats entre ambos en los que Villa pedía perdón por las lesiones y se excusaba en su ebriedad.

La causa se desarrolló entre señalamientos de que Cortés también incurrió en situaciones de maltrato contra Villa, generando una tormenta mediática que se hizo todavía mayor debido a que Boca Juniors no lo marginó de las concentraciones mientras el caso seguía abierto. El 2 de junio de 2023 la justicia argentina dictó sentencia contra Villa, declarándolo culpable y condenándolo a dos años y un mes de prisión condicional. Una vez se confirmó la sentencia, el xeneize lo marginó del equipo, motivando su llegada al fútbol de Bulgaria.

La situación se agravó todavía más cuando otra mujer, Tamara Doldán, presentó una nueva acusación contra Villa por abuso sexual, violencia de género y tentativa de homicidio en mayo de 2022. Nuevamente, se filtraron chats en los que el futbolista se disculpaba por lo ocurrido, a la par que una pericia psiquiátrica ordenada por la defensa de Villa determinó que Doldán mostraba indicios de abuso sexual y trastorno de estrés postraumático. Hasta la fecha, este caso continúa abierto.

Jorge Luis Pinto

Jorge Luis Pinto estuvo envuelto en polémica luego de que se difundiera un video en 2017 en el que golpeó a su hija Verónica mientras trataba de calmarla. Días después de los hechos, la joven aseguró que no se había tratado de un caso de maltrato - crédito Dan Himbrechts/EFE
Jorge Luis Pinto estuvo envuelto en polémica luego de que se difundiera un video en 2017 en el que golpeó a su hija Verónica mientras trataba de calmarla. Días después de los hechos, la joven aseguró que no se había tratado de un caso de maltrato - crédito Dan Himbrechts/EFE

El estratega nortesantandereano y en su día también entrenador de la selección Colombia, también estuvo envuelto en un escándalo de violencia de género en agosto de 2017. La situación se produjo luego de que Verónica Pinto, hija del técnico, denunciara en medios que era víctima de maltrato por parte de su esposo y representante a la Cámara por Bogotá, Andrés Felipe Villamizar. Este respondió negando las acusaciones y asegurando que era la propia Verónica la que ejercía maltrato en su contra.

Por esos días, Semana dio a conocer un video en el que Jorge Luis intenta tranquilizar a su hija, pero esta reacciona con violencia al percatarse que Villamizar está grabando la escena. Ante la respuesta agresiva de ella la golpea en la cabeza, obligando a los policías presentes a intervenir para separarlos.

El hecho generó una serie de cuestionamientos contra el entonces entrenador de la selección de Honduras que se pronunció en un comunicado de prensa, manifestando que “fue la actitud de un padre desesperado que, en circunstancias extraordinarias, buscó hacer entrar en razón a su hija, que vivía un momento de crisis emocional”. Días después de los hechos, Verónica negó que lo ocurrido con su padre calificara como maltrato, por lo que no presentó cargos. En cambio, reiteró sus señalamientos contra Villamizar.