La mayor crisis mundial de corales ocurrirá dentro de pocas semanas, advirtieron científicos

Los mares del mundo enfrentan un blanqueamiento coralino sin precedentes, impulsado por el alarmante aumento de temperaturas oceánicas

Guardar

Nuevo

El aumento global de la temperatura del mar desencadena el blanqueamiento coralino más grande de la historia (Australian Institute of Marine Science/Grace Frank/ Handout via REUTERS)
El aumento global de la temperatura del mar desencadena el blanqueamiento coralino más grande de la historia (Australian Institute of Marine Science/Grace Frank/ Handout via REUTERS)

El aumento de la temperatura del mar en todo el mundo ha provocado un fenómeno de blanqueamiento que se prevé será el más grande jamás registrado.

El lunes, la Oficina Nacional de Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) y sus socios internacionales anunciaron que los arrecifes de coral de todo el mundo están sufriendo de un fenómeno de blanqueamiento global provocado por las extraordinarias temperaturas oceánicas.

Se trata del cuarto fenómeno mundial de este tipo del que se tiene constancia y se prevé que afecte a más arrecifes que ningún otro. El blanqueamiento se produce cuando los corales se estresan tanto que pierden las algas simbióticas que necesitan para sobrevivir. Los corales blanqueados pueden recuperarse, pero si el agua que los rodea está demasiado caliente durante demasiado tiempo, mueren.

Los arrecifes de coral son ecosistemas vitales: cunas calcáreas de vida marina que nutren a una cuarta parte de las especies oceánicas en algún momento de sus ciclos vitales, sustentan peces que proporcionan proteínas a millones de personas y protegen las costas de las tormentas. El valor económico de los arrecifes de coral del mundo se ha calculado en 2,7 billones de dólares anuales.

Los científicos predicen una crisis sin precedentes para los arrecifes de coral en las próximas semanas (REUTERS/Peter Blaza)
Los científicos predicen una crisis sin precedentes para los arrecifes de coral en las próximas semanas (REUTERS/Peter Blaza)

En el último año, las temperaturas de los océanos se han disparado.”Esto da miedo, porque los arrecifes de coral son muy importantes”, dijo Derek Manzello, coordinador del programa de Vigilancia de Arrecifes de Coral de la NOAA, que vigila y predice los fenómenos de blanqueamiento. La noticia es el último ejemplo de que las alarmantes predicciones de los científicos del clima se están cumpliendo a medida que el planeta se calienta. A pesar de décadas de advertencias de los científicos y promesas de las autoridades, los países queman más combustibles fósiles que nunca y las emisiones de gases de efecto invernadero siguen aumentando.

Se ha confirmado la muerte sustancial de corales en torno a Florida y el Caribe, sobre todo entre las especies cuerno de alce y cuerno de ciervo, pero los científicos afirman que es demasiado pronto para calcular cuál será el alcance de la mortalidad mundial. Para determinar un episodio de blanqueamiento global, la NOAA y el grupo de socios mundiales, la Iniciativa Internacional de Arrecifes de Coral, utilizan una combinación de temperaturas de la superficie del mar y pruebas procedentes de los arrecifes.

Según sus criterios, las tres cuencas oceánicas que albergan arrecifes de coral ―la del Pacífico, la del Índico y la del Atlántico― deben experimentar un blanqueamiento en un plazo de 365 días, y al menos el 12 por ciento de los arrecifes de cada cuenca deben estar sometidos a temperaturas que provoquen el blanqueamiento. En la actualidad, más del 54 por ciento de la superficie coralina mundial ha sufrido estrés térmico de nivel de blanqueamiento en el último año, y esa cifra aumenta aproximadamente 1 por ciento por semana, según Manzello.

Añadió que dentro de una semana o dos, “es probable que este evento sea el blanqueamiento global espacialmente más extenso registrado”.Cada uno de los tres blanqueamientos mundiales anteriores ha sido peor que el anterior. Durante el primero, en 1998, el 20 por ciento de las zonas de arrecifes del mundo sufrieron estrés térmico de nivel de blanqueamiento.

En 2010, fue el 35 por ciento. El tercero se extendió de 2014 a 2017 y afectó al 56 por ciento de los arrecifes.Según Manzello, se espera que el fenómeno actual dure menos tiempo, ya que El Niño, un patrón climático natural asociado con océanos más cálidos, se está debilitando y los meteorólogos predicen que un período más frío de La Niña se afianzará a finales de año.

La muerte de corales en Florida y el Caribe confirma los temores de los científicos sobre la mortalidad global (Australian Institute of Marine Science/Veronique Mocellin/ Handout via REUTERS)
La muerte de corales en Florida y el Caribe confirma los temores de los científicos sobre la mortalidad global (Australian Institute of Marine Science/Veronique Mocellin/ Handout via REUTERS)

La decoloración se ha confirmado en 54 países, territorios y economías locales, tan distantes entre sí como Florida, Arabia Saudita y Fiyi. La Gran Barrera de Coral de Australia está sufriendo lo que parece ser su episodio de blanqueamiento más grave; alrededor de un tercio de los arrecifes inspeccionados por aire mostraban prevalencia de blanqueamiento muy alto o extremo, y al menos tres cuartas partes mostraban cierto blanqueamiento.

A veces me deprimo, porque mi sensación es: ‘Dios mío, esto está ocurriendo’”, afirmó Ove Hoegh-Guldberg, profesor de estudios marinos de la Universidad de Queensland que publicó las primeras predicciones sobre lo catastrófico que sería el calentamiento global para los arrecifes de coral.

”Ahora nos encontramos en un punto donde estamos en la película de la catástrofe”, dijo. La confirmación más reciente del blanqueamiento generalizado, que motivó el anuncio del lunes, procede del océano Índico occidental, que incluye Tanzania, Kenia, Mauricio, las Seychelles y la costa occidental de Indonesia.Swaleh Aboud, científico especializado en arrecifes de coral de CORDIO East Africa, un grupo de investigación y conservación sin fines de lucro con sede en Kenia y enfocado en el océano Índico, afirmó que las especies de coral conocidas por su resistencia térmica se están blanqueando, al igual que los arrecifes de una zona más fría considerada un refugio climático.

Hace poco visitó una comunidad pesquera de Kenia llamada Kuruwitu que ha trabajado para recuperar su arrecife. Muchas de las colonias de coral restauradas se habían vuelto de un blanco fantasmal. Otras estaban pálidas, aparentemente en vías de desaparición.”Es necesaria una acción mundial urgente para reducir futuros episodios de blanqueamiento, provocados principalmente por las emisiones de carbono”, señaló Aboud.

El valor económico de los arrecifes de coral se estima en 2,7 billones de dólares al año, subrayando su importancia (REUTERS/Napat Wesshasartar)
El valor económico de los arrecifes de coral se estima en 2,7 billones de dólares al año, subrayando su importancia (REUTERS/Napat Wesshasartar)

Los científicos siguen aprendiendo sobre la capacidad de los corales para adaptarse al cambio climático. Se están realizando esfuerzos para criar corales que toleren temperaturas más altas. En algunos lugares, como Australia y Japón, los corales parecen estar migrando hacia los polos, empezando a ocupar nuevos lugares. Pero los científicos afirman que diversos factores, como la cantidad de luz que penetra en el agua y la topografía del fondo marino, hacen que esa migración sea limitada o improbable en gran parte del mundo. Además, está el problema de la acidificación de los océanos: a medida que el agua del mar absorbe dióxido de carbono de la atmósfera, se vuelve más ácida, lo que dificulta la formación y el mantenimiento de los arrecifes de coral.

Hoegh-Guldberg, que ha estudiado el impacto del cambio climático en los arrecifes de coral durante más de tres décadas, fue autora de un informe de 2018 del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático que concluyó que el mundo perdería la gran mayoría de sus arrecifes de coral con un calentamiento de 1,5 grados centígrados, y prácticamente todos con 2 grados. Los compromisos actuales de las naciones sitúan a la Tierra en la senda de los 2,5 grados para 2100. Aun así, no pierde la esperanza.

Creo que resolveremos el problema si nos levantamos y luchamos por resolverlo”, afirmó Hoegh-Guldberg. “Si seguimos hablando de la boca para afuera, pero no nos ponemos a buscar soluciones, nos estaremos engañando a nosotros mismos”.

*Catrin Einhorn cubre biodiversidad, clima y medioambiente para el Times. ©The New York Times