El precandidato presidencial Alberto Fernández se tomó un vuelo Buenos Aires-Córdoba en Aeroparque después del mediodía. Como antes había declarado en Comodoro Py en el marco de la causa del Memorándum con Irán, tuvo que almorzar en el Jorge Newbery.

Mientras comía una ensalada César, también se sacaba fotos con algunas personas que se le acercaron.

Llegó con el tiempo justo para ir a la entrevista con el gobernador Juan Schiaretti donde le convidaron masitas.

Después de una hora de reunión dio una conferencia de prensa y se juntó con un grupo de dirigentes. De ahí se fue al aeropuerto de Córdoba para tomar el vuelo de regreso. Pero no se subió al avión sin pasar por un local. Una vez más, dicen quienes lo conocen, cayó en la tentación y se llevó una caja de alfajores de fruta para comer durante el vuelo.