Empleados del Hospital General de Medellín se tomaron edificio de la Alcaldía: dicen que hace un mes que no les pagan

La movilización de los trabajadores de la salud se concentró a las afueras del Centro Administrativo Alpujarra. La falta de recursos para atender pacientes también es parte de los motivos de la protesta

Compartir
Compartir articulo
Movilizaciones del cuerpo médico por falta de recursos en el Hospital General de Medellín - crédito Redes Sociales
Movilizaciones del cuerpo médico por falta de recursos en el Hospital General de Medellín - crédito Redes Sociales

Con carteles y gritos de inconformismo, los trabajadores del Hospital General de la capital antioqueña emprendieron una nueva jornada de protestas en la mañana del martes 5 de diciembre, tras denunciar una crisis financiera por la que, incluso, no se han cubierto pagos de la nómina.

La protesta, que se ha realizado en las principales vías del centro de Medellín, comenzó con un plantón en la sede hospitalaria, con miras a movilizarse a la Alcaldía de la ciudad, se dio como una respuesta a problemáticas como la falta de insumos esenciales para la atención y el sostenimiento de los trabajadores de la salud, la creciente tercerización laboral, y las acusaciones de corrupción que han surgido en los últimos años.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel y en Google News.

Manifestantes exigen atención a problemas de infraestructura y servicios médicos

De acuerdo con información publicada por Teleantioquia, Juan Camilo Toro, uno de los voceros de los grupos sindicales del centro asistencial, destacó que las quejas se centran especialmente en los servicios neonatales, donde recientemente se cerraron 15 camas, afectadas por la falta de recursos y mala gestión.

“Todas las fuerzas vivas laborales del Hospital General de Medellín hemos tomado la determinación de entrar hoy en defensa de nuestro hospital. De poner de frente y de cara a la ciudadanía, no solamente la problemática que se tiene con los trabajadores, sino con todos y cada uno de los pacientes, donde tenemos una falencia graves en insumos, en medicamentos, y ya empieza a tocar el bolsillo de los trabajadores”, indicó el vocero.

“Es muy lamentable que un hospital que ha sido pionero en Latinoamérica tenga dificultades con los insumos (...) Indudablemente el hospital sufre unos retrasos graves con los proveedores que se ven repercutidos la prestación del servicio. Ya hoy no solamente se le debe al personal contratista, sino que también los vinculados empiezan a ver esa falencia de recursos”, agregó.

Frente a la situación, el personal médico también se ha manifestado. El doctor Julián David Patiño le expresó a H13N, un medio local, que no han recibido una respuesta de la administración actual, e insistió en la gravedad de los cierres de camas: “Es terrible para nosotros ver cómo se cierran camas neonatales porque sabemos que no tenemos suficientes camas en el municipios para atender estas eventualidades. Es incoherente que las estemos cerrando”, afirmó.

Igualmente, se ha reprochado la falta de diálogo con la dirección del hospital y se menciona una situación de deuda por parte de las EPS, que se suma a los retrasos en pagos al personal del centro médico que ha tenido pérdidas operacionales superiores a los 66 mil millones en los últimos años, según cifras publicadas por el mismo hospital en el 2022.

La razón es que nos cansamos. Como trabajadores del sector salud, como servidores públicos, ver esas mentiras por parte de la administración distrital. Nosotros no estamos desconociendo que las EPS le deben al Hospital General, pero lo que sí es cierto es que ha faltado juicio y experiencia por parte del equipo directivo para enfrentar la situación”, sostuvo Toro a El Colombiano.

Los trabajadores y sindicalistas del centro asistencial irrumpieron enn edificios de la Alcaldía - crédito Redes Sociales

Desafíos en suministro de insumos y acusaciones de corrupción agravan la situación

Sin embargo, el panorama parece ser más complicado. Información publicada por El Colombiano permitió conocer que el hospital lucha por abastecerse de insumos básicos, hasta el punto de requerir la asistencia de otros laboratorios.

La defensa de la administración del hospital atribuye estos problemas a la crisis financiera general del sector, exacerbada por una cartera de deudas de $260.000 millones (aproximadamente 65 millones de dólares) de las aseguradoras. Además, se han planteado cuestionamientos por presuntas irregularidades en los procesos de contratación, empeorando el ya delicado estado de la prestación de servicios del centro de salud.

Protestas reclaman medidas inmediatas frente a la crítica situación del hospital

La manifestación culminó frente a la Alcaldía con un enérgico llamado a enfrentar la crisis. Pese a las acciones de las autoridades para enfrentar a los manifestantes, el cuerpo médico y los trabajadores irrumpieron en las instalaciones de las entidades administrativas del centro de Medellín.

Mientras tanto, la entidad sanitaria continúa en el ojo del huracán por múltiples irregularidades y una situación financiera que pone en riesgo la atención al público. Esta protesta representa uno de los muchos esfuerzos por parte del personal de salud para visibilizar y rectificar problemas internos que repercuten en la calidad del servicio médico a la comunidad de Medellín.