(Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)

El Iphone negro permaneció olvidado sobre el asiento de un autobús público que se abría paso entre las bulliciosas calles de Boulder, Colorado, en mayo.

Su dueño, Wesley David Gilreath , ya estaba en el radar del FBI después de supuestamente haber publicado una "guía de caza" con información sobre sinagogas, mezquitas, y centros de refugiados. Una semana antes, se le había impedido comprar un arma, pero no fue acusado de ningún delito. Eso cambió cuando los trabajadores de tránsito hallaron su celular abandonado mientras limpiaban el autobús, y lo desbloquearon para intentar localizar a su propietario, y se vieron a ellos mismos mirando imágenes perturbadoras, dicen las autoridades.

Girleath, de 29 años, fue acusado en la corte federal el martes de posesión de pornografía infantil, pero los agentes dicen que su arresto pudo haber frustrado un ataque de terrorismo doméstico.

"El cargo en este caso demuestra que la Oficina del Fiscal de EEUU y nuestros socios federales y estatales de aplicación de la ley usarán cada herramienta legal disponible no sólo para perseguir crímenes federales, sino también para interrumpir y prevenir potenciales crímenes de odio", escribió Jason Dunn, fiscal de EEUU en Colorado, en un comunicado a los medios locales publicado el miércoles.

Según los documentos de la corte, Gilreath fue entrevistado por el FBI el 24 de enero, después de que los agentes recibieran un aviso de que alguien estaba publicando en Internet "guías de caza" en línea que tenían como objetivo judíos, musulmanes, centros de refugiados, Oficinas de Administración de Tierras e instalaciones de la Guardia Nacional de Montana, y les enlazara a un documento etiquetado como "Guía de Caza de Montana" vinculado al hombre de 29 años.

Los activistas en Oregon y el estado de Washington han advertido sobre la existencia de tales guías, que mapean las direcciones de objetivos potenciales de ataques supremacistas blancos. También son un fenómeno que es muy conocido por el FBI. Los investigadores han encontrado guías que a menudo pueden contener información que puede ser utilizada para "atacar violentamente" a personas de distintas etnias, creencias religiosas  y políticas, afirma la denuncia.

(Foto: Pixabay)
(Foto: Pixabay)

Los documentos de la corte no indican qué ocurrió en la entrevista de enero, y Gilreath no fue arrestado. Cuatro meses después, el 24 de mayo, fue a una tienda de armas en el centro de Boulder e intentó comprar un arma de fuego, presentando para ello su licencia de conducir y rellenando el formulario obligatorio del Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos. Se lo denegaron. Después de eso, según recoge la denuncia criminal, envió frustrado un mensaje de texto a su padre.

"Has arruinado permanentemente mi posibilidad de comprar un arma en Colorado y otros estados", escribió.

La declaración jurada no especifica por qué se le impidió a Gilreath comprar un arma ese día. Él había sido acusado anteriormente con cargos menores por posesión de marihuana y parafernalia de drogas en Indiana, pero no parece tener antecedentes criminales en Colorado o ninguna condena por delito grave que le impidiera comprar un arma de fuego, según los documentos judiciales.

Después, el 31 de mayo, una semana después de que le impidieran comprar el arma, Gilreath se olvidó su Iphone en el autobús. No estaba protegido con una contraseña, según la demanda criminal, y cuando los trabajadores de tránsito lo desbloquearon a primera hora de la mañana siguiente, lo primero que vieron fue la app de Fotos, que estaba llena de pornografía infantil. Ellos llamaron a la policía, que notificó lo ocurrido al FBI.

Según los documentos judiciales, Gilreath había guardado miles de imágenes y cientos de videos en los que aparecían desde niños hasta preadolescentes. Los investigadores también encontraron que él había buscado en Internet pornografía infantil violenta y un libro titulado "La Guía Pedófila de Amor y Placer".

En una orden escrita el martes, el juez magistrado de EEUU en Colorado, Scott T. Varholak, ordenó que Gilreath fuera detenido sin fianza, diciendo que había "evidencia clara y convincente" de que el hombre de 29 años representaba una amenaza para la comunidad.

Además de la "guía de caza", escribió el juez, los investigadores hallaron que Gilreath también tenía listas de mezquitas locales y sinagogas, y sus direcciones, y coleccionaba escritos de supremacismo blanco y parafernalia. Él también  había buscado supuestamente un libro para aprender a ganarse la confianza de los niños, y varias veces no se presentó en la corte.

"Creo que no hay condiciones o una combinación de condiciones que pueda imponer para asegurar la presencia del acusado y la seguridad de la comunidad", escribió Varholak.

Girleath está siendo representado por un abogado federal público. Su letrado no respondió en la tarde de este miércoles a una petición de comentarios.

Una investigación sobre si el acusado cometió otros crímenes federales desde su caso de pornografía infantil está en curso, dijo el fiscal de EEUU en un comunicado.