Comercios empezaron a dejar de recibir pagos por Nequi y Daviplata en Medellín: ¿qué pasó?

Las estafas digitales han generado que algunos establecimientos opten por no aceptar transferencias desde estas plataformas

Compartir
Compartir articulo
En Medellín algunos comercios empezaron a no recibir pagos por Nequi y Daviplata - crédito Colprensa
En Medellín algunos comercios empezaron a no recibir pagos por Nequi y Daviplata - crédito Colprensa

La evolución tecnológica ha transformado radicalmente el panorama actual, simplificando tareas complejas y optimizando el tiempo mediante innovaciones que permiten realizar en minutos lo que antes podría haber llevado horas o días.

Sin embargo, esta misma accesibilidad ha abierto la puerta a delincuentes cibernéticos que, valiéndose de estos avances, han desarrollado estrategias cada vez más sofisticadas para perpetrar estafas. Estas nuevas formas de fraude ponen en particular riesgo a aquellos usuarios que, ya sea por inocencia o exceso de confianza, se convierten en presas fáciles de engaños en la red.

Ahora puede seguirnos en WhatsApp Channel y en Google News.

En Medellín, la ciudad más innovadora de Colombia, muchos locales comerciales empezaron a optar por no recibir pagos que vengan de carteras digitales como Nequi o Daviplata. Así lo confirmó el periódico regional El Colombiano, que aseguró que tras una ola de estafas que se han venido presentando en la capital de Antioquia, muchos emprendedores y comerciantes han decidido decirles chao a estos bancos digitales.

“Todo se trata de comprobantes falsos”, aseguró el medio de comunicación, que explicó que hay un rumor que ya se ha vuelto una leyenda popular entre tiendas y establecimientos de la ciudad de la eterna primavera.

“Resulta que los comerciantes se están cuidando de fraudes que se comenten a través de diversas modalidades, como la falsificación de recibos de pago de manera manual o incluso el uso de una aplicación que se llama Nequi Glitch, y que simula a la perfección la interfaz de Nequi. E incluso le manda hasta mensajes de texto a los comerciantes para que ellos se queden tranquilos de que recibieron el pago y en realidad la plata nunca les entró”, explicó la periodista regional.

A su vez, la comunicadora se refirió al mito que se está haciendo viral entre los comerciantes. Se trataría de que la misma aplicación, es decir, Nequi, les da a los usuarios un tiempo para reversar las transacciones, para que los clientes puedan cancelar los pagos hechos.

Ante esta denuncia, desde Nequi aclararon el tema y aseguraron que en la plataforma una persona no puede reversar un pago.

“En Nequi una persona no puede reversar un pago, porque no tenemos ninguna opción desde nuestra aplicación que le permita a alguien después de haber hecho un envío cancelar o reversar el pago. Así que, si tienen un negocio, una tienda o venta por redes sociales y en algún momento has escuchado esto, ya saber que no es cierto”

La representante del banco digital invitó a las personas que hayan tenido algún inconveniente con Nequi para que acudan al nuevo canal de atención que dispusieron para atender a los afectados, a quienes calificaron como “prioridad” y que serán atendidos “en el menor tiempo posible”.

Se trata de un formulario que está subido en www.nequi.com.co, estando allí se despliega el menú y se escoge la opción Negocio Nequi, se vuelve a dar clic en el menú y se elige Ayuda. Ya con el formulario en pantalla se llenan las opciones y se envía.

Estafas por Daviplata no se quedan atrás

El Colombiano también hizo énfasis en las estafas por Daviplata y alertó porque existe una aplicación fraudulenta llamada Davitrampa, que ha hecho que muchas personas terminen robadas.

“Para tratar de ponerle fin a ese asunto, Davivienda tomó medidas y ahora cuando se hacen pagos a través de Daviplata se genera un código QR con el que el comerciante puede verificar si el pago sí le llegó antes de entregarle los productos al cliente”, destacó el periódico.

En los últimos tres años, Colombia ha experimentado un notable aumento en la tendencia de las personas a renunciar al efectivo y optar por las transacciones digitales. Este cambio de hábito en el manejo del dinero ha motivado, a su vez, a que los delincuentes desplieguen un mayor ingenio en sus métodos para cometer estafas, afectando a los ciudadanos comunes.