¿Cómo es Kamala Harris como madrastra? Les preguntamos a sus hijastros

FILE -- Vice President-elect Kamala Harris and her husband, Doug Emhoff, hold up a t-shirt that says “Madam Vice President” while visiting small businesses at a holiday market on Small Business Saturday in Washington, on Nov. 28, 2020. What’s it like to have Kamala Harris as ‘Momala’? Her stepkids Cole and Ella Emhoff weigh in.  (Samuel Corum/The New York Times)
FILE -- Vice President-elect Kamala Harris and her husband, Doug Emhoff, hold up a t-shirt that says “Madam Vice President” while visiting small businesses at a holiday market on Small Business Saturday in Washington, on Nov. 28, 2020. What’s it like to have Kamala Harris as ‘Momala’? Her stepkids Cole and Ella Emhoff weigh in. (Samuel Corum/The New York Times)

Antes de noviembre, la mayoría de la gente no conocía los nombres de Cole y Ella Emhoff. Cole Emhoff, de 26 años, trabajaba en una productora en Los Ángeles y vivía con su novia. Ella Emhoff, de 21 años, era una estudiante de Arte en Nueva York que vivía en el barrio de Bushwick y subía fotografías de sus diseños de tejido en Instagram.

Sin embargo, la noche en que Joe Biden y su compañera de fórmula para la vicepresidencia, Kamala Harris —su madrastra—, pronunciaron sus discursos de aceptación, con sus familias reunidas en el escenario, mientras veían los fuegos artificiales, Cole Emhoff comenzó a recibir asombrosos mensajes de texto de amigos y colegas. “Me decían: ‘Espera, ¿cómo no me dijiste esto?’”, dijo, al hablar por Zoom con su hermana desde la casa de su madre en Los Ángeles. Llevaba una camiseta gris con una imagen de la cara de Harris. Juró que era la única limpia que tenía en la casa.

Esta entrevista ha sido editada y resumida.

P: Los últimos meses deben haber sido bastante surrealistas para ustedes dos. ¿Cómo ha sido?

Cole Emhoff: Es raro poner CNN y ver a mi padre. Pienso: “¡Espera, no perteneces allí! Pero supongo que sí debe estar ahí”. Para nosotros es algo completamente sin precedentes porque en realidad no hemos estado participando en política toda nuestra vida. Todavía nos estamos acostumbrando al asunto.

Ella Emhoff: Cuando fuimos a verlos el día de las elecciones, me di cuenta de que es muy diferente ahora. Hay mucha más gente. Creo que la idea de compartir nuestros padres con el mundo es un poco loca. Tratar de entenderlo es genial, porque puedes compartir todas las cosas grandiosas, pero también es desconcertante.

P: ¿Su familia era política cuando eran pequeños?

Ella: Cole y yo crecimos teniendo conocimientos de política. Cuando sucedió lo de la Proposición 8 [en California], estábamos muy involucrados en eso. Pero siento que fue diferente a lo que estamos viviendo ahora.

Ahora estamos realmente siendo partícipes de todo. Estamos aprendiendo todo lo que sucede tras bambalinas. Estamos aprendiendo de política. Pero nunca dijimos: “¡Vamos a ser políticos ahora!”.

P: ¿Qué se siente estar en una habitación con tu familia extendida?

Ella: Es como si tuvieras a las personas más seguras de sí mismas y con una fuerte personalidad, muchas de ellas mujeres, y las reunieras a todas. Entonces, todas tratan de hablar por encima de las demás. Así que es un montón de gritos realmente entusiastas.

P: Así que es una familia de personalidades fuertes y también abogados. ¿Cómo fue crecer con ellos?

Ella: Fue agradable tener tantas opiniones diferentes y realmente fuertes. Siempre bromeamos diciendo que cada vez que traemos a nuestros amigos por primera vez, los van a interrogar. Si no tienes tu plan de 10 años completamente listo y resumido en una hoja de cálculo para ellos, no vas a sobrevivir a esa comida.

Cole: No les va bien con la charla trivial. Es como si dijeran: “Vamos a hablar de cosas importantes aquí mismo durante la cena”.

P: ¿Qué tipo de cosas preguntaban tu padre y tu madrastra?

Cole: Yo era estudiante de último año en la preparatoria cuando se unieron y recuerdo que vi un tuit que alguien publicó. Era una fotografía de Kamala en la audiencia de Kavanaugh y alguien tuiteó: “Odiaría tener que mirar esa cara y explicar por qué llegué tarde a casa”. Y yo pensé: “Literalmente he tenido que hacer eso”.

Ella: Definitivamente son fuertes.

Cole: Fui a una escuela en Colorado, y no quiero decir que era una escuela jipi, pero digamos que se trataba de estar al aire libre y relajado. Y una de mis amigas quería viajar de mochilera cuando se graduó, y Kamala le decía: “OK, entonces, ¿qué vas a hacer con eso después? ¿Y después qué? ¿Y después qué?”. Y mi amiga todavía cita esa conversación como una especie de replanteamiento de lo que ella sentía que sería su camino, en términos de tener metas que no estaban en su futuro inmediato. Pero creo que solo quieren que nosotros y la gente sepamos qué estamos haciendo.

Ella: Sí, quieren que tengas un plan.

P: ¿Cómo es la dinámica de crianza entre tu madre, Kerstin Emhoff, y Doug y Kamala?

Ella: Diría que mientras crecía, mi madre era “la estricta”. Me metía en problemas todo el tiempo, y Doug siempre decía: “Ay, ¿necesitas un abrazo?”. Me decía: “Está bien”. Y luego mi mamá decía: “Ve a tu cuarto. Estás castigada”.

P: ¿Qué se siente ver a tu padre en este papel?

Cole: Lo que más me gusta es que si ves sus primeras publicaciones de Instagram, puedes ver la progresión desde las clásicas fotografías de “papá” con diez seguidores —cuando se tomaba selfis justo debajo de la cara— hasta tener cientos de miles de seguidores y ser legítimamente bueno en ello.

Ella: Sí, es raro para nosotros ver el cambio de cuando era un “Doug” normal...

Cole: Solo quiero agregar rápidamente que a mi papá lo llamamos “Doug” en casa y siempre lo hemos hecho. Lo considero un término de cariño. “Doug” y “papá” son ambos de una sílaba; suenan similares, así que casi se siente como un apodo. Y ahora no puedo decirle de otra manera.

Ella: La gente siempre me detiene. Me dicen: “¿Qué? ¿Quién es Doug?”. Yo les digo: “Mi papá”.

P: Así que, espera, tu mamá es “mamá” y Doug es “Doug”?

Ella: Sí, escribo todos los correos electrónicos así: “Para mamá y Doug”.

P: ¿Cómo fue cuando sus padres se separaron?

Cole: Hubo como un periodo, no sé de cuántos años, en el que nos hacíamos llamar “Tripulación Palazzo”. Porque cuando Doug se fue de la casa, se mudó a un complejo de apartamentos llamado el Palazzo.

Ella: Definitivamente, para nosotros tres, fue muy enriquecedor. Y creo que tenemos esa sensación de que logramos pasar por los diferentes apartamentos y descubrir la dinámica de ser solo nosotros mismos.

P: Tu padre nunca ha dejado de trabajar, ¿verdad? ¿Cómo crees que será para él esta situación?

Ella: Espero que adopte otro pasatiempo. Espero que empiece a tejer, como yo. Creo que será un buen momento para que vaya más despacio y, no sé, para que aprecie la vida. Y que aproveche muchas de las cosas que no podía hacer porque estaba trabajando mucho o tenía limitaciones de tiempo. Espero que esto abra algunas de esas salidas creativas, pero obviamente esa solo soy yo, la hija creativa.

P: ¿Pensaban que su familia era diferente, o particularmente evolucionada, cuando eran pequeños?

Ella: Pensaba que éramos una familia con padres divorciados que se llevan bien. No me parecía algo loco. Era algo que esperaba que fuera la norma. Pensaba que la pasábamos bien en comparación con mucha gente que había visto con padres divorciados. Así que creo que me sentía muy afortunada.

Cole: El divorcio era muy común en nuestro mundo en Los Ángeles. Fue duro al principio, pero siempre pienso que me da mucho gusto que se hayan divorciado porque creo que eso realmente nos unió.

Ella: Es una dinámica genial la que todos tenemos. Y creo que es un buen modelo para mostrar que puedes lograrlo y que no es raro. No es extraño tener una amistad o una buena relación con tu ex. En realidad, es muy saludable.