“Si se deja violar, no la robo”: motociclista de Picap robó a usuaria y la amenazó sexualmente

La mujer salió de madrugada de su trabajo y tomó un servicio para llegar a su casa, pero el sujeto se aprovechó para llevarla a una zona desolada en Soacha

Guardar

Nuevo

La administración de Bogotá dio a conocer el precio del trámite para poder autenticar el cambio del color de un automotor. 
Foto vía: bogota.gov.co
La administración de Bogotá dio a conocer el precio del trámite para poder autenticar el cambio del color de un automotor. Foto vía: bogota.gov.co

Un nuevo caso de violencia en contra de la mujer se dio en el municipio de Soacha por cuenta de un conductor de la aplicación Picap. Adolfo Barrera, hermano de la víctima, señaló que todo comenzó cuando ella estaba saliendo de madrugada de su trabajo ubicado en sector León 2, Soacha, y tomó un servicio hasta el barrio La Acuarela, en Bosa Estación.

Nada le hizo sospechar a la mujer de las intenciones de la persona que prestaba el servicio, hasta que tomó otra ruta de la usual por un lugar más inhóspito.

El hombre que conducía la moto se detuvo en el parque La María, también en el municipio de Soacha, donde le dijo a la mujer que se despojara de sus pertenencias, pero que, si no quería hacerlo, que se dejara acceder sexualmente de él.

La mujer –en medio de su nerviosismo– entregó todas sus pertenencias y salió corriendo por la zona en búsqueda de personas que la pudieran auxiliar. Llorando y desesperada encontró un grupo que finalmente la ayudó y la llevó hasta su hogar.

La víctima de este hurto tiene los pantallazos de la aplicación y la información de la persona que iba conduciendo la motocicleta, por lo que hizo las respectivas denuncias ante la Policía Nacional y la Fiscalía General de la Nación.

Hasta el momento, a través de sus redes sociales, los directivos o quienes manejan la PQR (Peticiones, quejas o reclamaciones) de la aplicación Picap no se han pronunciado sobre este incidente.

Más agresiones verbales y amenazas sexuales a mujeres en Bogotá

Natalia Montenegro es una vendedora de seguros que ha sido intimidada, acosada y amenazada por un cliente que adquirió con ella un seguro de vida. Todo empezó cuando la joven le entregó su número celular para concretar la venta de este servicio, pero él aprovechó este dato para conseguirla en redes sociales.

Montenegro señaló a Noticias Caracol que este hombre empezó a hacerle insinuaciones y terminó mandándole fotos obscenas y diciéndole que la iba a violar sexualmente. Por esto Natalia cerró sus redes sociales y ha cambiado su número celular, pero esto no ha detenido a su acosador que siempre la encuentra o se pone en contacto con ella para intimidarla.

“Lo que hizo es empezar a tomar mis datos y empezar el acoso; me envía contenido sexual altamente inapropiado, fotos y videos masturbándose. En el último mensaje, que fue en febrero, me escribió que cuando me vea me va agredir sexualmente, que me iba a violar”, dijo Natalia a ese medio de comunicación.

En Instagram, el hombre ha creado más de 15 cuentas distintas para seguir acosando a Natalia; está plenamente identificado por la Fiscalía y tiene dos antecedentes por casos de abuso sexual.

Natalia ya ha puesto las denuncias a las autoridades correspondientes y les ha informado de las nuevas agresiones verbales de este hombre, pero ella señala que hay una inoperancia por parte de la Policía y Fiscalía General de la Nación que no toma cartas en el asunto.

“Lo que más me preocupa es que no hagan nada en este momento y esperen a encontrarme en una maleta como Valentina Trespalacios o la misma Natalia Ponce de León. Me preocupa que pase algo más físico y grave para que me pongan atención”, señaló Natalia Montenegro en Noticias Caracol.

Natalia no puede salir sola a la calle, siempre le pide a alguien que la acompañe a sus diferentes diligencias pues teme que –al encontrarse sola– este sujeto cumpla su palabra y la agreda sexualmente.

“Yo en este momento no puedo salir sola, tengo que tener a alguien que me acompañe, no puedo estar en lugares donde frecuentaba porque este tipo, aparte de los mensajes, me envía las ubicaciones en dónde yo estoy, envía fotos indicando que ya sabe dónde estoy y que me va a encontrar”, señaló a Noticias Caracol.

Guardar

Nuevo