La campaña de trigo continúa golpeada por la falta de precipitaciones y elevadas temperaturas
La campaña de trigo continúa golpeada por la falta de precipitaciones y elevadas temperaturas

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) y la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) alertaron sobre el impacto negativo que tuvo la falta de precipitaciones a lo largo de la campaña de trigo. Y a todo esto, ahora se suma un escenario de elevadas temperaturas.

Para la Bolsa rosarina, “la proyección promedio de rendimientos se sitúa en 36 quintales por hectárea, lejos de superar los 42 quintales que dejó la campaña 2016/2017, o los 45 quintales del ciclo 2017/2018”.

Si bien se registraron en los últimos días precipitaciones en el sudeste de Córdoba, noroeste de Buenos Aires y en el sudoeste de Santa Fe, las mismas mejoraron la condición del cultivo, pero no fueron suficientes para completar el ciclo del cereal.

Ante el impacto de esta situación climática, los técnicos de la BCR informaron que el 55% de los trigos de la región núcleo transitan la etapa de llenado de granos, con condiciones de temperaturas templadas que son ideales para esta etapa.

En relación al informe semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, el mismo sostiene que el 83% del área sembrada con el cereal en el sur de La Pampa y sudoeste de Buenos Aires registra una condición de cultivo entre “regular y malo”, con caídas en los rendimientos de hasta un 50% y pérdida de área en las zonas más afectadas por la situación climática adversa.

Sobre el panorama que atraviesa el sudoeste de la provincia de Buenos Aires, el informe de la Bolsa porteña refleja que el 65% de las hectáreas sembradas con el cereal se encuentra con un estado de regular a mala.

Por último, el oeste de Buenos Aires, norte de La Pampa y centro de Buenos Aires, la falta de humedad en los suelos durante las etapas reproductivas podría derivar en una baja de los rendimientos de hasta un 10%, si se compara con los valores promedios históricos.

Maíz y soja

La Bolsa de Comercio de Rosario informó que la siembra de soja comenzó esta semana en algunos lotes puntuales. Todavía hay atraso en el inicio de las tareas de siembra, ya que hay complicaciones en aquellos lugares donde se registraron precipitaciones en las últimas semanas. Es por eso que los técnicos de la entidad sostienen que habrá que esperar una semana más, para el comienzo formal de la campaña.

Además desde la BCR, expresaron: “Se necesitarán lluvias que recarguen de humedad los perfiles de los suelos, de modo de pasar los meses críticos de verano con suficiente agua.

En lo que respecta a la campaña de maíz, complicada por la situación climática y los efectos de la incertidumbre electoral y económica, avanza la siembra en el este de Córdoba, pero ya se estima que la región núcleo perderá unas 60.000 hectáreas de maíz temprano, que seguramente se repartirán entre soja y maíz que se sembrará en diciembre próximo.