Marco Rubio podría costarle las elecciones a Biden

El senador de Florida podría ser el compañero de fórmula de Donald Trump. Eso le daría al candidato republicano la oportunidad de que los latinos voten a uno de los suyos para que esté a un latido de la presidencia

Guardar

Nuevo

El senador republicano Marco Rubio después de ganar su elección en Miami, Florida, Estados Unidos, 8 de noviembre de 2022. (REUTERS/Joe Skipper/archivo)
El senador republicano Marco Rubio después de ganar su elección en Miami, Florida, Estados Unidos, 8 de noviembre de 2022. (REUTERS/Joe Skipper/archivo)

Pensilvania ha sido la zona cero política en las elecciones presidenciales durante casi un cuarto de siglo, y 2024 no será diferente. Joe Biden ganó en su estado natal por casi 82.000 votos en 2020 y tendrá que volver a hacerlo este año.

Como nativo de Pensilvania, confío en que pueda hacerlo. Pero mi confianza puede tambalearse. Hay una persona en la presunta lista de compañeros de fórmula de Donald Trump que tiene la capacidad de abrir una brecha en forma de Pensilvania en el llamado muro azul de los estados del Cinturón del Óxido que los candidatos presidenciales demócratas suelen necesitar para ganar: el senador Marco Rubio de Florida.

Ese sonido que están oyendo es la explosión colectiva de cabezas de mis amigos del Partido Demócrata, seguida de advertencias de que los latinos no votan como un monolito. Eso es cierto: los cubanos, venezolanos, dominicanos y mexicano-americanos, así como los puertorriqueños, no votan al unísono.

Pero hay algo que los votantes latinos tienen en común: sus raíces latinoamericanas y el orgullo que supone votar a alguien que se parece a ellos y habla como ellos. Rubio rompería una importante barrera cultural al ser el primer latino en una candidatura nacional. Hemos visto cómo ese sentimiento de orgullo cultural e identitario puede congregar a los votantes y trascender las preferencias ideológicas y partidistas, y nunca debe subestimarse.

Rara vez los compañeros de fórmula desempeñan un papel destacado en nuestras contiendas presidenciales, ya que la mayoría de los votantes se centran en los cabezas de lista. Pero Rubio le daría a Trump algo que ningún otro candidato presidencial le ha ofrecido: la oportunidad de que los latinos voten a uno de los suyos para que esté a un latido de la presidencia.

Rubio podría ayudar a la candidatura en Nevada, donde pasó una parte formativa de su adolescencia y donde sus padres trabajaron como camarera y barman en Las Vegas, o en otro estado marginal de Biden con una gran población latina, como Arizona.

(Los temores de que la 12ª Enmienda complique la elección de Rubio me parecen exagerados. Al igual que Dick Cheney en julio de 2000 cambió su residencia a Wyoming ya que su compañero de fórmula, George W. Bush, también era tejano, Rubio podría establecer su residencia fuera de Florida, dejando a Trump como único floridano en la candidatura).

Para entender hasta qué punto Rubio supondría una amenaza para los demócratas, consideremos la sabiduría convencional: es probable que Trump recupere algunos estados del Cinturón del Sol que perdió en 2020, mientras que Biden se mantiene en el Cinturón del Óxido. Pero si Biden pierde Pensilvania, es casi seguro que será el final de su campaña.

El presidente de EEUU Joe Biden. (EFE/EPA/SHAWN THEW)
El presidente de EEUU Joe Biden. (EFE/EPA/SHAWN THEW)

Pensilvania tiene la mayor población latina de los tres estados críticos del muro azul -Michigan, Pensilvania y Wisconsin, que han favorecido a los demócratas en todas las elecciones desde 1992, excepto en 2016- y Rubio es el tipo de figura pública cuyos valores, cimentados en una crianza desarraigada y en el catolicismo, podrían atraer a sus votantes.

Aunque Pensilvania no sea el primer estado que viene a la mente por tener una población considerable de hispanos y latinos (y ambas campañas se dirigen a ellos), son el grupo étnico de más rápido crecimiento en la mancomunidad, que a menudo se ve como un estado más viejo y más blanco. Según el último censo, su población total creció sólo un 2,4 por ciento de 2010 a 2020, mientras que la población hispana y latina creció la friolera de un 45,8 por ciento. Los hispanos y latinos de Pensilvania están muy concentrados en los mercados mediáticos donde a menudo se ganan o pierden las elecciones, Filadelfia y la aglomeración de Scranton y Wilkes-Barre. Estas bolsas de votantes latinos experimentaron un repunte en el crecimiento de la población en cinco condados políticamente potentes que se extienden a lo largo de la parte oriental del estado: Berks, Lehigh, Luzerne, Monroe y Filadelfia.

Si incluso una quinta parte de los aproximadamente 615.000 votantes latinos con derecho a voto de Pensilvania apoyan a Trump, pueden inclinar fácilmente el estado hacia la columna roja. La mayoría de los estrategas políticos coinciden en que el estado se ganará por un estrecho margen en noviembre.

Este año ofrece a los republicanos una buena oportunidad para recuperar Pensilvania de manos de los demócratas. Las últimas elecciones han puesto de manifiesto un cambio entre los votantes latinos y un pánico generalizado dentro del Partido Demócrata ante la falta de entusiasmo de un electorado tan decisivo para Biden en 2020. Como dijo la semana pasada el estratega demócrata James Carville en una perorata llena de improperios: “Vamos a perder a los hombres hispanos”. Una nueva encuesta también muestra que algunos votantes negros que apoyaron a Biden y a Kamala Harris en 2020 podrían considerar votar por un candidato de un tercer partido este año.

En 2020, los demócratas rompieron un techo de cristal cuando Biden eligió a Harris como compañera de fórmula y consolidó su lugar en la historia como la primera mujer negra y la segunda persona de color en una candidatura de un partido mayoritario. Se había llevado a cabo una campaña pública para presionar a Biden para que eligiera a una compañera de fórmula negra con el fin de animar a los votantes de color. Y funcionó. Según los datos de las encuestas a pie de urna de 2020, el apoyo de las mujeres negras a la candidatura Biden-Harris fue mayor que el de cualquier otro grupo de votantes femeninas y también mayor que el de los hombres negros. La elección de Harris probablemente desempeñó un papel en la inspiración de un subconjunto demográfico de votantes que impulsaron a Biden a estrechas victorias sobre Trump en Michigan, Pensilvania y Wisconsin, especialmente porque los resultados electorales en los tres estados dependen de la participación en las poblaciones urbanas y suburbanas de Detroit, Filadelfia y Milwaukee.

Ese sentimiento de orgullo identitario ha inspirado a los votantes a participar cuando, de otro modo, podrían haberse quedado al margen. En 2016, la participación de los votantes negros disminuyó siete puntos porcentuales respecto a cuatro años antes, cuando Barack Obama estaba en la papeleta. Ese año, Hillary Clinton perdió frente a Trump en Michigan, Pensilvania y Wisconsin por menos de un punto porcentual cada uno.

Ya sea por género, raza o etnia, hay votantes que eligen porque quieren formar parte de la historia y abrirse camino más que, digamos, porque estén de acuerdo con el candidato o la candidatura en políticas concretas. Un día contarán a sus nietos el papel que desempeñaron en el progreso. Ese tipo de tributo cultural lleva a la gente a las urnas. Y es ese mismo empoderamiento el que podría alterar los cálculos de los demócratas con los votantes latinos en Pensilvania este otoño.

En muchos sentidos, las elecciones de noviembre podrían reducirse a Pensilvania, y su orgullosa población latina es la razón por la que Rubio es el único compañero de fórmula que Trump podría elegir que me asusta, y debería asustar a mi partido.

El autor fue asistente especial del Presidente Biden y secretario de prensa de Jill Biden.

c. 2024 - The New York Times

Guardar

Nuevo