El fin de semana Pablo Moyano, secretario general de Camioneros y vicepresidente de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF) y Gustavo Vera, de La Alameda, llegaron al Vaticano con una comitiva de marítimos, aeronavegantes, ferroviarios y portuarios.

En el entorno de  ambos hablaban del 'privilegio' del gremialista que durante dos días participa de un debate en la Casina Pío VI, en el corazón del Vaticano, en el  marco de un encuentro que agrupa a las principales empresas de transporte.

En el inicio de la primera jornada monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, canciller de la Academia Vaticana, agradeció a Moyano y Vera por haber ayudado en la organización de la Cumbre del Transporte Internacional por el Cambio Climático, Tráfico Humano y nuevas tecnologías.

Después de escuchar a otros disertantes Moyano devolvió la gentileza: "Primero quiero agradecer a monseñor Marcelo Sánchez Sorondo, el compañero y amigo de los trabajadores, quien desde el primer día que nos conocimos siempre a disposición de los trabajadores, como el compañero Gustavo Vera uno de los organizadores de este coloquio, también agradezco a  marítimos, portuarios, aeronavegantes, ferroviarios que vinieron junto a nosotros desde Argentina. También al Papa que es quien nos permite estar aquí".

Luego reivindicó a Juan Domingo Perón "quien ya en el año 1951 afirmaba que las consecuencias de las nuevas tecnologías y el consumismo iba a impactar en el ambiente y provocaría cambio climático".

Y luego denunció a  multinacionales y toda la cámara empresaria que nuclea la industria aceitera y cerealera "las cuales utilizan la fumigación a cielo abierto en forma discriminada y sin contemplación alguna de los daños que genera dicha práctica".

Sobre el debate pendiente en Argentina apuntó a Cambiemos: "Un claro exponente de lo expuesto es el gobierno argentino de derecha que nos ataca, que ni bien inicio su gestión viene favoreciendo económicamente a sectores concentrados como la minería y el agro, pero que al momento de producirse reclamos gremiales contra la flexibilización o reforma laboral que va contra las condiciones salariales y de trabajo en respecto a la salud y el medio ambiente, siempre inclinó el gobierno de Macri la balanza hacia el lado más fuerte, no en favor de los trabajadores".

Y pidió que para ayudar a los empresarios se bajen impuestos.