El régimen de Maduro considera poco probable que este año se reanude el diálogo con la oposición venezolana

El hijo del dictador chavista, Nicolás Maduro Guerra, contó que acordaron mantener contactos con el bloque disidente en Caracas para evaluar el avance de los acuerdos logrados hasta ahora en México

Nicolás Maduro Guerra, diputado de la Asamblea Nacional de Venezuela, miembro de la delegación chavista en México e hijo del dictador Nicolás Maduro (REUTERS/Leonardo Fernandez Viloria)
Nicolás Maduro Guerra, diputado de la Asamblea Nacional de Venezuela, miembro de la delegación chavista en México e hijo del dictador Nicolás Maduro (REUTERS/Leonardo Fernandez Viloria)

Nicolás Maduro Guerra, hijo del dictador venezolano, reveló que es poco probable que el chavismo y la oposición reanuden las conversaciones en México este año, mientras el régimen espera avances en un acuerdo de fondos humanitarios alcanzado con la oposición el mes pasado.

Delegados del régimen y la oposición se reunieron en Ciudad de México el 26 de noviembre, luego de más de un año de pausa, para firmar un “acuerdo social” destinado a crear un fondo administrado por Naciones Unidas con dinero venezolano congelado en el sistema financiero internacional con el fin de usarlo en planes humanitarios en el país miembro de la OPEP.

“Para volver a México pareciera, todo parece indicar que este año no se vuelve (...) quedamos en seguir teniendo algunos contactos aquí en Caracas que nos permita evaluar el avance de este acuerdo”, dijo Nicolasito, como es conocido el hijo del dictador, en una entrevista con la agencia Reuters.

“Como indicó el presidente nosotros tenemos que ver la capacidad de esta oposición, de cumplir con este acuerdo, antes de seguir avanzando”, agregó.

Los opositores buscan proteger de los acreedores miles de millones de dólares para el fondo humanitario, por lo que mantienen en confidencialidad los detalles de su liberación, lo que abarca los montos y los bancos.

Nicolasito formó parte de la delegación chavista en el diálogo con la oposición en México
Nicolasito formó parte de la delegación chavista en el diálogo con la oposición en México

El dictador Maduro ha dicho confiar en que los opositores cumplan el acuerdo suscrito en México destacando que espera la pronta “liberación” de los recursos venezolanos, un descongelamiento que técnicamente no puede ordenar la oposición, pero tampoco el gobierno.

Maduro Guerra, también diputado a la Asamblea Nacional chavista, agregó que representantes de ambas partes se han reunido con Naciones Unidas para avanzar en “la carpintería” y en “cómo hacer que los fondos lleguen” a la población venezolana, al menos 50% de ella en condiciones de pobreza, según estudios.

“Hay una mesa técnica ya instalada, no me corresponde decir quienes la integran, tanto de un lado por el otro, que se ha reunido con las Naciones Unidas para avanzar en la arquitectura de este acuerdo”, señaló Maduro Guerra.

El diputado dijo que en el chavismo “queremos ver los avances de esa mesa técnica (...) para ver después cómo podemos avanzar en el acuerdo político” o los temas de la agenda de diálogos relativos a elecciones, entre otros.

Maduro Guerra agregó que el próximo tema de la agenda de México serían las elecciones presidenciales que se esperan celebrar en el 2024 y que no están “negados” a debatir otros puntos.

El dictador Maduro se retiró de la mesa de diálogo con la oposición tras la extradición de Alex Saab a EEUU (REUTERS/Leonardo Fernandez Viloria)
El dictador Maduro se retiró de la mesa de diálogo con la oposición tras la extradición de Alex Saab a EEUU (REUTERS/Leonardo Fernandez Viloria)

“Ellos han planteado una serie de exigencias y nosotros las nuestras. ¿Qué exigimos nosotros? ¿Qué queremos nosotros? Que las elecciones sean libres, libres de persecución, que se le quite el precio a la cabeza del presidente, que volvamos a la política”, señaló.

El Departamento de Estado de Estados Unidos anunció en 2020 recompensas de hasta 15 millones de dólares por información que lleve al arresto o procesamiento de algunos ciudadanos venezolanos, incluyendo el dictador Maduro, cuya reelección en 2018 es vista como un fraude por Washington.

En 2019, Estados Unidos reforzó las sanciones petroleras y financieras a Venezuela como una forma de la salida del cargo de Maduro, quien ha conservado el poder con el firme respaldo de los militares y ha logrado sortear algunas de las sanciones con la ayuda de aliados como Rusia, Irán y China.

(Con información de Reuters)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR