La finca caribeña donde se refugió la princesa Diana en 1992 está a la venta por 14 millones de libras

Montpelier Plantation Beach, en la pequeña isla de Nevis, ha dado la bienvenida a grandes personajes, desde Lord Nelson hasta los príncipes William y Harry, pero ahora busca un nuevo propietario

Guardar

Nuevo

Montpelier Plantation Estate en la pequeña isla de Nevis, a la venta a través de la inmobiliaria local St. Kitts Nevis Realty, es donde Lord Nelson, que estaba de visita en la isla como comandante de la fragata Boreas, se casó con Fanny Nisbet en 1787 (Montpelier Plantation & Beach)
Montpelier Plantation Estate en la pequeña isla de Nevis, a la venta a través de la inmobiliaria local St. Kitts Nevis Realty, es donde Lord Nelson, que estaba de visita en la isla como comandante de la fragata Boreas, se casó con Fanny Nisbet en 1787 (Montpelier Plantation & Beach)

El escondite caribeño donde comenzó el matrimonio ilustre entre Lord Horacio Nelson, I vizconde de Nelson y Fanny Nisbet, salió a la venta, abriendo una oportunidad para que un nuevo propietario deje su huella en la historia. Se trata de una finca que tuvo otros visitantes famosos, como la princesa Diana, quien se refugió en el lugar cuando su unión con el príncipe Carlos estaba en el ocaso.

Montpelier Plantation Estate en la pequeña isla de Nevis se puso a la venta por 14 millones de libras a través de la inmobiliaria local St. Kitts Nevis Realty. Allí fue donde Lord Nelson, que estaba de visita en la isla como comandante de la fragata Boreas, se casó con Fanny Nisbet en 1787. El futuro rey Guillermo IV acompañó a la novia al altar.

“Nelson vino a la isla para proteger la industria azucarera y se hizo amigo del propietario de nuestro hotel, el Sr. Herbert, quien le presentó a su sobrina, Fanny. Y el romance floreció“, relató en diálogo con el diario británico The Telegraph el actual propietario de Montpelier, Tim Hoffman, de 52 años, cuya familia compró la propiedad de 17 hectáreas en 2002. “El árbol de algodón de seda bajo el cual Nelson y Fanny se casaron permanece hasta el día de hoy”, agregó.

Pero son las imágenes de la princesa Diana saltando a través de las olas en la playa Pinneys de la plantación, con William y Harry en tablas de surf, las que están grabadas en la mente de la gente y en el folklore de Nevis y la finca de Montpelier.

Esto fue en diciembre de 1992, un momento trascendental para la familia real. Quince días después de que la reina pronunció su discurso ‘annus horribilis’, el entonces primer ministro John Major anunció formalmente la separación “amistosa” de Diana y Charles, y Diana escapó a la privacidad y aislamiento de Nevis con los niños y su amiga Catherine Soames.

Son las imágenes de la princesa Diana saltando a través de las olas en la playa Pinneys de la plantación, con William y Harry en tablas de surf, las que están grabadas en la mente de la gente y en el folclore de Nevis y la finca de Montpelier (Grosby Group)
Son las imágenes de la princesa Diana saltando a través de las olas en la playa Pinneys de la plantación, con William y Harry en tablas de surf, las que están grabadas en la mente de la gente y en el folclore de Nevis y la finca de Montpelier (Grosby Group)

“Nevis estaba, y todavía lo está hasta cierto punto, sin descubrir y fuera de los caminos trillados, por lo que podría haber venido aquí para no verse inundada de paparazzi”, comentó Hoffman. Él no estaba allí en ese entonces, pero algunos miembros de su personal sí lo estaban. “Hablan de lo realista que era y de lo extrovertida que era. Solía jugar al cricket en la playa de Pinneys con sus hijos. Fue un acuerdo de última hora y no alquiló el hotel exclusivamente para ella, por lo que también había otros huéspedes alojados. Pero el restaurante estaba cerrado a reservas externas para que nadie más pudiera entrar“.

El ex guardaespaldas de Diana, Ken Wharfe, también tiene algunos recuerdos del tiempo de la princesa en Montpelier, como se relata en su libro Diana: un secreto muy guardado. Harry y William, que entonces tenían ocho y diez años, jugaban carreras con sapos en el Nevis Toad Derby. “A Harry particularmente le encantó el lugar. No era un lugar de cinco estrellas, pero era único en muchos sentidos. Playas escabrosas y viajes en una camioneta Toyota destartalada abierta”, escribió Wharfe.

En noviembre de 2016, cuando Harry realizó una gira por el Caribe, regresó a Nevis, esta vez para criar tortugas en lugar de carreras de sapos en la costa norte de una isla que parece la imagen del paraíso de un niño: un triángulo perfecto, con el verde y volcánico pico de Nevis elevándose en su centro, y sólo una carretera que bordea la costa.

El hotel galardonado con múltiples premios incluye 19 bungalows con vista al mar, un antiguo ingenio azucarero, tres restaurantes y una playa privada (Montpelier Plantation & Beach)
El hotel galardonado con múltiples premios incluye 19 bungalows con vista al mar, un antiguo ingenio azucarero, tres restaurantes y una playa privada (Montpelier Plantation & Beach)

Además de su cautivadora belleza natural, el encanto de Nevis, en particular en su pintoresca y pequeña capital de Charlestown, es que este es el “viejo Caribe”, dijo Hoffman. Sus padres llegaron a la finca de Montpelier, que se encuentra en el sur de la isla, al pie de Nevis Peak, cuando su difunto padre, Lincoln, pensó en un desafío después de retirarse de su trabajo. “Terminamos yendo tras un sueño, mi esposa Meredith y yo, mi mamá y mi papá. Nos embarcamos en la aventura de tratar de encontrar un hotel para administrarlo como una empresa familiar y vimos la visión. Es una de las pocas propiedades que vimos en el Caribe que tenía bases realmente buenas“, añadió Hoffman.

Su madre, Muffin, junto con un personal de 30 personas, todavía está a tiempo completo en el funcionamiento del hotel galardonado con múltiples premios, que incluye 19 bungalows con vista al mar, un antiguo ingenio azucarero, tres restaurantes y una playa privada. “Pero mamá se acerca a los 80 y trabaja los siete días de la semana. Mi capacidad para regresar se reduce ya que mi vida y mi familia están en los Estados Unidos. Somos dueños del hotel desde hace mucho tiempo y es hora de pasar la posta“, sostuvo Hoffman sobre las razones de la familia para poner la propiedad en el mercado. Él enfatiza que el hotel permanecerá en pleno funcionamiento y todas las reservas continuarán sin obstáculos. La familia no tiene prisa por vender; ya sea que se necesiten seis meses o 10 años, se trata de encontrar a la persona adecuada para asumir el cargo.

“Quisiéramos que siguiera funcionando como hotel. La situación ideal es que alguien lo compre y disfrute de los ingresos que produce. Pueden construir una propiedad inmobiliaria para ellos mismos y disfrutar de todas las comodidades de vivir en un resort boutique“, remarcó.

La isla fue uno de los primeros centros del comercio de esclavos, y un censo de la isla del siglo XVII situó el número de esclavos africanos en 1.739, un hecho que puede disuadir a algunos compradores (Montpelier Plantation & Beach)
La isla fue uno de los primeros centros del comercio de esclavos, y un censo de la isla del siglo XVII situó el número de esclavos africanos en 1.739, un hecho que puede disuadir a algunos compradores (Montpelier Plantation & Beach)

Durante cientos de años, Nevis ha jugado un papel importante en los afectos británicos. Docklands no existiría sin él, señaló Hoffman, ya que gran parte de la vasta fortuna azucarera de la isla se dirigía a Londres. La mayoría de los huéspedes de Montpelier son del Reino Unido, y varios británicos también se han asentado en Nevis, “en su mayoría personas que quieren salir de la ciudad y tener un estilo de vida más agradable”, dijo Carol Cochrane de St. Kitts Nevis Realty. El precio de venta promedio de una propiedad en la isla es de 500.000 a 1,5 millones de libras, por lo que la finca de Montpelier se encuentra firmemente en sus escalones superiores. En una liga similar está Sea for Miles, una villa moderna en lo alto de un acantilado con vistas extraordinarias a San Cristóbal, con un precio de 16 millones.

“El efecto Diana perdura”, subrayó Hoffman. La asociación con Nelson, por supuesto, es un tema mucho más nublado a la luz de sus raíces en la esclavitud. La isla fue uno de los primeros centros del comercio de esclavos, y un censo de la isla del siglo XVII situó el número de esclavos africanos en 1.739, un hecho que puede disuadir a algunos compradores. “La realidad es que estás comprando una plantación de azúcar”, dice Hoffman sobre los vínculos de la isla con la esclavitud. “Pero no se puede borrar la historia. Es lo que nos ayuda a guiarnos en el futuro. No repitamos las cosas que están mal, pero erradicarlas no las hace desaparecer“.

Aun así, hay mucho en Montpelier para atraer a alguien nuevo. “Saber cuánto tiempo llevará encontrar un comprador es como preguntar cuánto tiempo llevará encontrar el amor. Y si quieres que quede bien, tampoco puedes apresurarte”, finalizó Hoffman.

SEGUIR LEYENDO:

Guardar

Nuevo