Los rectores universitarios y el discurso antisemita: la asombrosa hipocresía que generó la crisis

Lo que más sorprende de las respuestas de los presidentes ante el Comité del Congreso no es su insuficiencia legal

Compartir
Compartir articulo
Claudine Gay, presidenta de Harvard, testifica ante el Congreso (Reuters)
Claudine Gay, presidenta de Harvard, testifica ante el Congreso (Reuters)

Mientras observaba a los presidentes de la Universidad de Harvard, el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y la Universidad de Pensilvania esforzarse la semana pasada por responder a las duras preguntas del Congreso sobre la prevalencia del antisemitismo en sus campus, tuve un pensamiento singular: la censura ayudó a poner a estos presidentes en su aprieto, y la censura no les ayudará a escapar.

Para entender lo que quiero decir, tenemos que comprender qué fue exactamente lo que estuvo mal -y bien- en sus respuestas en el intercambio ahora viral con la representante Elise Stefanik, republicana de Nueva York. El momento clave se produjo cuando Stefanik preguntó si “pedir el genocidio de los judíos” violaría las políticas de la escuela. Las respuestas de los presidentes fueron versiones jurídicas de “depende” o “el contexto importa”.

Hubo una explosión inmediata de indignación, y la presidenta de Penn, Elizabeth Magill, dimitió el sábado. Pero estamos hablando de genocidio. ¿Cómo puede importar el “contexto” en ese contexto? Si eso no es acoso e intimidación, ¿qué es?

Pero yo tuve una respuesta diferente. Soy un antiguo abogado litigante que ha pasado gran parte de su carrera luchando contra la censura en los campus universitarios, y lo que más me sorprendió de las respuestas de los presidentes no fue su insuficiencia legal, sino su asombrosa hipocresía. Y es esa hipocresía, no la comprensión de la ley por parte de los presidentes, lo que ha creado una crisis en los campus.

En primer lugar, hablemos de la ley. Harvard, Penn y el MIT son universidades privadas. A diferencia de las públicas, no están sujetas a la Primera Enmienda y, por tanto, gozan de una enorme libertad para diseñar sus propias políticas de expresión personalizadas. Pero aunque no están obligadas por ley a proteger la libertad de expresión, sí están obligadas, como instituciones educativas que reciben fondos federales, a proteger a los estudiantes contra el acoso discriminatorio, incluido -en algunos casos- el acoso entre estudiantes.

Los defensores de la libertad académica llevan mucho tiempo pidiendo que las universidades privadas más prestigiosas del país protejan la libertad de expresión utilizando los principios de la Primera Enmienda como base de las políticas del campus. Después de todo, ¿deberían los estudiantes y profesores de Harvard disfrutar de menos derechos de libertad de expresión que, por ejemplo, los del Bunker Hill Community College, una escuela pública no muy lejos del campus de Harvard?

Si Harvard, el MIT y Pennsylvania hubieran optado por inspirar sus políticas en la Primera Enmienda, muchas de las controvertidas respuestas de los presidentes serían en gran medida correctas. Cuando se trata de prohibir la expresión, incluso las formas más viles de expresión, el contexto importa. Y mucho.

"Harvard hates Jews", un mensaje que sobrevoló el campus en Cambridge, Massachusetts (Reuters)
"Harvard hates Jews", un mensaje que sobrevoló el campus en Cambridge, Massachusetts (Reuters)

Por ejemplo, aunque resulte sorprendente, la Primera Enmienda protege en gran medida los llamamientos a la violencia. En un caso tras otro, el Tribunal Supremo ha sostenido que, en ausencia de una amenaza real e inmediata -como una incitación a la violencia-, el gobierno no puede castigar a una persona que haga apología de la violencia. Y no, ni siquiera hay una excepción de genocidio a esta regla.

Pero eso cambia para las universidades financiadas con fondos públicos cuando el discurso se convierte en acoso selectivo que es “tan grave, generalizado y objetivamente ofensivo que impide efectivamente el acceso de la víctima a una oportunidad o beneficio educativo”. El académico de la Primera Enmienda Eugene Volokh ha articulado de forma útil la diferencia entre el acoso prohibido y el discurso protegido como, a menudo, la diferencia entre el “discurso de uno a uno” y el “discurso de uno a muchos”. El comentarista jurídico David Lat lo explicó aún más, escribiendo: “Si envío repetidamente correos electrónicos y textos antisemitas a un solo estudiante judío, es mucho más probable que eso constituya acoso que si creo un sitio web antisemita disponible para todo el mundo”.

Como resultado, lo que hemos visto en el campus es una mezcla de discurso antisemita protegido (así como antiislámico) y acoso prohibido. Cantar “Globalizar la intifada” o “Del río al mar, Palestina será libre” en una protesta pública es un discurso protegido. Romper los carteles de otra persona no lo es. (Mi derecho a la libertad de expresión no incluye el derecho a bloquear la expresión de otra persona). Atrapar a estudiantes judíos en una biblioteca mientras los manifestantes aporrean las puertas de la biblioteca tampoco es expresión protegida.

Así que si los rectores de las universidades tenían razón en gran medida (aunque torpemente) sobre el equilibrio legal, ¿por qué la indignación? Citando a los propios rectores, el contexto importa. Llevamos décadas observando cómo los administradores de los campus universitarios, de costa a costa, han construido una amplia red de políticas y prácticas destinadas a suprimir el llamado discurso del odio y a apoyar a los estudiantes que se sienten angustiados por un discurso que consideran ofensivo.

El resultado ha sido una red de códigos de expresión, equipos de respuesta a los prejuicios, espacios seguros y glosarios de microagresiones, todos ellos diseñados para proteger a los estudiantes de supuestos daños emocionales. Pero no a todos los estudiantes. Cuando, como estudiante de la Facultad de Derecho de Harvard, me abuchearon, me silbaron y me dijeron “vete a la mierda” por expresar mis opiniones a favor de la vida u otras opiniones conservadoras, exactamente ningún administrador se preocupó por mis sentimientos. Ni se me pasó por la cabeza pedirles ayuda. Yo era adulta. Podía manejar la ira de mis compañeros.

Sin embargo, ¿hasta qué punto son sensibles los administradores a los sentimientos de los alumnos en otras circunstancias? Tuve que reírme cuando leí la excelente columna de mi colega Pamela Paul sobre la Escuela de Trabajo Social de Columbia y citó un glosario de la escuela que utiliza el término “folx”. ¿Por qué se escribe con “x”? Porque, al parecer, algunos creen que la letra “s” de “folks” hace que el término no sea suficientemente inclusivo. No es broma.

Además, cada una de las escuelas representadas en la audiencia tiene su propio pasado accidentado en materia de libertad de expresión. Según la Fundación para los Derechos Individuales y la Expresión, Harvard es la universidad peor valorada en cuanto a libertad de expresión de Estados Unidos. (Yo fui presidente del grupo en 2004 y 2005.) Así que, incluso si las respuestas de los presidentes fueran correctas, es más que justo preguntarse: ¿Dónde estaba este compromiso con la libertad de expresión en el pasado?

Dicho esto, algunas de las respuestas a los ultrajes en los campus han sido tan penosas como la hipocresía mostrada por los presidentes de los centros. Con todas las disculpas debidas a Homero Simpson y su legendaria teoría del alcohol, es como si muchos críticos del campus vieran la censura como la “causa y la solución de todos los problemas de la vida”.

¿Las universidades han censurado a los conservadores? Pues censuren también a los progresistas. Declaren acoso las consignas extremistas de los manifestantes propalestinos y persíganlos enérgicamente. Dales el mismo trato que has dado a otros grupos que tienen opiniones ofensivas. Pero esa es la respuesta equivocada. Es duplicar el problema.

Al mismo tiempo, sin embargo, sería un error continuar como si no hubiera necesidad de un cambio fundamental. La norma no puede ser que los judíos tengan que soportar la libertad de expresión en su forma más dolorosa, mientras que los grupos favorecidos del campus disfrutan del calor de los administradores universitarios y de la protección de los códigos de expresión del campus. El statu quo es intolerable.

El mejor y más claro plan de reforma que he visto viene del psicólogo Steven Pinker, de Harvard. Escribe que los campus deberían promulgar políticas de libertad de expresión “claras y coherentes”. Deberían adoptar una postura de “neutralidad institucional” ante la controversia pública. (“Las universidades son foros, no protagonistas”). Deberían acabar con “los vetos de los que interrumpen, las tomas de edificios, las invasiones de aulas, las intimidaciones, los bloqueos, las agresiones”.

Pero la reforma no puede limitarse a las políticas. También tiene que aplicarse a las culturas. Como señala Pinker, eso significa restar poder a un aparato de diversidad, equidad e inclusión que es en sí mismo, con demasiada frecuencia, un motor de censura y sesgo político extremo. Y lo que es más importante, las universidades deben tomar medidas positivas para adoptar una mayor diversidad de puntos de vista. Los monocultivos ideológicos generan pensamiento de grupo, intolerancia y opresión.

Las universidades deben asimilar la verdad fundamental de que la mejor respuesta a la mala expresión es una mejor expresión, no la censura. Hace poco, vi y escuché un vídeo de la emotiva confrontación de una estudiante judía con manifestantes propalestinos en la Universidad de Columbia. Le tiembla la voz y no hay duda de que le costó hablar. Busca una “conversación genuina y real”, pero también dice a su público exactamente lo que significa para ella oír términos como “perros sionistas”.

Enfrentarse al odio con un discurso valiente es mucho mejor que enfrentarse al odio con la censura. Obviamente, es importante proteger a los estudiantes del acoso. Me alegra ver que el Departamento de Educación está abriendo numerosas investigaciones en virtud del Título VI (incluida una investigación de Harvard) en respuesta a las denuncias de acoso en los campus. Pero no proteja a los estudiantes de la expresión. Dejemos que crezcan y se comprometan incluso con las ideas más viles. La respuesta a la hipocresía universitaria no es más censura. Es la verdadera libertad. Sin esa libertad, la hipocresía reinará durante décadas.

© The New York Times 2023