El nuevo presidente de Fasecolda deberá luchar contra el fraude en el Soat

A septiembre de 2022, de los 17,6 millones de vehículos que había en Colombia, el 47 no tenía el seguro obligatorio

Compartir
Compartir articulo
Gustavo Morales Cobo, nuevo presidente ejecutivo de Fasecolda.
Gustavo Morales Cobo, nuevo presidente ejecutivo de Fasecolda.

En la sesión de junta directiva de febrero, la Federación de Aseguradores Colombianos (Fasecolda) eligió al abogado Gustavo Morales Cobo como nuevo presidente ejecutivo del gremio.

Morales Cobo tiene más de 30 años de experiencia laboral y ocupó varios cargos en el sector público entre los que destacan: magistrado auxiliar de la Corte Constitucional, secretario privado del Ministerio de Hacienda, asesor de Unidad Legislativa, jefe jurídico del Ministerio de Transporte y del Departamento Nacional de Planeación y superintendente de Salud.

En el sector gremial se desempeñó como vicepresidente ejecutivo de Fasecolda, vicepresidente de la Cámara de Infraestructura, vicepresidente de la Asociación Colombiana de Petróleos y Gas (ACP), presidente de la Asociación de Laboratorios Farmacéuticos de Investigación (Afidro) y presidente de la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (Acemi).

Así mismo, tiene experiencia como docente universitario, principalmente en la Universidad de los Andes, en las asignaturas de Derecho Constitucional, Teoría del Derecho, Sociología Jurídica y Derecho de la Seguridad Social.

Al Soat lo está matando el fraude

Reemplaza en el cargo a Miguel Gómez Martínez, que renunció en diciembre del 2022 y antes de su partida, en septiembre del 2022 durante la Convención Internacional de Seguros, denunció que al Soat (Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito) lo está matando el fraude.

Gómez Martínez mencionó en rueda de prensa que al Soat lo está matando el fraude, debido a que, como las compañías de seguros son las mejores pagadoras del sistema de salud, algunos prestadores inflan las atenciones de heridos hasta los topes permitidos por coberturas. También indicó que a julio de 2022 la industria aseguradora tuvo una producción de $23,4 billones en primas, lo que representó una variación del 20 % con relación a julio de 2021.

“El flagelo del fraude también afecta a la industria aseguradora. Trabajamos junto a Fiscalía General de la Nación, la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras de Colombia (Asobancaria)y la Superintendencia Financiera porque el fraude y la estafa están a la orden del día. Por eso, le recomendamos siempre acudir a canales autorizados de las aseguradoras”, anotó el dirigente.

Además, dijo que la evasión es un gran problema, pues de los 17,6 millones de vehículos que hay en el país, el 47 % no tienen Soat. De igual forma, que hay 10,4 millones de motos en Colombia, de las cuales el 61 % no tiene Soat.

“La accidentalidad vive una explosión. En este sentido las cifras son preocupantes, pues en julio eran 440.000 heridos en las calles y carreteras del país y todo indica que terminaremos el año en 900.000 heridos. Antes de la pandemia eran 700.000 heridos por año. Mientras tanto, a julio eran 4.400 muertos y todo indica que cerraremos el 2022 en 9.000 muertos”, lamentó al señalar que el 87 % de los muertos y heridos están relacionados con accidentes donde está vinculada una moto.

Dijo que la moto es una herramienta de transporte de millones de personas que no encuentran un servicio público eficiente y digno, realidad que no fue acompañada por el Estado, ya que este no le enseñó al motociclista a conducir su vehículo y a comportarse como actor vial prudente y responsable.

Asunto de salud pública

Aseguró que este es un verdadero drama nacional y que se volvió un asunto de salud pública, el cual va más allá de la industria aseguradora.

“Preocupa que este año se venderá un millón de nuevas motocicletas, de las cuales en el primer año 218.000 tendrán un accidente”, advirtió.

Modalidades de fraude

Sobre el fraude, también manifestó que el Soat funciona tan bien que mucha gente lo quiere utilizar para lo que no es.

“Hay sobrecostos, cobros dobles. Hay personas que tienen accidentes en sus casas y lo cobran como si fuese accidente de tránsito”, agregó Gómez Martínez.

Dijo que el sector asegurador denunció que hay fraudes por más de $440.000 millones y esos tres males lo tienen en una situación crítica.