La temporada de huracanes será inusualmente intensa este 2024

Desde la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) predijeron un incremento en la cantidad de tormentas y ciclones tropicales promedio para lo que queda del año debido a las condiciones climáticas anormales

Guardar

Nuevo

Los escombros que dejó el huracán Idalia en la región de Big Bend de Florida en agosto pasado. Idalia fue una de las tormentas más fuertes de 2023 (Zack Wittman para The New York Times)
Los escombros que dejó el huracán Idalia en la región de Big Bend de Florida en agosto pasado. Idalia fue una de las tormentas más fuertes de 2023 (Zack Wittman para The New York Times)

Según la previsión de la NOAA la temporada de huracanes en el Atlántico podría tener entre 17 y 25 tormentas con nombre y podría haber entre cuatro y siete huracanes.

En una nueva advertencia sobre la próxima temporada de huracanes en el Atlántico, la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA, por su sigla en inglés) pronosticó el jueves que este año podrían producirse entre 17 y 25 ciclones tropicales con nombre, la mayor cantidad prevista en mayo para el océano Atlántico.

La previsión de la NOAA se une a más de una decena de pronósticos recientes de expertos de universidades, empresas privadas y otros organismos gubernamentales que han pronosticado una probabilidad de 14 o más tormentas con nombre esta temporada; muchos preveían más de 20.

Rick Spinrad, administrador de la NOAA, dijo en una conferencia de prensa el jueves por la mañana que los pronosticadores de la agencia creían que entre ocho y 13 de las tormentas con nombre podrían convertirse en huracanes, lo que significa que incluirían vientos de al menos 119 kilómetros por hora. Entre ellos podrían figurar entre cuatro y siete huracanes --de categoría 3 o superior-- con vientos de al menos 178 kilómetros por hora.

La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica pronosticó entre 17 y 25 ciclones tropicales con nombre para la temporada de huracanes (EFE/NASA Johnson)
La Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica pronosticó entre 17 y 25 ciclones tropicales con nombre para la temporada de huracanes (EFE/NASA Johnson)

Según la NOAA, hay un 85 por ciento de probabilidades de una temporada por encima de lo normal, un 10 por ciento de probabilidades de una temporada cercana a lo normal y un 5 por ciento de probabilidades de una temporada por debajo de lo normal. Una temporada promedio de huracanes en el Atlántico tiene 14 tormentas con nombre, incluidos siete huracanes y tres huracanes de gran intensidad.

Aunque solo hace falta una tormenta en una temporada por debajo de la media para devastar una comunidad, tener condiciones propicias para casi el doble de la media de tormentas hace más probable que Norteamérica experimente una tormenta tropical o, peor aún, un huracán importante.

Hay 21 entradas en la lista oficial de nombres de tormentas de este año, desde Alberto hasta William. Si esa lista se agota, el Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos pasa a una lista alternativa de nombres, algo que solo ha tenido que hacer dos veces en su historia.

La NOAA suele publicar una previsión en mayo y otra actualizada en agosto. Antes del jueves, el pronóstico de mayo más importante de la NOAA fue en 2010, cuando pronosticó de 14 a 23 tormentas con nombre; ese año, antes del final de la temporada, se formaron 19. En 2020, el pronóstico de mayo fue de 13 a 19 tormentas con nombre, pero un pronóstico actualizado para agosto fue aún mayor, con 19 a 25 tormentas con nombre. En esa temporada se formaron 30 tormentas con nombre.

La zona del océano Atlántico donde se suelen formar los huracanes se encuentra anormalmente cálida para la época del año (REUTERS/Alvin Baez)
La zona del océano Atlántico donde se suelen formar los huracanes se encuentra anormalmente cálida para la época del año (REUTERS/Alvin Baez)

Las previsiones de huracanes de este año han sido notablemente agresivas debido a las condiciones sin precedentes que se esperan.

A medida que los meteorólogos se acercan al inicio oficial de la temporada, el 1 de junio, observan una combinación de circunstancias que nunca se ha dado en los registros que se remontan a mediados del siglo XIX: temperaturas cálidas récord en el Atlántico y la posible formación de un patrón meteorológico de La Niña.

Brian McNoldy, investigador de la Universidad de Miami especializado en la formación de huracanes, dijo que, sin un ejemplo anterior que incluyera tales condiciones, los meteorólogos que intentan predecir la temporada que se avecina solo pueden extrapolar a partir de valores atípicos anteriores.

Los expertos están preocupados por las cálidas temperaturas oceánicas

Las condiciones climáticas sin precedentes dieron lugar a previsiones agresivas de huracanes (NOAA)
Las condiciones climáticas sin precedentes dieron lugar a previsiones agresivas de huracanes (NOAA)

“Creo que todos los sistemas están listos para una temporada hiperactiva”, dijo Phil Klotzbach, experto en previsiones estacionales de huracanes de la Universidad Estatal de Colorado.

La zona crítica del océano Atlántico donde se forman los huracanes ya es anormalmente cálida justo antes del comienzo de la temporada. Benjamin Kirtman, profesor de ciencias atmosféricas de la Universidad de Miami, describió antes las condiciones como “sin precedentes”, “alarmantes” y una “anomalía fuera de los límites”.

En el último siglo, esas temperaturas han aumentado gradualmente. Pero el año pasado, con una intensidad que inquietó a los científicos del clima, las aguas se calentaron aún más rápidamente en una región del Atlántico donde se forman la mayoría de los huracanes. Esta región, desde África Occidental hasta América Central, está más caliente este año que antes del comienzo de la temporada de huracanes del año pasado, que produjo 20 tormentas con nombre.

Las temperaturas actuales en el Atlántico son preocupantes porque significan que el océano está preparado para proporcionar combustible adicional a cualquier tormenta que se forme. Incluso si la superficie se enfría de repente, se espera que las temperaturas bajo la superficie, que también están notablemente por encima de la media, recalienten rápidamente las temperaturas superficiales.

Las temperaturas del Atlántico podrían servir como combustible para fortalecer y mantener tormentas (Colprensa)
Las temperaturas del Atlántico podrían servir como combustible para fortalecer y mantener tormentas (Colprensa)

Estas temperaturas más cálidas pueden dar energía a la formación de tormentas, y ayudar a mantenerlas. A veces, si no hay otras condiciones atmosféricas que dificulten el crecimiento de una tormenta, pueden intensificarse más rápidamente de lo habitual, saltando de categoría de huracán en menos de un día.

Combinadas con la rápida desaparición del fenómeno de El Niño a principios de mayo, las temperaturas hacen que los expertos en previsión meteorológica confíen cada vez más en que habrá un número excepcionalmente elevado de tormentas esta temporada de huracanes.

El alejamiento de El Niño y una probable llegada de La Niña aumentan la confianza en las previsiones

El Niño se debe a cambios en la temperatura de los océanos del Pacífico y afecta a los patrones meteorológicos de todo el mundo. Cuando es fuerte, suele frustrar el desarrollo y el crecimiento de las tormentas. El año pasado, las cálidas temperaturas oceánicas del Atlántico redujeron el efecto de El Niño. Si El Niño disminuye, como esperan los meteorólogos, esta vez no habrá mucho que pueda frenar la temporada.

Puede ser que el fenómeno de El Niño disminuya, lo que favorecería la formación de posibles tormentas (Colprensa)
Puede ser que el fenómeno de El Niño disminuya, lo que favorecería la formación de posibles tormentas (Colprensa)

Los meteorólogos especializados en los altibajos de El Niño, como Michelle L’Heureux, del Centro de Predicción Climática del Servicio Meteorológico Nacional, están bastante seguros no solo de que El Niño remitirá, sino de que existe una alta probabilidad --77 por ciento-- de que La Niña se forme durante el pico de la temporada de huracanes.

El sistema podría complicar las cosas, dijo, pero en este punto de la primavera, las cosas están evolucionando como los meteorólogos han anticipado. Un patrón meteorológico de La Niña haría prever un año por encima de la media. La posibilidad de La Niña, combinada con temperaturas récord en la superficie del mar durante esta temporada de huracanes, creará un entorno propicio para la formación e intensificación de tormentas.

*Judson Jones es un meteorólogo y reportero del Times que prevé y cubre las condiciones meteorológicas extremas. ©The New York Times 2024

Guardar

Nuevo