La muerte por coronavirus de la enfermera de 32 años: “Dio su vida intentando salvar a los demás”

Noemí Gómez hizo su último turno en el Hospital Sanguinetti de Pilar el viernes pasado. Contagiada, en pocas horas su cuadro empeoró y falleció el miércoles. Su conmovedora historia de entrega laboral y familiar

cotano@infobae.com
Noemi Gomez (32) junto a su marido, y dos hijos
Noemi Gomez (32) junto a su marido, y dos hijos

Noemí Gómez era enfermera. Amaba su trabajo. Estaba casada con el amor de su vida y era madre de dos pequeños. Murió él ayer, internada y en soledad, por coronavirus. Había cumplido 32 años.

Estaba en el frente de la batalla contra el COVID-19 en el Hospital Sanguinetti de Pilar. La muerte de esta joven profesional de la salud, que se desarrollaba en el área de pediatría del hospital, sorprendió no solo por la edad sino por la rápida evolución de la enfermedad

Según pudo reconstruir Infobae con algunas de sus colegas, el sábado, Noemí terminó su turno habitual a las seis de la mañana luego de una larga semana de trabajo. Al día siguiente empezó a presentar síntomas compatibles con coronavirus: temperatura elevada y dificultad al respirar.

Llegó al hospital donde trabajaba el domingo por la tarde donde permaneció internada. “Tenemos al 80% del personal contagiado, estamos colapsados, y esto no es solo por la emergencia sanitaria”, le aseguró a Infobae, Cora Cabrera, enfermera, coordinadora del sector de emergencias de Sanguinetti que también tuvo COVID-19.

A las pocas horas el cuadro de Noemí se agravó, los estudios médicos determinaron que tenía neumonía en ambos pulmones. “Necesitaba atención médica pero no había suficiente personal”, explicó Cabrera. Allí, le realizaron el hisopado donde se confirmó el diagnóstico positivo para coronavirus. “Mientras esperábamos el resultado solicitamos plasma a Provincia, quien nos los brinda. Al recibir el resultado positivo, se le administra el plasma pero rápidamente evoluciona en una forma catastrófica con una respuesta inflamatoria sistémica”, detalló el el subsecretario de Atención Comunitaria, Hernán Galimberti

El martes la trasladaron a la clínica privada Fátima, donde murió el miércoles por la madrugada.

El día de la boda
El día de la boda

Correntina de nacimiento pero radicada en Pilar, Noemí estaba casada desde 2016 y era mamá de dos niños. Estudió enfermería en la Cruz Roja Corrientes, emigró a Buenos Aires 2013 en busca de mejores oportunidades laborales, y rápidamente consiguió el trabajo que amaba. Hacía más de seis años que se desempeña en el sector pediátrico del hospital.

“Heredo la pasión por el cuidado del otro de mis padres que también son enfermeros aquí en Corrientes, era como un legado familiar”, le cuenta su hermana María a Infobae. “La gordi, como le decíamos, siempre pensaba en los demás. Noble, de corazón gigante, solidaria, siempre le veía el lado positivo a todo”.

En los últimos meses la familia Gómez había perdido el contacto habitual. En julio, mes de su cumpleaños, Noemí había comprado pasaje para ir a visitarlos a Corrientes. No pudo ser. “Estaba con una gran carga laboral por la pandemia. Sabíamos que la situación no era fácil, que había muchos contagiados, y varios colegas aislados. Tomó todas las precauciones para cuidar a los enfermos y a su familia... Pasó todo tan rápido, que aún no lo creo... me consuela saber que dio su vida tratando de salvar a los demás”, dice María.

Noemí embarazada de Isaias, su segundo hijo
Noemí embarazada de Isaias, su segundo hijo

“Le decíamos ‘la correntina’ por su tonada marcada. Era un placer trabajar con ella, una excelente mujer que siempre irradiaba alegría, y era extremadamente profesional y responsable a pesar de tener varios problemas que lidiar”, la recuerda su compañera Cora.

Tras la noticia del fallecimiento, el intendente de Pilar, Federico Achaval, dictó tres días de luto. “Con mucho pesar y tristeza recibimos la noticia de Noemí Gómez, enfermera del Hospital Sanguinetti que falleció en el día de ayer habiéndose contagiado el virus contra el que todos los días pelean valientemente tantos médicos, médicas, enfermeros y enfermeras como ella”, expresó en un comunicado.

Noemí no padecía ninguna enfermedad preexistentes que pudieran agravar su situación. Sin embargo, su compañera explico que tenía obesidad, y su hijo menor Hidrocefalia, y por esas dos condiciones le correspondía tomarse una licencia laboral. “Se la pidió a las autoridades y no se la otorgaron. Ahora ya no está entre nosotros”, afirma Cora.

Como indica el protocolo, nadie pudo despedir a la enfermera, nadie pudo estar a su lado en el instante final. “Murió sola y nos da mucha tristeza. El miércoles cuando retiraron su cuerpo nos paramos en la fachada del hospital para homenajearla con nuestros aplausos... muy de lejos”.

El mismo secretario de Salud de Pilar, Hernán Galimberti, explicó que en 90% de los pacientes que contraen el virus los síntomas son leves o moderados. “Pero hay un 10% que evolucionan de manera rápida y fulminante, como el caso de Noemí, donde no quedan claros los motivos de por qué afecta con distinta intensidad de acuerdo al paciente”.

Los compañeros y compañeras de Noemí, realizaran una segunda asamblea en la puerta del Hospital Juan C. Sanguinetti para exigir mejores condiciones laborales y solicitar “el apoyo del sindicato municipal para hacer saber nuestra disconformidad y la no representación de dirección de enfermería” ante “la dolorosa partida de nuestra compañera e irreparable pérdida”.

SEGUÍ LEYENDO:

La conmovedora despedida a una enfermera que quiso seguir trabajando aunque era paciente de riesgo y murió por coronavirus

Tristeza en el puesto vacío de Gabriel, el florista de Las Cañitas que murió por coronavirus y todo el barrio llora

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos