El novio, la novia y las lechuzas. Una tendencia nupcial británica

Reportajes Especiales - Lifestyle

Guardar

Nuevo

infobae

Weddings and EngagementsBirdsFalconsAnimalsOwlsStoke-on-Trent (England)internal-truncatorSmall Business

[Estamos en WhatsApp. Empieza a seguirnos ahora]

Juliet ha estado en muchas bodas y es toda una profesional. Mientras la feliz pareja intercambia votos, ella sale de una caja oscura y salta al brazo enguantado de Duncan Blake, su adiestrador. Su cabeza gira 270 grados y observa el entorno.

De repente, un sonido agudo la pone en movimiento. Sale volando por el pasillo con dos anillos en una bolsita atada a sus delgados tobillos. Se oyen exclamaciones de asombro de los humanos que están sentados debajo y ven pasar sus alas estiradas. Segundos después, aterriza sobre otro brazo extendido, a menudo el del padrino, otras veces el de la novia o el novio.

Por un momento, Juliet es la estrella de la ceremonia. Tras entregar los anillos, vuela de nuevo al brazo de Blake y recibe su recompensa: una pata de pollo cruda.

A continuación, sale de la habitación tan rápido como entró --más de 50 millones de años de evolución y unos 90 segundos de acción después-- mientras los humanos vuelven a centrar su atención en la pareja.

A estas alturas es obvio que Juliet es una lechuza, una de las muchas que en el Reino Unido han sido adiestradas para protagonizar ceremonias nupciales.

El efecto 'Harry Potter'

La idea de una lechuza en una boda cobró impulso en el Reino Unido hace más de 15 años, según quienes se ganan la vida proporcionándolas. Su auge se debe directamente a la popularidad de Harry Potter, en la que las lechuzas son los carteros del mundo de los magos.

"Son un pilar de las bodas británicas", dijo Zoe Burke, editora del sitio web de organización de bodas Hitched. Según ella, las redes sociales también desempeñan un papel importante: BookTok ha impulsado la popularidad de las bodas de temática literaria no solo en el Reino Unido, sino también en Estados Unidos y otros países.

"A los milénials les encantan las tendencias", dijo Burke.

Para muchas parejas, ya sea que les guste la magia o no, la presencia de la lechuza consiste sobre todo en ofrecer a los invitados una experiencia especial, explicó Burke. Este fue el caso de Lucy y Scott Robinson, quienes se dieron el "sí" en abril en una soleada y ventosa tarde de martes en Stoke-on-Trent, Inglaterra. Fue en su boda donde Juliet, la lechuza común, tuvo su momento estelar.

"No somos especialmente fans de Harry Potter", dijo Lucy Robinson, de 31 años. La pareja había estado buscando una sorpresa para sus invitados y se topó con la opción de la lechuza durante una búsqueda en internet.

Añadir aves a la boda, dijo Scott Robinson, de 33 años, le pareció "una decisión fácil".

'Las aves marcan la diferencia'

En la boda de los Robinson, Juliet fue una de las siete aves presentes. Blake, cetrero de Bird on the Hand, trajo las rapaces (entre ellas un águila esteparia, un halcón gerifalte y un halcón de Harris) para entretener a los invitados con un espectáculo de aves durante la recepción, en el que las personas se ponían por turnos los guantes del cetrero y las aves se posan en sus brazos.

Aunque los precios varían según el servicio, la actuación de las aves en la boda de los Robinson costó 745 libras (unos 951 dólares). Las fotografías con los invitados cuestan un extra (unos 96 dólares por cada media hora). Las parejas también pueden optar por una experiencia breve de cetrería sobre una exhibición estática, que incluye aves que vuelan de un lado a otro entre los invitados, por 699 libras (unos 893 dólares).

El padre de la novia, Dean McAllister, observador de aves desde hace mucho tiempo, dijo que le emocionaba sentir el peso de un ave en su brazo por primera vez (sostuvo un águila esteparia). "Es un toque de genialidad en lo que a mí respecta", señaló.

"No soy un hombre de ocasiones especiales", añadió McAllister, "pero las aves marcan la diferencia".

Para quien no disfruta ser el centro de las miradas, el pájaro cumple otra función: elimina parte de la presión. Cuando la lechuza voló sobre los invitados a la boda de los Robinson, todos levantaron la vista. Durante unos segundos, los ojos se apartaron de la novia.

"No me gusta llamar demasiado la atención", dijo Lucy Robinson.

Su novio dijo que las criaturas le parecían muy hermosas. "Me gustan mucho los pájaros", dijo, y pensó que las aves hacían que los invitados se sintieran cómodos. "Nadie se siente excluido".

'Podría haber salido terriblemente mal'

En general, las actuaciones de las lechuzas en las bodas se desarrollan sin problemas, dijo Blake, el cetrero. Lleva cinco años llevando a Juliet a estos eventos y nunca ha salido volando con los anillos.

De vez en cuando, por supuesto, algo sale mal. Por ejemplo, una novia que tenga una lechuza posada en el brazo por un cierto lapso de tiempo podría no terminar con un vestido totalmente blanco. Y en 2018, una lechuza entregó los anillos en el altar y luego atacó a un invitado en una boda en Cheshire, Inglaterra.

Yvonne Forrester, registradora del ayuntamiento de Staffordshire que ofició la boda de los Robinson, dijo que era su tercera ceremonia en la que participaba una lechuza. Cuando se casó su sobrino, utilizó una lechuza como portador del anillo, recordó. En aquella boda, el animal tenía que cruzar volando un pequeño cuerpo de agua. En lugar de eso, el búho se adentró en el bosque, llevando los anillos, lo que retrasó la ceremonia durante media hora, mientras los asistentes a la boda lo perseguían frenéticamente.

Sarah Elvin, una fotógrafa de bodas que ha registrado cientos de bodas en los últimos 15 años por todo el Reino Unido, dijo que cuando la moda se impuso por primera vez hace más de una década, "a duras penas había una boda" sin un portador de anillos volador. Desde la pandemia, dice, ha visto cómo las lechuzas vuelven a ser un pilar en las bodas británicas.

Para los invitados de Stoke-on-Trent esta primavera, las aves fueron una novedad y un entretenimiento mientras la pareja posaba para las fotos.

"Son bastante magníficos", dijo Richard Finch, de 33 años, amigo y actual compañero de piso de los Robinson, añadiendo que nunca había visto aves rapaces en una boda. "Es algo muy diferente", dijo, mirando a las aves expuestas en sus perchas. Dijo que las aves le parecían un poco intimidantes ("te meten un buen susto"), pero también sintió "un poco de lástima por ellas".

Los defensores de los derechos de los animales no apoyan el uso de aves rapaces en las bodas, ni en ningún tipo de entretenimiento. Isobel McNally, de la organización benéfica Freedom for Animals, dijo que tener lechuzas como portadoras de anillos iba en contra del instinto nocturno de estas aves de descansar durante el día.

"Las lechuzas son animales salvajes y deben ser respetados como tales", dijo McNally. "Es totalmente contrario a la ética y la moral mantenerlas para espectáculos y entretenimiento".

Blake, el cetrero, dijo que el trabajo que hacía con las aves no se centraba solo en el entretenimiento, sino también en la educación y los esfuerzos de conservación.

"Nuestras aves están bien cuidadas y hacen ejercicio regularmente, también nos aseguramos de que no estén sometidas a ningún tipo de estrés cuando están en actos públicos", dijo.

Tratar con animales salvajes siempre conlleva cierto riesgo. "Podría haber salido muy mal", dijo Lucy Robinson después de que Juliet entregara los anillos al padrino, Mitch Herod.

"Fue fácil", dijo Herod, un amigo de la escuela del novio. Al final, el único pequeño contratiempo se debió a un error humano, algo que Herod admitió sin reparos: "Se me cayeron los anillos".

Claire Moses es reportera del Times en Londres, centrada en la cobertura de noticias de última hora y de tendencia. Más de Claire Moses

Juliet, una lechuza común, se posa en el brazo del padrino de una boda en Inglaterra esta primavera. (Gabriella Demczuk/The New York Times)

Los invitados se turnaron para sostener a las aves después de la ceremonia. (Gabriella Demczuk/The New York Times)

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias