Víctor Benítez, ‘el peruano de fuego’: una Champions League en su palmarés e ídolo del AC Milan

Hablar del máximo torneo de clubes del mundo no es ajeno al fútbol peruano. El más reciente en levantar la ‘Orejona’ fue Claudio Pizarro, pero antes, en 1963, lo hizo un futbolista definido como un “mediocampista de gran vitalidad, fuerte, ecléctico, incansable y trabajador” como Víctor ‘Conejo’ Benítez, ídolo del equipo ‘rossonero’.

El mediocampista es considera uno de los mejores en su posición en toda la historia del fútbol.
El mediocampista es considera uno de los mejores en su posición en toda la historia del fútbol.

La Champions League o entonces llamada Copa de Campeones de Europa fue levantada por Víctor Benítez, un deportista peruano que supo brillar entre las grandes estrellas del fútbol mundial y que vistió camisetas de equipos grandes en Argentina, Italia y en su país. ‘El peruano de fuego’ fue su apodo en al AC Milan por sus características de juego: “un mediocampista de gran vitalidad, fuerte, ecléctico, incansable y trabajador”.

El ‘Conejo’ -como era conocido- nació el 30 de octubre de 1935 y alcanzó la gloria a los 28 años, cuando estaba en toda su plenitud como futbolista. El 22 de mayo de 1963, acompañado de Cesare Maldini, Gianni Rivera, José Altafini ‘Mazzola’, Dino Sani y Giovanni Trapattoni, entre otras estrellas, levantó el trofeo del máximo torneo de clubes de fútbol derrotando al Benfica de la leyenda portuguesa Eusébio.

A él le resulta imposible comparar su historia con la de Claudio Pizarro, el segundo peruano en levantar la ‘Orejona’, o la del ‘Chino’ Pereda, que alzó el Mundial de Clubes con Boca Juniors.

“¡Por favor! Dígame, ¿jugaron? Fue suplente uno y el otro solo viajó. Yo sí jugué los 90 minutos y en una definición ante Benfica en Wembley ganamos 2-1. Tuve la suerte de anular a Eusébio”, comentó el exvolante en entrevista con El Comercio. La diferencia es clara.

En el 2016, más de 80 mil espectadores corearon su nombre en el mítico estadio San Siro. Fue recibido por el presidente del club Adriano Galliani y con estrellas del club de la talla de Franco Baresi. Toda una puesta en escena para rendir homenaje al ídolo del cuadro ‘rossonero’.

El exfutbolista también vistió las camisetas de Alianza Lima y Boca Juniors. VIDEO: Mastercard.

PRIMEROS PASOS Y LA BLANQUIAZUL

Víctor Benítez pateó la pelota y aprendió a jugar fútbol en las pistas de Caquetá. Allí fue visto y reclutado por Rafael ‘El Cholo’ Castillo, quien lo llevó a las inferiores de Alianza Lima allá por la década del 50. Antes jugaba en un club de barrio, Racing, llamado así porque usaba los mismos colores de la camiseta del cuadro de Avellaneda.

El ‘Conejo’ era “un muchacho moreno, de ojos claros, de hablar suave, con nervio de acero y gran velocidad”, como describió el periodista deportivo ‘Pocho’ Rospigliosi en sus crónicas. No tardó mucho en debutar con el cuadro ‘blanquiazul’ y ya en 1954 disputaba la primera división del fútbol peruano. Esos primeros años sumando minutos le sirvió para ser convocado a la selección peruana y participar en Sudamericanos y Copas América (1954 y 1957). Aquí ya era visto a nivel internacional.

EN ARGENTINA: AZUL, PERO SOBRE TODO ORO

Según se narra en varios medios argentinos, el presidente de Boca Juniors fue el que lo pidió para el club y el que se encargó de pagar 1 millón 250 mil pesos argentinos por su pase. “A Boca le hacen falta jugadores de la calidad del peruano”, dijo en la conferencia de prensa de la presentación del volante peruano el 3 de marzo de 1960.

Al año siguiente, el ‘Conejo’ marcó en el superclásico (6 de agosto de 1961) ante River Plate en el estadio Monumental y en 1962 se consagró campeón nacional. Con 24 años fue uno de los mejores pagados en el club ‘Xeneize’.

Tres días después de su presentación entró al terreno de juego y, ante cerca de 60 mil espectadores en el estadio Tomás Adolfo Ducó, sorprendió a todos en la victoria 2-0 sobre Independiente. “¡Qué rapidez!”, “es valiente el pibe”, fueron algunos de los comentarios de los hinchas y periodistas deportivos.

Fueron tres años de actuaciones espléndidas en el club de Diego Armando Maradona, Juan Román Riquelme, Martín Palermo, Hugo Gatti, Carlos Tevez, entre otras leyendas, que lo acercaron al fútbol de Europa.

Con Boca Juniors llegó a jugar un total de 70 partidos y anotar seis tantos. Alternaba entre central y volante interior.
El peruano jugó dos años en Boca Juniors y dejó huella. Fue campeón en 1962.
El peruano jugó dos años en Boca Juniors y dejó huella. Fue campeón en 1962.

MOMENTO DE LA GLORIA ETERNA

A finales de 1962, los directivos del AC Milan viajaron hasta Argentina para ver a Víctor Benítez y se quedaron más que satisfechos. No dudaron nada en su contratación y para 1963 ya vestía los colores rojo y negro. Era, además, el primer futbolista peruano en ponerse una de las camisetas míticas del fútbol italiano.

Hizo dupla con Giovanni Trapattoni. Ambos fueron los mediocampistas de primera línea que daban un equilibrio único al cuadro ‘rossonero’. En su primer año, el objetivo de todos era alzar la Champions League y quitarle la hegemonía al Benfica, que estuvo cerca de alzar la ‘Orejona’ por tercer año consecutivo.

El formato del máximo torneo de clubes en la temporada 1962-63 se jugaba de la siguiente manera: eran tres etapas con partidos de ida y vuelta y de eliminación directa. Comenzaba desde los octavos de final y solo a final se jugaba a partido único en estadio neutral.

Es importante resaltar que Víctor Benítez no participó ni de los octavos de final ni de los cuartos. AC Milan primero venció a Ipswich Town de Inglaterra: perdió en la ida por 2-1, pero en la vuelta venció 3-0 con goles de Sani y doblete de Barison. En la próxima fase ya eran un equipo más ensamblado y Galatasaray de Turquía sería la víctima de un apabullante 8-1 en el global. Altafini fue la figura con cuatro tantos en los 180 minutos disputados. Doblete de Pivatelli y otros dos goles de Mora y Barison.

Así llegaron a las semifinales del torneo, donde el ‘Conejo’ apareció en el once titular. Dundee de Escocia era el rival a vencer y AC Mlian no tuvo ningún problema con un demoledor 5-1 en el partido de ida en el estadio San Siro. En la vuelta cayeron 1-0, pero no sirvió de mucho y el cuadro italiano alcanzó acceder a la final con un Berison que volvió a marcar un doblete y era el goleador del torneo. El mediocampista nacional jugaba con la número dos en la espalda.

El escenario para la final fue el mítico estadio Wembley de Londres, que sería escenario de un destacado momento para el fútbol peruano. El once titular fue con Ghazzi en el arco. David, Maldini (capitán) y Trebbi en la defensa. Benítez y Trapattoni en la primera línea de volantes: Mora, Sani y Altafini más adelantados; mientras que los delanteros fueron Rivera y Pivatelli. Al frente estaban figuras de la talla de Eusébio, quien llevaba la número 10, el arquero Costa Pereira y el capitán Coluna. Un equipazo.

El cuadro ‘luso’ arrancó ganando el partido con gol de la leyenda de Portugal a los 19 minutos. Sin embargo, el italiano José Altafini, en menos de diez minutos, se encargó de darle de vuelta al partido y poner el 2-1 definitivo. El primer tanto a los 58 minutos, mientras que el segundo a los 69 minutos. Benítez jugó con la número cuatro en la espalda y participó de todo el partido.

El peruano Víctor Benítez jugó con la número 4 en la espalda y estuvo presente todo el partido. VIDEO: British Pathé.

CLUBES DE VÍCTOR BENÍTEZ:

- Alianza Lima Perú1953-1959

- Boca Juniors Argentina1960-1962

- AC Milan Italia1962-1964

- Messina Italia1964

- AC Milan Italia1964-1965

- AS Roma Italia1965-1966

- Venezia Italia1966-1967

- Inter de Milán Italia1967-1968

- AS Roma Italia1968-1970

- Sporting Cristal Perú1971-1972

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR