Sigue adelante en el congreso de Estados Unidos proyecto que excluye ayudas a Colombia

El republicano Mario Rafael Díaz-Balart Caballero, de ascendencia cubana, es uno de los defensores del proyecto en la Cámara de Representantes EEUU.

Compartir
Compartir articulo
 Congreso en el Capitolio en Washington, Estados Unidos. 4 de enero, 2023. REUTERS/Jonathan Ernst
Congreso en el Capitolio en Washington, Estados Unidos. 4 de enero, 2023. REUTERS/Jonathan Ernst

El proyecto de ley propuesto por los republicanos que, por primera vez, no incluye recursos para Colombia, continuó avanzando en la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

El proyecto, que suele ser el vehículo legislativo para los fondos que Estados Unidos destina al país para la lucha contra las drogas y otros programas, fue aprobado por la Comisión de Apropiaciones de la Cámara y ahora está listo para su trámite final en la plenaria.

El proyecto de ley hace referencia a las preocupaciones sobre las políticas y relaciones perjudiciales de la Administración Petro y menciona la vigilancia de las señales de tensiones en el estado de derecho y la independencia judicial.

Aunque reconoce la relación histórica entre Estados Unidos y Colombia, el Comité aplaza la consideración del financiamiento para el país y espera ver acciones favorables en el futuro.

El Subcomité de Apropiaciones para las Operaciones en el Extranjero, presidido por el republicano Mario Díaz-Balart, ya había aprobado el proyecto hace 15 días.

Durante la audiencia de esta semana, Díaz-Balart reiteró sus razones para posponer la ayuda a Colombia, citando preocupaciones sobre la trayectoria del gobierno de Petro en relación con los intereses nacionales y de seguridad de Estados Unidos.

El legislador demócrata Henry Cuellar, de Texas, también respaldó la decisión de posponer la ayuda y afirmó que se debe revisar la situación antes de tomar una determinación final.

Sin embargo, otros legisladores demócratas expresaron su preocupación por la negativa de proporcionar ayuda a Colombia, argumentando que se estaría abandonando la lucha contra las drogas y enviando un mensaje equivocado.

Marc Pocan, otro demócrata en el comité, salió en abierta oposición a la postura de los republicanos y de Cuellar: “Colombia es uno de los mejores amigos de la región y el presidente Petro ha estado trabajando con nosotros en aspectos muy importantes, y fue electo a través de un proceso legal y libre. Sin embargo, por el hecho de que no nos gustan algunos de sus amigos, estamos reaccionando de manera equivocada. Lo que están haciendo en el tema migratorio al acoger a miles de venezolanos es algo con lo que nos están ayudando de manera tremenda, pero con esto estamos mandando el mensaje equivocado”.

El proyecto de ley actualmente excluye fondos para Colombia y también reduce la solicitud de Biden para las operaciones en el extranjero. Sin embargo, se espera que la ayuda para Colombia y otras organizaciones sea incluida en la versión del proyecto que avanza en el Senado, donde los demócratas tienen mayoría.

Aunque el proyecto de ley aún debe pasar por una comisión de conciliación entre ambas Cámaras antes de su aprobación final, es probable que se apruebe en su forma actual. Aunque algunos ven la estrategia de presión de Díaz-Balart como una posibilidad para asegurar fondos para Colombia, es poco probable que Estados Unidos desfinancie abruptamente al país.

El proyecto de ley representa un monto de aproximadamente 440 millones de dólares, que es el promedio de los fondos aprobados para en los últimos años.

Estos fondos cubren áreas como la lucha contra las drogas, el desarrollo alternativo, el desminado, el apoyo a las fuerzas armadas, la protección de los derechos humanos, la implementación de los acuerdos de paz y el fortalecimiento de la justicia, entre otros aspectos.

A medida que el proyecto de ley continúa su curso en el proceso legislativo, se espera que se realicen ajustes y se llegue a un consenso en la comisión de conciliación. La decisión final se tomará más adelante este año y será el resultado de las negociaciones entre ambas Cámaras.